TORRE DE BABEL EDICIONES

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano
 

Diccionario filosófico

Diccionario de Filosofía

Vocabulario de Psicología

Vocabulario de economía

Biografías y semblanzas

Biblioteca del Pensamiento

Historia de
la Filosofía

Portal de Filosofía, Psicología y Humanidades

Selección de artículos de
 la clásica Enciclopedia española

 Edición íntegra del famoso diccionario de Voltaire

Breve definición de los términos filosóficos

Explicación de los conceptos, tesis
y escuelas

Principales conceptos de
esa ciencia

Vidas de los filósofos y pensadores

Textos íntegros de obras clásicas
de Filosofía

La filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

HISTORIA DE LOS TEMPLARIOS - Joaquín Bastús


Índice

 

 


                                              HISTORIA DE LOS TEMPLARIOS

    Iniciación en la orden de los templarios

Advertencia

Historia de los caballeros templarios - Origen y principios de los templariosLa Historia de la Orden de los Templarios es poco conocida y generalmente deseada. Son muchos a quienes hemos oído preguntar en qué época se fundó, y qué circunstancias motivaron su estrepitosa caída y extinción. Unos creen que todos los individuos de esta antiquísima y primera Orden de caballería fueron criminales, y como tales degollados o quemados vivos sin distinción alguna, mientras otros suponen que ninguno fue delincuente ni castigado de una manera ejemplar, como generalmente se refiere. Con el objeto pues de conciliar estos dos extremos tan opuestos y fijar en lo posible la verdadera opinión pública, damos a luz una sucinta noticia histórica del origen e institución de los Templarios, de las formalidades que observaban en la recepción y profesión de los caballeros, del traje, armas y distintivo que usaron, indicando la época en que vinieron a la Península, haciendo una reseña de las brillantes acciones a que en ella dieron cabo, y refiriendo las causas que se cree motivaron la caída de la Orden, junto con los trámites y pormenores que se observaron en las causas que se les formaron en los varios reinos de la cristiandad. Para hacerlo de un modo imparcial y con la veracidad que corresponde, sólo referimos lo que varones respetables por su carácter, saber y virtudes religiosas escribieron, y cuyas obras hemos consultado con la mayor detención.

Sin poder evitar que nuestro corazón naturalmente sensible se conduela alguna vez al recordar el terrible y horroroso suplicio en que más de cinco siglos hace acabaron desgraciadamente sus días algunos caballeros y su último gran Maestre, no por esto diremos que fuesen inocentes ni culpables; decidirnos en un asunto en que tantos sabios están discordes, seria una falta que no nos perdonaríamos nunca. Cada uno, en vista de la sencilla e ingenua exposición de los hechos, formará aquel juicio que le pareciere mas arreglado.

ORIGEN, PRINCIPIOS E INSTITUCIÓN DE LA ORDEN

Entre los muchos caballeros que llenos de un santo celo acompañaron a los príncipes cristianos a la primera Cruzada que pasó al Oriente en los últimos años del siglo XI para rescatar los santos lugares de la Palestina, merecen una particular mención Hugo de Paganis de la ilustre casa de los condes de Champaña, y Godofre de S. Omer, o según otros de S. Aumer, primeros fundadores de la Orden del Temple. Estos dos caballeros, con otros cuatro llamados, según se cree, Gaufredo o Gofredo Bisoi, Rotario, Archimbaudo de Sant-Ameno, y Pagano de Monte Desiderio, en unión con tres compañeros más, todos caballeros franceses, cuyos nombres se ignoran, impulsados de una acendrada devoción, se juntaron en Jerusalén por los años de 1118 y se consagraron al servicio divino. Su primera e interina institución fue, según opinan algunos autores, a manera de canónigos regulares, siguiendo en algún modo la regla de San Agustín, y como tales hicieron en manos de Gormondo, patriarca entonces de Jerusalén, los tres votos ordinarios de obediencia, pobreza y castidad.

Balduino II, rey de aquella ciudad santa, viendo el celo de estos nueve siervos del Señor, dioles de limosna una casa inmediata al templo de Salomón, en donde poder vivir reunidos y ejercer parte de las piadosas obligaciones que se habían propuesto observar; pues como dice Zapater en su Cister militante "todos juntos, reverentes a Dios y a su casa santa, determinaron servirle y defender su Cruz con oraciones en el monasterio y espada invencible en el campo". De la inmediación de su primera vivienda o monasterio al templo de Jerusalén tomaron, según creen la mayor parte de los historiadores, el nombre de templarios o caballeros de la milicia del Templo. Bossuet dice que fueron instituidos bajo el título de "pobres caballeros de la Santa Ciudad". Llamóseles también soldados de Cristo, milicia del Templo de Salomón, milicia de Salomón, y hermanos del Templo o del Temple.

Como estos nueve compañeros no vivían sino de limosna, el rey, que en cierto modo se constituyó su protector, los prelados y los grandes de aquella nueva corte cristiana les fueron socorriendo, haciéndoles merced unos y otros de ciertos beneficios y rentas para que con ellas pudiesen subsistir, algunos de cuyos donativos fueron temporales y otros perpetuos.

El objeto de su primitivo instituto fue tener desembarazados los caminos que conducían a Jerusalén, con el piadoso objeto de que los peregrinos que iban en romería a visitar los santos lugares de la Palestina no fuesen molestados por los infieles, ladrones y otros malvados que infestaban aquellos caminos.

Los nueve compañeros siguieron solos y sin recibir otros en su compañía hasta nueve años después de su primera asociación. Estando aún estos hombres piadosos en hábito seglar, o llevando sólo uno blanco interino, según se deduce de lo que después se dispuso por el cap. XXI de sus estatutos, y careciendo aún de regla determinada que seguir, acudieron en el año de 1127 solicitándola de Estevan, patriarca que era a la sazón de Jerusalén, cuyo prelado elevó su petición al papa Honorio II. Su Santidad, con el fin de obrar en esta materia con toda madurez, remitió la súplica al concilio Tresense o de Troies en Francia, que entonces se estaba celebrando. Éste era presidido por Mateo, obispo albanense como a cardenal legado pontificio, y a más asistieron a él Reinaldo, arzobispo de Reims, Henrique, arzobispo de Sens, y sus sufraganeos, el de Paris, el de Troies, el de Orleans y otros obispos y abades, con algunos seglares de mucha distinción. Entre los abades estaba San Bernardo, que lo era de Claraval, y Estevan del Cister. Halláronse también presentes en él, Hugo de Paganis y los otros cinco templarios nombrados, los cuales pidieron nuevamente al concilio lo que habían solicitado antes del Patriarca de Jerusalén; y los padres de él aprobaron el instituto a impulsos de San Bernardo en el mismo año de 1127, según la opinión mas recibida.

Hay fundados motivos para pensar que el concilio encomendó la formación de la regla a S. Bernardo, tío o pariente que se cree era de Hugo de Paganis, quien la dividió en LXXII capítulos, como puede verse mas adelante; y al presentarla a la santa asamblea pronunció un discurso encomiando aquel nuevo género de milicia desconocido en los siglos anteriores, en la cual se juntaban los dos combates, uno contra los enemigos corporales, y otro contra los espirituales. "No es una cosa rara, dijo el mismo San Bernardo, ver guerreros valerosos, y el mundo está lleno también de monjes; pero es admirable la alianza de estas dos profesiones al parecer tan opuestas entre sí. Para entrar con ánimo en la pelea, es una gran cosa estar seguro de ganar la victoria o el martirio". A continuación hizo una animada descripción de la santidad de vida de los primeros templarios, santidad que mas adelante desgraciadamente perdieron algunos de sus sucesores.

Luego que Hugo de Paganis hubo recibido en el concilio los estatutos para su Orden, de la que fue primer gran maestre, restituyose con sus compañeros a Jerusalén para dar principio a aquella santa institución. El ejemplo de estos religiosos excitó el celo de muchos otros guerreros cristianos, los cuales abrazaron tan piadoso instituto, y esta milicia religiosa apareció muy luego de su creación cubierta de honor y gloria en los campos de batalla.

 

                                              HISTORIA DE LOS TEMPLARIOS

    Iniciación en la orden de los templarios

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición, maquetación y diseño web: Javier Echegoyen - Aviso legal y política de privacidad