TORRE DE BABEL EDICIONES

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano
 

Diccionario filosófico

Diccionario de Filosofía

Vocabulario de Psicología

Vocabulario de economía

Biografías y semblanzas

Biblioteca del Pensamiento

Historia de
la Filosofía

Portal de Filosofía, Psicología y Humanidades

Selección de artículos de
 la clásica Enciclopedia española

 Edición íntegra del famoso diccionario de Voltaire

Breve definición de los términos filosóficos

Explicación de los conceptos, tesis
y escuelas

Principales conceptos de
esa ciencia

Vidas de los filósofos y pensadores

Textos íntegros de obras clásicas
de Filosofía

La filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

HISTORIA DE LOS TEMPLARIOS - Joaquín Bastús


Índice

 

 


PRIMERAS ACUSACIONES Y PROCEDIMIENTOS CONTRA LOS TEMPLARIOS

Historia de los caballeros templarios - Acusaciones contra los templarios

 

Son muchos los pareceres de los historiadores acerca el modo como principiaron los procedimientos que se practicaron contra los templarios. Los más de ellos sin embargo, refieren el hecho con poca diferencia, como Gerardo Castel.

"Sucedió, dice este historiador, que dos caballeros templarios, Monfocon, prior de Montfalcon en la provincia de Tolosa, y Nofe Dei florentin, huyeron de las cárceles en que habían sido puestos de orden del gran maestre y condenados a muerte, los cuales descubrieron a Felipe el Hermoso, rey de Francia, delitos horrendos y comunes a toda la Orden, tales que ni oídos los oyeron, ojos los vieron, ni en corazón de hombre se pusieron. Este príncipe los manifestó al Papa Clemente V, estando juntos en la ciudad de Poitiers, el que por bula expedida en 13 de agosto de 1306 declaró al mismo rey Felipe la inquisición que iba a mandar hacer sobre el caso".

La bula referida, que Castel supone expedida en 13 de agosto de 1306, no lo fue hasta el día 24 del mismo mes y año, y estaba concebida en estos términos.

"Ciertamente creemos, dice S. S. a Felipe el Hermoso, que no habrás olvidado lo que en León y Poitiers, lleno de celo y de devoción, nos hiciste saber del hecho de los templarios, así por tu propia persona como por los tuyos y por el prior del monasterio nuevo de Poitiers; y aunque apenas por entonces pudimos aplicar el ánimo a creer lo que se decía, pareciéndonos increíble e imposible, sin embargo, porque desde entonces vimos muchas cosas increíbles e inauditas, nos es preciso reflexionar, y, aunque no sin amargura, inquietud y turbación del corazón, hacer en lo expresado con acuerdo de nuestros hermanos, lo que el orden y razón dictaren. Mas por cuanto el maestre de la caballería del Temple y muchos comendadores de tu reino y otros de la misma orden, habiendo llegado a entender el peligro en que se hallaba su opinión, así para con nosotros como para contigo y otros señores temporales, nos pidieron con mucha instancia, no una sino muchas veces, que sobre los cargos que falsamente se les imputaba, según dijeron, nos sirviésemos de averiguar la verdad, y absolverles si se hallaban, como aseguraron, sin culpa, y condenarles en caso que, si bien no lo esperaban de modo alguno, se encontrase contra ellos. Nos, porque en un negocio de fe nada se deje por hacer, y por cuanto lo que sobre estas cosas nos has manifestado muchas veces, lo contemplamos de no pequeña entidad, atendida la instancia de dicho Maestre y templarios; por lo mismo pensamos, en el inmediato día viernes, entrar en la ciudad de Poitiers a principiar, con acuerdo de nuestros hermanos, el examen de una diligente inquisición, y proceder con el mismo acuerdo en el negocio a lo demás que sea conveniente, y noticiándote lo que por ahora hemos determinado, y ofreciendo hacer lo mismo a tu magnificencia en lo que en adelante en este asunto obraremos. Y exhortamos en el Señor a tu serenidad que plena e íntegramente, desde el principio procures manifestarnos tu dictamen en lo sobredicho, y la sumaria que sobre ella recibiste, y todo lo demás que en el asunto pareciere a tu advertencia convenirnos por medio de tus cartas o nuncios, etc. ".

Sin embargo de lo que Su Santidad prometía por esta decretal al rey de Francia, pareciéndole a éste que el Papa obraba con demasiada lentitud, y quejoso en cierta manera de que no hubiese tomado en seguida una providencia enérgica y terminante contra los templarios, en 14 de setiembre del año de 1307 dirigió órdenes secretas a Reinaldo, Señor del Pinquon, a Juan de Varenis y al Bailio de Amiens para que inmediatamente pusiesen presos, sin distinción de personas, a todos los templarios, y que sus bienes, sin excepción ninguna, fuesen aplicados al fisco.

En cumplimiento de esta real disposición, al amanecer o al salir el sol del viernes día 13 de octubre del misma año de 1307, fueron presos y encarcelados todos los templarios que en aquella sazón se hallaban en Francia, incluso el gran maestre de toda la Orden o de ultramar, que se le puso preso en la misma casa o palacio del temple en París. Al mismo tiempo Felipe IV mandó pasar las correspondientes notas a todos los príncipes y gobiernos de Europa, participándoles lo que acababa de ejecutar en Francia, invitándoles con este motivo a hacer lo mismo en sus estados respectivos.

Aunque la opinión general acerca el modo como principió su causa, o se descubrieron sus verdaderos o supuestos delitos, es la referida, no obstante el Abate Fleuri y otros escritores añaden a ella ciertas particularidades. Dicen que habiendo prendido por sus delitos, en un lugar de la diócesis de Tolosa, a un hombre llamado Esquino de Floriano y un hermano suyo, apóstata que era de la religión del temple, estando juntos éstos en la prisión esperando de un día a otro recibir la muerte en castigo de sus delitos, se comunicaron recíprocamente sus faltas, como era costumbre en aquellos tiempos, y entre ellas el templario confesó muchas y gravísimas, las cuales, añadió, se cometían en la Orden a que había pertenecido. Llegó esto a noticia del rey, y habiéndole manifestado la grande utilidad que podía resultar a S. M. de que fuesen ciertas las cosas que decía aquel apóstata de los templarios, le mandó traer a su presencia. En virtud de su declaración se prendieron ya algunos caballeros, se hicieron justificaciones muy secretas y se tomaron otras providencias. Una de ellas fue dirigir una circular a nombre del rey a todas las autoridades de Francia, en la cual se les prevenía que al momento de haber recibido aquella orden, pusiesen sobre las armas todos los vasallos que estuviesen en estado de tomarlas, amenazándoles con pena de la vida si abrían hasta la noche siguiente otro pliego reservado que se les incluía. Llegada esta, es decir, la del 13 al 14 de octubre del año de 1307, pusieron en ejecución la orden del Rey, por la cual se les mandaba prender inmediatamente a todos los templarios. Cumplimentada esta real orden, dispuso S. M. se prosiguiera la averiguación de los delitos de que acusaban a estos caballeros. Parece que se prometió, a los que voluntariamente confesasen los delitos que se les imputaban, la vida y rentas suficientes con que mantenerse el resto de sus días, y a los que los negasen se les aplicaría a muy crueles tormentos. De esto, dicen, resultó que la mayor parte, entre ellos muchos comendadores, y aun se añade el mismo gran maestre, unos por interés, otros por miedo y horror a los tormentos, confesaron los delitos o parte de ellos; si bien que otros se mantuvieron firmes contra las promesas y las amenazas. Aquellos que constantes en el tormento no quisieron confesarlos, fueron quemados vivos, y se añade que murieron sin confesión, usándose tan solo de benignidad y blandura con los que confesaban cuanto querían sus acusadores o jueces, o cosas increíbles, cuya pesquisa remitió posteriormente el rey Felipe el Hermoso a Su Santidad.

 

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición, maquetación y diseño web: Javier Echegoyen - Aviso legal y política de privacidad