TORRE DE BABEL EDICIONES

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Diccionario filosófico

Diccionario de Filosofía

Vocabulario de Psicología

Vocabulario de economía

Biografías y semblanzas

Biblioteca del Pensamiento

Historia de
la Filosofía

Portal de Filosofía, Psicología y Humanidades

SeLección de artículos de
 la clásica Enciclopedia española

 Edición íntegra del famoso diccionario de Voltaire

Breve definición de los términos filosóficos

Explicación de los conceptos, tesis
y escuelas

Principales conceptos de
esa ciencia

Vidas de los filósofos y pensadores

Textos íntegros de obras clásicas
de Filosofía

La filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...


MITOLOGÍA

La Mitología contada a los niños e historia de los grandes hombres de Grecia  

Mitología de la juventud o Historia fabulosa para la inteligencia de los poetas y autores antiguos

 

 

HISTORIA

Compendio de la historia de la China

Japón. Estudio histórico y sociológico 

Nociones de historia de Grecia

Compendio de la historia de Grecia

Lecciones de historia romana  

Historia romana contada a los niños

Historia de los templarios



 

LECCIONES DE HISTORIA DEL IMPERIO CHINO


Prólogo

Primera parte

De la situación, población y división

Del gobierno

De las dinastías

De varios emperadores

De los mandarines y la policía

Del ejército y las armas

De la justicia y los castigos

Segunda parte

De la religión

De los sacerdotes y templos

Del carácter y las costumbres

De la educación, las ciencias y los libros

De las fiestas y teatros

Tercera parte

Edificios públicos

De las producciones naturales

Continúa el mismo asunto

Prosigue la misma materia

De los animales

Cuarta parte

De las artes e industria

Continúa el mismo asunto

Prosigue la misma materia

Preguntas sobre las lecciones precedentes


 

 

LECCIONES DE HISTORIA DEL IMPERIO CHINO
 

Breve descripción de este Imperio, de su historia, población, 

gobierno, religión, industria, usos y costumbres
 

Redactadas por J. Herrara Dávila y A. Alvear - 1829


Índice

 

 



PRIMERA PARTE
Lección IV - De varios emperadores.


56. Son muchísimas y muy maravillosas las cosas memorables que de los emperadores de la China refieren sus historiadores; pero su relación es ajena del objeto de estas lecciones. No obstante referiremos algunas de las más distinguidas. A Fo-by se atribuye la civilización de los chinos: instituyó el matrimonio, creó jueces y magistrados, y dictó leyes que escribió en caracteres nuevos. Para atraerse el pueblo y persuadirle en favor de ellas, dijo que las había visto grabadas sobre las espaldas de un dragón que tenia la mitad del cuerpo de caballo. Esta impostura favoreció extraordinariamente su objeto; el dragón fue considerado como una divinidad, se ha hecho el distintivo de la China, y las leyes fueron recibidas como sagradas.

A Hoang~ti se considera como el inventor de la esfera, de los pesos y medidas, de la aritmética, de la hidráulica y de otras muchas artes.

Yao es memorable por su dulzura, beneficencia y aplicación a los negocios públicos. En la puerta de su aposento mandó colocar una campana, un tambor y tres tablas de diferentes metales; todo el que quería hablar al emperador tocaba en uno de estos instrumentos según era la clase del negocio, y al instante le daba audiencia. Hubo día que se levantó dos veces de la mesa, y otro que salió tres del baño para oír las quejas de sus súbditos. Fue muy aficionado a la agricultura, y escribió un excelente tratado de ella.

Chi-vang-ti fue muy ambicioso y emprendedor. Ensanchó mucho los límites del imperio, y ha sido el único soberano conquistador que ha tenido. Hizo construir en cinco años la famosa muralla que separa a la Tartaria de la China. Despreció las ciencias, porque decía que solo servían para fomentar la ociosidad a expensas de la agricultura y de las artes útiles; mandó quemar todos los libros, a excepción de los de agricultura, arquitectura y medicina.

Vouti por el contrario, al mismo tiempo que fue guerrero, valiente y formidable, fomentó las ciencias, mandó recoger los libros que habían quedado, aumentarlos, y nombró maestros para enseñar en escuelas públicas.

Tai-song fue un verdadero modelo de soberanos. Sumamente virtuoso y frugal, jamás permitió que se le sirviesen más de ocho platos; fomentó mucho las ciencias; estableció en su palacio una academia de sabios, y otra escuela para enseñar el manejo de las armas; solía él mismo confundirse con los jóvenes soldados en este ejercicio, y un día que un ministro le representó que podía tener peligro en medio de tanta gente armada le respondió “Si soy su padre ¿que puedo temer en medio de mis hijos?”. Este excelente monarca decía: “la salud de un estado depende de la felicidad de los súbditos. Un príncipe que oprime y sacrifica a su pueblo es como un hombre furioso que despedaza sus propias carnes por la manía de engordar devorándolas”. En una ocasión que los campos de la China estaban infestados de una plaga de langostas, se le vio coger uno de estos insectos y poniéndoselo en la boca exclamar; “infelices insectos que devoráis la sustancia de mi pueblo ¿por qué antes no devoráis mis entrañas?”. En otra ocasión, paseándose en una barca con sus hijos les dijo: “¿veis esta barca? el agua que es quien la sostiene, es también quien puede sumergirla; pues tal es el pueblo que sostiene a su soberano al paso que es también el que puede confundirle”.

Chi-tsou fue célebre por haber hecho construir el famoso canal que atraviesa el imperio de un extremo a otro en el espacia de 600 leguas. Además poseía todas las virtudes que hacen ilustre a un monarca, a cuya dignidad se elevó por su mérito desde la baja clase de cocinero de un monasterio de bonzos. Decía que un emperador debe ocuparse únicamente en las necesidades de sus súbditos; y que por mucha diligencia que ponga en moderar los impuestos, siempre debe temer que falte a su pueblo lo necesario.

Chan-hi se ha hecho memorable por sus buenas prendas, y por su afición a las ciencias europeas. Protegió mucho a los PP. Jesuitas; tenía con ellos continuas conferencias y tomaba sus lecciones. En su tiempo se publicó un edicto permitiendo la publicación de la religión cristiana en todo su imperio. Fue contemporáneo de Luís 14 de Francia. Sin embargo de su afecto a los Jesuitas, jamás pudieron convertirlo a la verdadera creencia, la cual no aprobaba sino con gran violencia.


Tabla cronológica de las 22 dinastías del imperio de la China
 

Nombres de las dinastías Principio años de su duración  Núm. de los  emperadores
 

Antes de J.C.

   
1.Yao 2207 458 17
2. Chang 1766 644 28
3. Tcheou 1122 873 35
4. Tsin 1.º 248 43 4
5. Han 206 426 25
 

Después de J.C.

   
6. Heon-han 220 44 2
7. Tsin 2.° 265 155 15
8. Song 440 59 8
9. Tsi 479 23 5
10. Leang 502 55 4
11. Tthin 557 33 5
12. Sovy 590 29 3
13. Tang 619 239 20
14. Heou-leang 907 16 2
15. Heou-tang 923 13 4
16. Heon-tesin 936 11 2
17. Heon-ban 947 4 2
18. Heon-tcheou 951 9 3
19. Soug 960 319 18
20. Yven 1.ª línea tártara 1280 89 9
21. Ming 1368 236 16
22. Tsin 3.º, 2.ª línea tártara reinant. 1644    



 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición, maquetación y diseño web: Javier Echegoyen - Aviso legal y política de privacidad