TORRE DE BABEL EDICIONES

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano
 

Diccionario filosófico

Diccionario de Filosofía

Vocabulario de Psicología

Vocabulario de economía

Biografías y semblanzas

Biblioteca del Pensamiento

Historia de
la Filosofía

Portal de Filosofía, Psicología y Humanidades

Selección de artículos de
 la clásica Enciclopedia española

 Edición íntegra del famoso diccionario de Voltaire

Breve definición de los términos filosóficos

Explicación de los conceptos, tesis
y escuelas

Principales conceptos de
esa ciencia

Vidas de los filósofos y pensadores

Textos íntegros de obras clásicas
de Filosofía

La filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...


MITOLOGÍA

La Mitología contada a los niños e historia de los grandes hombres de Grecia  
 

Mitología de la juventud o Historia fabulosa para la inteligencia de los poetas y autores antiguos

 

 

HISTORIA

Compendio de la historia de la China

Lecciones de historia del Imperio Chino

Japón. Estudio histórico y sociológico 

Nociones de historia de Grecia

Compendio de la historia de Grecia

Lecciones de historia romana  

Historia de los templarios


HISTORIA ROMANA CONTADA A LOS NIÑOS

 

Fundación de Roma

Rómulo

Numa Pompilio

Tulio Hostilio

Anco Marcio

Tarquinio el antiguo

Servio Tulio

Tarquinio el soberbio

Bruto y sus hijos

Sitio de Roma por

Porsena

Coriolano

Virginia

Camilo y los Galos

Pirro y los elefantes

Régulo y los cartagineses

Aníbal en Italia

Escipión el Africano

Ruina de Cartago

Los Gracos

Mario y Sila

Julio César

El segundo Triunvirato

Antonio y Cleopatra

La clemencia de Augusto

 

 

 

HISTORIA ROMANA CONTADA A LOS NIÑOS - Jules Raymond Lamé Fleury


Índice

 

 



HISTORIA ROMANA, LEÍDA A LOS NIÑOS
 

LA FUNDACIÓN DE ROMA

Desde el año de 795 hasta el año de 752 antes de Jesucristo (espacio de 43 años)
 

Fundación de Roma - Historia romana contada a los niños - Lamé FleuryÉrase un rey que tenia dos hijos, el uno se llamaba Numitor y el otro Amulio.

Estando para morir este rey, dio a su hijo Numitor su reino para que le gobernase después de él, y a Amulio todos sus tesoros, que consistían en mucho oro y plata.

Pero Amulio, que era malo, tuvo envidia de su hermano, y en lugar de gastar el oro y plata que tenia en hacer buenas obras, se sirvió de él para corromper los criados de Numitor e hizo encerrar a este pobre príncipe en una cárcel para reinar en su lugar, pero no se atrevió a mandarlo matar.

Habéis de saber que Numitor tenia un hijo que llamaban Lauso y una hija llamada Rhea, que ya eran grandes ambos. Amulio, que temía que estos dos niños reclamasen la herencia de su padre y su libertad, hizo matar a Lauso un día que estaba de caza en un monte extraviado, y mandó encerrar a Rhea en una casa, donde unas muchachas estaban obligadas a mantener un fuego que jamás debía apagarse.

Estas muchachas, que llamaban Vestales, porque estaban consagradas a una diosa a la que dieron el nombre de Vesta, eran muy desgraciadas porque si dejaban apagar el fuego estaban condenadas a ser enterradas vivas. Las Vestales no debían casarse nunca.

Mas ved ahí que la joven princesa Rhea fue robada por un hombre poderoso, de quien no nos han dicho el nombre, y al tiempo de volverla a llevar a aquella casa donde era tan desgraciada, de orden de su tío Amulio, dio a luz dos niños, el uno que llamaron Remo y el otro Rómulo.

El rey Amulio, luego que lo supo, se enfadó tanto que mandó a uno de sus criados que cogiese aquellas dos criaturas y las echase al Tíber, que es un gran río de aquella tierra; pero aquel hombre, que no era tan malo como su amo, tuvo lástima de las criaturitas y se contentó con dejarlas en un monte.

Sin embargo, como temía ser castigado por Amulio por no haberle obedecido, aunque había hecho una buena acción en lugar de una mala que le hablan mandado, le dijo que los niños habían muerto, y en efecto hubieran perecido muy pronto por falta de alimento, si la Providencia, que vela sobre los inocentes, no hubiera atendido a su subsistencia.

       Ya habéis oído contar que los lobos son muy malos, pues que en ciertos países cuando hace mucho frío, llegan hasta los lugares para comerse los ganados y aun los hombres que cogen descuidados; pues bien, una loba, que había perdido sus cachorros, fue la que Dios escogió para alimentar a los niños abandonados. Aquel animal halló a los pobres niños y en lugar de comérselos los llevó a su madriguera, los calentó y los alimentó con su leche, lo que muy pronto los hizo fuertes y robustos.

Mas un día los pastores que perseguían a un lobo, porque ya sabéis que los lobos se llevan los carneros, llegaron hasta el agujero donde estaban Remo y Rómulo. La loba huyó al acercarse los pastores quienes sorprendidos de hallar allí dos niñitos, los llevaron consigo y los cuidaron mucho.

Remo y Rómulo crecieron estando con aquella buena gente, y muy pronto se hicieron mozos robustos.

Aquellos pastores, que eran groseros pero honrados, no pudieron ocuparse mucho tiempo en los huérfanos que habían adoptado, y muy en breve Remo y Rómulo fueron conocidos en todo el país por muchachos traviesos, turbulentos y mal educados; siempre estaban riñendo con los pastores de aquellos alrededores, y un día se apedrearon tanto con sus vecinos, que los guardas del rey Amulio vinieron a restablecer la paz y se llevaron a Remo a la presencia del rey, quien por fortuna no sabía que aquel mozo era uno de los niños que creía muertos hacía mucho tiempo.

Cuando vio Rómulo que los guardas del rey se llevaban a su hermano, se puso furioso porque tenía un carácter muy violento, y fue todavía mucho peor cuando un pastor llamado Fáustulo le contó que los dos eran sobrinos de aquel rey, que los había hecho abandonar en el monte.

Al momento reunió a todos sus compañeros, y antes que Amulio hubiese sabido su intención, corrieron todos juntos a la ciudad de Alba donde vivía, y mataron al rey, quien merecía su suerte porque había sido injusto y cruel con todos sus parientes. El primer cuidado de Rómulo, después de haber libertado a su hermano, fue el de hacer salir a su abuelo Numitor de la cárcel donde estaba detenido hacia cuarenta y dos años, y volverle la corona de la que se había visto privado por tanto tiempo. El buen anciano tuvo mucho gozo en verse libre, y abrazó con mucha ternura a sus nietos, a quienes no conocía todavía. Ya os he dicho que Remo y Rómulo estaban ambos muy mal criados y como sucede muchas veces a las gentes del campo, se fastidiaron de vivir en una ciudad, ellos que tenían la costumbre de correr por los campos, cazar lobos y otras fieras, y entregarse a toda clase de juegos peligrosos y alborotados; por esto pidieron permiso a su abuelo para irse al campo con otros muchos mozos que no eran mejores que ellos, lo que el buen hombre les concedió de buena gana, porque muy pronto había notado que sus nietos eran demasiado bulliciosos para estarse en una casa donde se gusta de sosiego.

Marcharon pues Remo y Rómulo, y como no sabían en qué pasar el tiempo, se pusieron a edificar una ciudad, donde querían fijarse con sus compañeros.

Un día que Rómulo estaba haciendo un hoyo para la nueva ciudad llegó su hermano, y riñeron mucho tiempo para saber quién daría el nombre a aquella ciudad; en fin, convinieron y decidieron que aquel de los dos que pasado un momento viese mayor número de buitres, aves muy comunes en aquel país, daría a la ciudad el nombre que quisiera.

Remo declaró al momento que había visto seis buitres, y Rómulo sostuvo que había visto doce. Esto dio lugar a otra nueva disputa entre los dos hermanos, que hubieran debido amarse y ceder mutuamente, en lugar de pegarse como furiosos; y como Rómulo era el más terco y violento, lo que es un defecto muy feo, se puso tan colérico al ver a su hermano saltar por mofa el hoyo que acababa de hacer, que le tiró a la cabeza el azadón que tenia en la mano, y le mató del golpe.

Muy pronto veréis que este crimen, que era horroroso, fue su desgraciar, y que padeció muchos males durante su vida.

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición, maquetación y diseño web: Javier Echegoyen - Aviso legal y política de privacidad