Legislación
Área de Filosofía en la Enseñanza Media
Torre de Babel Ediciones
Portal de Humanidades
Historia de la Filosofía
Resúmenes  Ejercicios
Biblioteca del Pensamiento
Textos íntegros de Humanidades
Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano Biografías y semblanzas
Vidas y referencias biográficas de los filósofos  y pensadores
Razón Vital
Foro dedicado a José Ortega y Gasset

Psicología Vocabulario
 



LEGISLACIÓN EDUCATIVA
Y CULTURAL


LEY ORGÁNICA DE
EDUCACIÓN (LOE)

(índice general)
 

CURRÍCULO DEL BACHILLERATO
(Comunidad de Madrid)
 

PROGRAMA DE DIVERSIFICACIÓN CURRICULAR EN LA EDUCACIÓN SECUNDARIA OBLIGATORIA (ESO)
 en la Comunidad de Madrid

CURRÍCULO DE LA EDUCACIÓN SECUNDARIA OBLIGATORIA (ESO) EN LA COMUNIDAD DE MADRID

Ampliación del repertorio de materias optativas en la Educación Secundaria Obligatoria
en la Comunidad de Madrid Segunda Lengua Extranjera en Cuarto de la ESO

CURRÍCULO DE LAS MATERIAS OPTATIVAS EN LA EDUCACIÓN SECUNDARIA OBLIGATORIA (ESO)
en la Comunidad de Madrid

Artículos 1-13 y
Disposición final

(relación de optativas
por curso, adscripción
a especialidades...)

Anexo
Currículo de las materias optativas de la Educación Secundaria Obligatoria

Segunda lengua extranjera - Optativas ESO Madrid

Primero, Segundo y
Tercer curso

Taller de música - Optativas ESO Madrid

Primer curso

Imagen y comunicación - Optativas ESO Madrid 

Segundo curso

Teatro - Optativas ESO Madrid

Tercer Curso

 

Cultura clásica - Optativas ESO Madrid

Tercero o Cuarto curso

Ampliación de biología y geología - Optativas ESO Madrid

 Cuarto curso

Ampliación de física y química - Optativas ESO Madrid

 Cuarto curso

Ampliación de matemáticas - Optativas ESO Madrid

 Cuarto curso

Geografía económica - Optativas ESO Madrid

Cuarto curso

Iniciación a la vida laboral - Optativas ESO Madrid

Cuarto curso

Iniciativa emprendedora - Optativas ESO Madrid

Cuarto curso

Literatura universal - Optativas ESO Madrid

Cuarto Curso

 

 

 

TALLER DE MÚSICA - MATERIAS OPTATIVAS

EDUCACIÓN SECUNDARIA OBLIGATORIA (ESO) EN LA COMUNIDAD DE MADRID

RESOLUCIÓN de 27 de junio de 2007, de la Dirección General de Ordenación Académica, sobre la optatividad en la Educación Secundaria Obligatoria derivada de la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación.

Consejería de Educación (B.O.C.M. núm. 194, jueves 16 de agosto de 2007, págs. 7-29)

   
   

CURRÍCULO DE LA EDUCACIÓN SECUNDARIA OBLIGATORIA (ESO) EN LA COMUNIDAD DE MADRID
MATERIAS OPTATIVAS

Anexo - Currículo de la materias optativas de la Educación Secundaria Obligatoria

TALLER DE MÚSICA - Primer curso

 (B.O.C.M. núm. 194 , 16-8-2007, págs. 26-27)

Introducción

El desarrollo de las habilidades implicadas en la práctica musical favorece la potenciación de destrezas y actitudes que contribuyen al aprendizaje global del alumno. El ejercicio de la memoria auditiva, la concentración, el trabajo de habilidades motoras, el desarrollo de las capacidades de percepción y de expresión musical, la utilización de formas de pensamiento y de un lenguaje no verbal, la potenciación de la consideración personal como resultado de recompensas inmediatas al trabajo de interpretación musical, etcétera, suponen, de hecho, una aportación sustancial muy importante al desarrollo cognitivo del alumno.

El Taller de música responde a este planteamiento poniendo como eje de la materia el hacer música en grupo. Su finalidad no es estudiar o ampliar conceptos musicales básicos, sino la adquisición progresiva de destrezas y recursos para hacer música, vivida como experiencia enriquecedora individual y colectivamente. En este sentido, los contenidos del Taller se articulan en tres bloques que corresponden a los tres ámbitos presentes en cualquier práctica musical:

- La interpretación, es decir, el hacer música en el aula para poder expresarse con la voz, los instrumentos y el movimiento y la danza, lo cual implica el aprendizaje y desarrollo de unas determinadas habilidades técnicas.

- La creación, que se refiere a la adquisición de recursos de exploración y construcción musical para el desarrollo de la expresión musical tanto individual como colectiva.

- La práctica musical, entendida aquí como el conjunto de actitudes básicas necesarias para que las experiencias musicales puedan ser llevadas a cabo en el aula.

Desde el punto de vista metodológico, en sintonía con lo ya expuesto, el eje central de la actividad en el aula debe ser un proceso de enseñanza-aprendizaje activo, partiendo de la imitación como elemento primordial de los procesos de interpretación, hasta el aprendizaje por descubrimiento en los procesos de improvisación y creación. El juego (juegos musicales) tiene que ser un punto de partida fundamental en la actividad del aula, como reflejo de las características de la experiencia musical: Participación, asunción de reglas, metas claras, intercambio de roles y desarrollo creativo.

Es de especial importancia que el repertorio musical en el aula sea suficientemente variado como para adaptarse a las necesidades e intereses del alumnado, evitando que la interpretación se reduzca a la “puesta en sonido” de ejercicios musicales sin implicación afectiva, y garantizando experiencias enriquecedoras que amplíen el campo musical de los adolescentes. Asimismo, las actividades del aula deberán favorecer los distintos cometidos del alumno en la práctica musical por parte de los alumnos, evitando “encasillar” a los mismos en función de sus habilidades de partida, y proporcionando una visión más amplia de los procesos musicales. Por último, la práctica musical puede responder en cada momento del curso a distintos agrupamientos desde el conjunto de todo el grupo hasta formaciones más reducidas, incluida la interpretación individual, siempre entendida como parte de un proyecto colectivo.

La puesta en marcha de los distintos contenidos de la materia se puede articular en forma de proyectos que den coherencia al trabajo realizado en el aula, y que permitan valorar el nivel de logro conseguido. Estos proyectos pueden incluir, además, la realización de interpretaciones musicales con público que, por otro lado, funcionan como un elemento especialmente motivador y sitúan la experiencia musical del aula en su verdadera dimensión. Esta estructura por proyectos permite, asimismo, la posibilidad de interdisciplinariedad con otras materias que conforman el currículo de los alumnos, lo que, también, supone un interesante punto de partida para las actividades de creación musical.

Por otra parte, el desarrollo de estos proyectos proporciona estrategias de evaluación variadas para conocer el grado de adquisición de los objetivos propuestos: Desde la observación directa y su evaluación por parte del profesor, hasta distintos tipos de herramientas como la realización de un diario de las actividades del aula y la autoevaluación de los alumnos en función del proyecto. Los criterios de evaluación evitan formular cualquier indicación de grado relacionada con los contenidos específicos de la materia. La finalidad principal de la materia es la potenciación de la práctica musical colectiva y sus implicaciones en el desarrollo social y afectivo del alumno por lo que el profesor debe valorar a cada alumno en función del progreso con respecto a su situación inicial y no a partir de unos niveles comunes prefijados.
 

Por último, la materia optativa Taller de música contribuye al desarrollo de las competencias básicas de la etapa de forma paralela a la materia Música, por lo que es aplicable para la presente materia lo expresado al respecto en el currículo de Música recogido en el Anexo del Decreto 23/2007, de 10 de mayo, por el que se establece para la Comunidad de Madrid el currículo de la Educación Secundaria Obligatoria.
 

TALLER DE MÚSICA
MATERIAS OPTATIVAS DE LA EDUCACIÓN SECUNDARIA OBLIGATORIA (ESO) EN LA COMUNIDAD DE MADRID

Resolución de 27 de junio de 2007, de la Dirección General de Ordenación Académica, sobre la optatividad en la Educación Secundaria Obligatoria derivada de la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación. 
Consejería de Educación (BOCM. núm. 194, 16 de agosto de 2007)
 

Objetivos

La enseñanza del Taller de música tendrá como finalidad el desarrollo de las siguientes capacidades:

1. Interpretar y crear música utilizando la voz, los recursos del aula y los instrumentos que cada uno de los alumnos pueda aportar.

2. Utilizar el movimiento y la danza como fuente de comunicación y de expresión del discurso musical.

3. Participar en las actividades de grupo respetando las aportaciones de los compañeros y estimando convenientemente los logros propios y del grupo.

4. Desarrollar la sensibilidad auditiva necesaria para usar el fraseo, la articulación, la dinámica y la agógica a través del canto, los instrumentos y el movimiento.

5. Conocer los términos musicales que se precisen y utilizarlos de forma adecuada en las actividades de expresión musical que se lleven a cabo en el aula.

6. Utilizar diversas fuentes de información (partituras, recursos informáticos, Internet, medios audiovisuales y otros recursos gráficos) como apoyo a la práctica musical en el aula.

7. Superar las limitaciones individuales a través del apoyo y la colaboración del grupo.

8. Respetar y apreciar otras formas de expresión musical distintas de la propia y las dominantes de su entorno, superando estereotipos y convencionalismos.

Contenidos

Bloque 1. Interpretación.

- Interpretación de canciones en grupo: Monódicas, polifónicas, tanto “a capella” como con distintos tipos de acompañamiento.

- Improvisaciones rítmicas y melódicas con fonemas y textos diversos. Composición de letras para melodías conocidas.

- Respiración y preparación corporal para abordar los trabajos de interpretación vocal, instrumental y de movimiento y danza.

- Interpretación de un repertorio instrumental variado utilizando los instrumentos del aula y otros que aporten los alumnos.

- Práctica de habilidades técnicas que requieren los instrumentos.

- Utilización de los instrumentos para acompañar a la voz.

- Aprendizaje de danzas de repertorio variado.

- Expresión con movimiento de elementos de la música, de fórmulas rítmicas, melódicas o de frases y estructuras musicales.

- Movimiento y danza sobre música vocal e instrumental grabada o interpretada en el aula.

Bloque 2. Creación.

- La improvisación y la composición como recursos para la creación musical.

- Juegos de imitación con la voz, el movimiento y los instrumentos.

- Uso de los principios de construcción formal (repetición, contraste y variación) en la creación de piezas musicales.

- Utilización del sonido y sus parámetros (altura, duración, intensidad y timbre) como materia prima en la creación de ?piezas.

- Creación e interpretación de piezas de estructura sencilla (binarias, ternarias, rondós, libres), jugando con los diferentes parámetros del sonido.

- Realización de coreografías sencillas utilizando los componentes del movimiento (ocomoción, gesto, posición, elevación y rotación), y tomando conciencia del espacio en el que ese movimiento se desarrolla.

- Composición e improvisación instrumental de piezas de diferentes estilos.

- Uso de otros lenguajes (visual, literario, científico) como inspirador de los procesos de creación musical.

- Utilización de notaciones no convencionales como apoyo de los procesos de composición musical: Grafías alternativas, representaciones verbales de los sonidos, imágenes, nuevas tecnologías, etcétera.

- Audición de piezas musicales de distintos repertorios como inspiración para los trabajos de creación en el aula.

- Utilización de patrones rítmicos, melódicos y armónicos de distintos contextos culturales y estilos musicales, como base para la improvisación y la composición.

- Reutilización de fragmentos musicales interpretados en el aula como material de partida para nuevas creaciones.

Bloque 3. La práctica musical.

- El silencio como condición previa y parte constitutiva del discurso musical.

- Mantenimiento de una actitud adecuada que posibilite el trabajo de interpretación musical.

- Respeto a uno mismo y a los compañeros.

- Los distintos momentos y espacios de la práctica musical: El ensayo y el concierto. Objetivos, formas de trabajo en grupo y normas para su correcto desarrollo.

- Los distintos roles en la práctica musical en grupo: Solista, conjunto musical, dirección y producción.

- Participación adecuada en la planificación, desarrollo y valoración de las actividades de expresión musical que se lleven a cabo, aceptando el papel que a cada uno le corresponda.

- Aceptación de las posibilidades expresivas personales y actitud de superación y mejora de las mismas.

- Cuidado de los instrumentos del aula.

Criterios de evaluación

1. Utilizar de forma creativa los parámetros del sonido y los elementos básicos del lenguaje musical.

2. Reproducir fórmulas rítmicas mediante percusiones corporales, instrumentales y utilizando la voz y los desplazamientos en el espacio.

3. Percibir y diferenciar ritmos binarios y ternarios, manteniendo el pulso en distintas situaciones de interpretación.

4. Improvisar, interpretar y crear estructuras musicales elementales.

5. Participar con respeto y atención en todas las actividades musicales, manteniendo una actitud abierta y crítica que permita el diálogo y la cooperación con los compañeros y el profesor.

6. Utilizar el marco del silencio como elemento constitutivo de la música

7. Utilizar las habilidades necesarias para la interpretación y creación musical, cuidando los detalles y demostrando un interés por el trabajo bien realizado.

8. Valorar la capacidad de coordinación de la interpretación musical con respecto al grupo en el conjunto vocal e instrumental.

9. Colaborar de forma activa en el adecuado mantenimiento y organización de los recursos del aula de música.

10. Valorar de manera crítica otras músicas diferentes de las propias como fuente de enriquecimiento personal.

 

TALLER DE MÚSICA
MATERIAS OPTATIVAS DE LA EDUCACIÓN SECUNDARIA OBLIGATORIA (ESO) EN LA COMUNIDAD DE MADRID

Resolución de 27 de junio de 2007, de la Dirección General de Ordenación Académica, sobre la optatividad en la Educación Secundaria Obligatoria derivada de la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación. 
Consejería de Educación (BOCM. núm. 194, 16 de agosto de 2007)

 

Rincón Literario

"Pero ¿debe enseñarse a los jóvenes a ejecutar por sí mismos la música vocal y la instrumental? Esta es una cuestión, que ya indicamos antes, y que ahora vamos a tratar. No se puede negar, que la influencia moral de la música varía necesariamente mucho, según que se practique o no personalmente, porque es imposible, o por lo menos muy difícil, ser buen juez en cosas que uno no practica por sí mismo. Además la infancia necesita una ocupación manual. El mismo sonajero de Arquitas no fue mala invención, puesto que, haciendo que los niños tuviesen las manos ocupadas, les impedía romper alguna cosa en la casa, porque los niños no pueden estar quietos ni un solo instante. El sonajero es un juguete excelente para la primera edad, y el estudio es el sonajero de la edad que sigue; y aunque no sea más que por esto, nos parece evidente que es preciso enseñar también a los jóvenes a cultivar por sí mismos la música. Es fácil por otra parte determinar hasta dónde debe extenderse este estudio en las diferentes edades, para que no exceda los límites debidos, a fin de poder rechazar las objeciones de los que pretenden, que la música sólo puede crear virtudes vulgares. Por lo pronto, puesto que para juzgar bien en este arte, es preciso practicarlo por sí mismo, concluyo de aquí que es necesario que los jóvenes aprendan a ejecutar la música. Más tarde podrán abandonar este trabajo personal, pero entonces serán capaces de apreciar y de gozar como es debido de las obras de mérito, gracias a los estudios que han hecho cuando eran jóvenes. En cuanto al inconveniente que se pone a veces a la ejecución musical, diciendo que ella reduce al hombre al papel de simple artista, basta para contestar a este cargo precisar lo que conviene exigir en punto al talento de ejecución musical a los hombres que hayan de formarse en la virtud política; qué cantos y qué ritmos se les debe obligar a aprender, y qué instrumentos deben estudiar. Todas estas distinciones son muy importantes, puesto que mediante ellas se puede responder a los que hablan de aquel supuesto inconveniente, porque no niego que cierta clase de música produce el mal efecto que se denuncia. Es preciso, pues, evidentemente reconocer, que el estudio de la música no debe perjudicar en nada a la carrera ulterior que se emprenda; que no debe degradar el cuerpo, haciéndolo incapaz de las fatigas de la guerra o de las ocupaciones políticas; en fin, que no debe ser un obstáculo a que a la sazón se practiquen los ejercicios del cuerpo, ni más tarde se adquieran los conocimientos serios. Para que el estudio de la música sea verdaderamente lo que debe ser, no se ha de aspirar, ni a formar discípulos que hayan de presentarse en los concursos solemnes de artistas, ni a enseñar a los jóvenes esos vanos prodigios de ejecución, que en nuestros días han comenzado por introducirse en los conciertos, y que han pasado después a la esfera de la educación común. De estas delicadezas del arte sólo debe tomarse lo necesario para sentir toda la belleza de los ritmos y de los cantos, y tener para apreciar la música un sentimiento más completo que el vulgar que produce hasta en algunas especies de animales así como en la muchedumbre de esclavos y de niños."

(Aristóteles, Política, libro V, capítulo 6. Continuación de lo relativo a la música. Traducción: Patricio de Azcárate)

© de la edición: TORRE DE BABEL EDICIONES - Aviso legal y política de privacidad