TORRE DE BABEL EDICIONES

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano
 

Diccionario filosófico

Diccionario de Filosofía

Vocabulario de Psicología

Vocabulario de economía

Biografías y semblanzas

Biblioteca del Pensamiento

Historia de
la Filosofía

Portal de Filosofía, Psicología y Humanidades

Selección de artículos de
 la clásica Enciclopedia española

 Edición íntegra del famoso diccionario de Voltaire

Breve definición de los términos filosóficos

Explicación de los conceptos, tesis
y escuelas

Principales conceptos de
esa ciencia

Vidas de los filósofos y pensadores

Textos íntegros de obras clásicas
de Filosofía

La filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

HISTORIA DE LOS TEMPLARIOS - Joaquín Bastús


Índice

 

 


Origen de los templarios 

HISTORIA DE LOS TEMPLARIOS

    ►  Del gran Maestre templario

DE LA RECEPCIÓN DE LOS CABALLEROS TEMPLARIOS

Historia de los caballeros templarios - Iniciación en la orden de los templariosPara la recepción de los caballeros se observaban formalidades particulares. El cap. LVIII de la regla prevenía que cuando algún caballero, queriendo huir o renunciar el mundo, desease entrar en la milicia del Templo, no fuese admitido en seguida, sino que, siguiendo el consejo de San Pablo, se probase antes si el espíritu era de Dios. Justificado éste, se accedía en cierta manera a su petición y se le leía la regla, y entonces era cuando el maestre y los demás hermanos determinaban si habían de recibirle o no en la Orden. Admitido ya, y cumplido el término de las demás pruebas preparatorias, se señalaba día para su solemne recepción. Para ésta se reunía todo el capítulo, y la ceremonia solía celebrarse durante la noche en una iglesia de la Orden. El aspirante, sin capa y sin espada y con la sola túnica, esperaba a la parte de afuera con su padrino; y el gran maestre o gran prior que presidía el capítulo diputaba por tres veces consecutivas dos caballeros templarios profesos a preguntar al postulante de parte del gran maestre; en la primera quién era y qué se le ofrecía, y en las otras dos si era verdad que quería ser admitido en la milicia del Templo. Después de sus tres respuestas afirmativas, era introducido con ciertas ceremonias en la iglesia. Arrodillado entonces en medio del respetable capítulo y a los pies del gran maestre pedía por tres veces "el pan y el agua y la sociedad de la Orden". El jefe le decía en seguida: "Caballero, vais a contraer grandes obligaciones; tendréis que sufrir muchos y dilatados trabajos, y habréis de exponeros a peligros eminentes. Será preciso velar cuando quisierais dormir; soportar la fatiga cuando desearíais descansar; sufrir la sed y el hambre en ocasiones que ansiaríais comer y beber; pasar a un país cuando os placiera quedar en otro".

Después de esta corta alocución el mismo superior le hacía estas preguntas: "¿Sois caballero? ¿estáis sano de cuerpo? ¿habéis contraído esponsales? ¿sois casado? ¿habéis pertenecido ya a otra orden? ¿tenéis acaso deudas que no podáis satisfacer por vos mismo o por medio de vuestros amigos?" Cuando el aspirante había respondido de una manera satisfactoria, pronunciaba los tres votos de pobreza, castidad y obediencia en manos del gran maestre, consagrándose al mismo tiempo a la defensa de la tierra santa. Recibía en seguida el manto de la Orden con la cruz y la espada, y los caballeros que habían asistido a la ceremonia le daban el abrazo o acolade y el ósculo de fraternidad, con cuyas ceremonias quedaba recibido templario.

El cap. LXII de su misma regla prohibía recibir en ella muchachos pequeños hasta que estuvieran en edad de poder echar varonilmente a los enemigos de Cristo de la tierra santa, y a fin de evitar que después, siendo ya hombres hechos, faltasen a lo que sin la reflexión suficiente prometieron.

La fórmula particular de la profesión de los caballeros era la siguiente, según se cree lo dejó prevenido San Bernardo y se hallaba manuscrita en la abadía de Claraval.

"Yo N. caballero de la orden del Templo prometo a N. S. Jesucristo y a su romano Pontífice N. y sucesores que legítimamente entraren, perpetua obediencia y fidelidad para siempre. Y a más prometo sujeción, castidad y obediencia a Vos el R. N. maestre de la orden del Templo y sucesores, según los estatutos de los monjes del Cister, delante de Dios y de sus Santos, cuyas reliquias se conservan en este lugar que se llama N. de la Orden de los templarios. Así Dios me ayude y estos Santos Evangelios".

 

Origen de los templarios 

HISTORIA DE LOS TEMPLARIOS

    ►  Del gran Maestre templario

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición, maquetación y diseño web: Javier Echegoyen - Aviso legal y política de privacidad