TORRE DE BABEL EDICIONES

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano
 

Diccionario filosófico

Diccionario de Filosofía

Vocabulario de Psicología

Vocabulario de economía

Biografías y semblanzas

Biblioteca del Pensamiento

Historia de
la Filosofía

Portal de Filosofía, Psicología y Humanidades

Selección de artículos de
 la clásica Enciclopedia española

 Edición íntegra del famoso diccionario de Voltaire

Breve definición de los términos filosóficos

Explicación de los conceptos, tesis
y escuelas

Principales conceptos de
esa ciencia

Vidas de los filósofos y pensadores

Textos íntegros de obras clásicas
de Filosofía

La filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...


MITOLOGÍA

La Mitología contada a los niños e historia de los grandes hombres de Grecia  
 

Mitología de la juventud o Historia fabulosa para la inteligencia de los poetas y autores antiguos

 

 

HISTORIA

Compendio de la historia de la China

Lecciones de historia del Imperio Chino

Japón. Estudio histórico y sociológico 

Nociones de historia de Grecia

Compendio de la historia de Grecia

Lecciones de historia romana  

Historia de los templarios


HISTORIA ROMANA CONTADA A LOS NIÑOS

 

Fundación de Roma

Rómulo

Numa Pompilio

Tulio Hostilio

Anco Marcio

Tarquinio el antiguo

Servio Tulio

Tarquinio el soberbio

Bruto y sus hijos

Sitio de Roma por

Porsena

Coriolano

Virginia

Camilo y los Galos

Pirro y los elefantes

Régulo y los cartagineses

Aníbal en Italia

Escipión el Africano

Ruina de Cartago

Los Gracos

Mario y Sila

Julio César

El segundo Triunvirato

Antonio y Cleopatra

La clemencia de Augusto

 

 

 

HISTORIA ROMANA CONTADA A LOS NIÑOS - Jules Raymond Lamé Fleury


Índice

 

 



CORIOLANO

Desde el año de Roma 260 hasta el año 295 (espacio de 35 años)
 

Coriolano - Historia romana contada a los niños - Lamé FleuryNo os he hablado todavía de una ceremonia que se hacía en Roma, cuando un general volvía a entrar en la ciudad, después de haber vencido a los enemigos de la República; pero no quiero tardar más tiempo en contaros lo que pasaba entonces, porque os hablaré acaso otras veces de ello; llamaban esta ceremonia un Triunfo, y ved aquí lo que se veía en ella.

El general o el cónsul a quien se concedía esta recompensa estaba montado en un carro tirado por caballos blancos, con una túnica de púrpura toda de oro, y llevaba un cetro en la mano. Delante del carro marchaban los prisioneros que había hecho en la guerra, arrastrando cadenas pesadas, y los soldados llevaban las armas y cosas preciosas que habían cogido a los enemigos, Todo el pueblo salía al encuentro dando gritos de alegría, y los senadores, le recibían vestidos de ceremonia.

Si hubierais visto este espectáculo os hubiera gustado mucho, más estoy seguro que os hubiera sorprendido ver en el mismo carro del triunfador un pobre esclavo cubierto de andrajos. Aquel esclavo iba allí para enseñar al que recibía tan grandes honores que sin embargo podía caer en una condición tan infeliz y algunas veces todavía peor como vais a verlo en la historia de Coriolano que voy a contaros.

Marcio era un joven romano muy valiente, y tan generoso que cuando cogía alguna cosa a los enemigos lo repartía entre los pobres y con sus amigos, sin guardar nada para sí, pero lo que le hacía querer de todos era tener una gran ternura y mucho respeto a su madre, que se llamaba Veturia, y era una señora muy virtuosa. Habiendo ido Marcio a la guerra con el cónsul Póstumo, que había reemplazado a Publicola, hizo tanto con su valor que tomaron una ciudad llamada Cocioles, y a causa de esto le apellidaron Coriolano.

Ya os he dicho que Coriolano era muy generoso, pero hubo algunos que se enfadaron por no haber tenido parte en sus liberalidades, y otros que se hicieron enemigos suyos porque había tomado el partido de los Senadores contra el pueblo, cuando éste había pedido cosas que no eran racionales; se reunieron muchas gentes contra él, y le acusaron de que quería hacerse rey como lo había sido el malvado Tarquino. Ciertamente no era esto verdad, pero hicieron como que lo creían para perder a Coriolano, a quien tenían envidia a causa de su virtud, y fue desterrado, es decir, condenado a salir de Roma y a no volver jamás a ella.

El pobre Coriolano se vio obligado a marchar después de haber abrazado a su mujer Volumnia y a dos niños que tenía. Le acompañaron muchos romanos llorando hasta las puertas de la ciudad, y allí Coriolano se despidió de ellos y se retiró a un pueblo que llamaban los Volscos, que eran enemigos de los romanos, y se alegraron mucho por tener en medio de ellos a un hombre de un valor tan temible. Podéis pensar que Coriolano estaba muy encolerizado contra los que le habían desterrado obligándole así a abandonar su mujer y sus hijos, y como la cólera nos hace muchas veces hacer cosas muy feas, de que después nos arrepentimos, consintió en hacerse general de los Volscos y a marchar con ellos contra Roma, delante de la cual vino a poner cerco como lo había hecho Porsena.

Esta vez los romanos tuvieron mucho miedo porque sabían que Coriolano habría vencido muy pronto a todos sus soldados, y en lugar de pensar en defenderse enviaron a su encuentro a su madre Veturia y a su mujer Volumnia, que llevó consigo a sus niños para rogarle que se detuviese y no volviese a hacer daño a su patria.

Así que conoció Coriolano a aquellas dos señoras, las salió a recibir y las abrazó con ternura, porque amaba mucho a las dos, y cuando vio que lloraban no tuvo valor para negarlas lo que le pedían, porque era tan buen marido como hijo respetuoso y obediente; sin reparar en que los Volscos no le perdonarían el no haber arruinado a Roma cuando podía hacerlo.

Podéis pensar que los romanos se alegraron mucho cuando vieron que se retiraba el ejército de los enemigos, y levantaron un templo a la fortuna de las mujeres en el paraje mismo donde se había detenido; más el pobre Coriolano pagó muy caro el haberse dejado llevar de la cólera contra su país, porque los Volscos le mataron así que vieron que no quería servirles.

Las señoras romanas llevaron luto por diez meses, y todos le lloraron porque había preferido morir a dar que sentir a su madre.

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición, maquetación y diseño web: Javier Echegoyen - Aviso legal y política de privacidad