TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

 

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Conexionismo

Introducción al nuevo enfoque de
psicología cognitiva


Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira (1886-1924) con una excelente explicación de las primeras escuelas de psicología científica

 

Historia de la Filosofía

Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Vocabulario de economía

Principales conceptos de esa ciencia. Por el catedrático de economía José Manuel Piernas Hurtado

 

Legislación educativa y cultural

 

 

 


PSICOLOGÍA ELEMENTAL

José Moreno Castelló

Índice general


 

J.  Moreno Castelló - Psicología Elemental                                                                                              Nociones preliminares

   
   

primera parte. PSICOLOGÍA empírica
Nociones Preliminares

El estudio del alma humana no debe empezar sin algunas breves consideraciones relativas al ser compuesto que la posee, y a la ciencia llamada Filosofía, de la cual forma parte la que va a ser objeto especial de nuestra atención.

El ser racional, que es el hombre, está compuesto de dos substancias, íntimamente unidas. Por la ley de armonía que rige esta estrecha unión entre dos elementos dotados de distinta y hasta opuesta naturaleza, resulta un solo y admirable ser, dotado de las propiedades que corresponden a cada una de las dos substancias que concurren a su formación, más algunas otras que son propias del ser uno, que resulta del estrecho enlace de los dos elementos constitutivos.

El hombre tiene cuerpo y alma. El cuerpo es un elemento material, lo que vale tanto como decir que es un agregado de partes; ocupa lugar en el espacio; tiene todas las propiedades de la materia y está sujeto a las leyes a que ésta se encuentra sometida. El alma, por el contrario, es un elemento inmaterial y espiritual, y sus propiedades son esencialmente distintas de las del cuerpo.

El hombre, resultante de la unión substancial, posee una doble naturaleza, en concordancia con los dos elementos que le forman. La una es de inferior condición y se llama naturaleza animal. La otra es de un orden superior y lleva el nombre de naturaleza racional. De la presencia de ambas en un solo ser, resulta una tercera, llamada naturaleza humana.

El hombre está dotado de actividad y de pasividad. Consiste aquélla en la singular virtud de producir actos, cuyo origen arranca del ejercicio de una propiedad esencial de su alma. Por esto decía el ilustre filósofo Platón: que es un movimiento que se mueve a sí mismo. La pasividad existe en él, en cuanto recibe la acción que proviene del mundo exterior. El hombre obra, pues, sobre lo que le rodea, y es continuamente solicitado por la extraordinaria variedad de objetos que constituyen el mundo físico.

Pero si las cosas materiales obran sobre su cuerpo, bajo muy diversos aspectos, aptitudes y cualidades, las facultades de su alma recogen la acción material y dan por resultado el grandioso fenómeno del conocimiento. Y éste no queda, ciertamente, reducido a lo que simplemente aparece y se muestra, provocando la actividad del sujeto, sino que éste, valiéndose de los instrumentos adecuados, investiga las causas, los orígenes, los principios y leyes a que los hechos obedecen, sintiéndose el hombre movido a esa noble investigación por una ley propia de su más alta naturaleza.

He aquí el objeto y el origen de la ciencia llamada Filosofía. Es, pues, la Filosofía, la ciencia investigadora de las causas, principios y leyes de los objetos propios del conocimiento humano.

Esta vasta y provechosa ciencia hermana su origen con el del hombre mismo; pues como dice el sabio Séneca, existe en la naturaleza humana una noble curiosidad, que viene a ser como aguijón y estímulo constantes, que mueven al hombre para que ejercite sus facultades y alcance el conocimiento superior de las últimas razones de las cosas.

Obediente a la ley natural de orden, graduación o método, que rige a la actividad humana, el alma, valiéndose de sus facultades, pasa del conocimiento de los objetos materiales al de los inmateriales o suprasensibles, de lo fácil a lo difícil, de lo conocido a lo desconocido; de los efectos a las causas; y subiendo como por invisible escala, llega a descubrir, con la sola luz de la razón, la necesaria existencia de un ser eterno y absoluto, causa suprema de todo cuanto existe.

Esas altas verdades cuyo conocimiento puede alcanzar la razón del hombre, constituyen el objeto de la ciencia grandiosa que lleva el nombre de Filosofía, ella revela al hombre la existencia de un mundo invisible a los ojos del cuerpo y que los del entendimiento descubren como feliz término de los repetidos esfuerzos de la investigación, ella ha sido llamada ciencia primera y fundamental; porque contiene los principios que de ella reclaman todas las demás ciencias, para poder constituirse como tales ciencias; y ella, en fin, encauza, dirige y auxilia a la investigación científica, que aspira a unir con relaciones de sistema a todo conjunto de verdades, que, descansando en principios ciertos y evidentes, forman el cuerpo de doctrina de cada una de las ciencias particulares. De aquí las estrechas relaciones que unen a la Filosofía con todas las demás.

Puesto que por una tendencia natural, favorecida por el ejercicio espontáneo de sus facultades, se siente el hombre movido a la investigación de las causas, la Filosofía tiene su origen en el hombre y satisface una noble y legítima aspiración de su alma. El conocimiento que alcanza es el término donde descansa y el premio que recompensa sus esfuerzos; y ella está llamada a resolver los más arduos y trascendentales problemas de la vida del hombre.

La Filosofía abraza diversas partes, siendo las principales la Metafísica, la Lógica y la Ética.

La Metafísica se divide en general y particular. La general lleva el nombre de Ontología y tiene por objeto el estudio del ser. La particular comprende la Cosmología, la Antropología y la Teodicea.

La Cosmología estudia los fenómenos, leyes y causas del mundo exterior.

La Antropología se ocupa del hombre.

La Teodicea trata del conocimiento de Dios.

La Antropología estudia al hombre en la unidad armónica, que resulta de la unión la substancial de las partes o elementos que concurren a la formación del ser humano. Y para conocer las partes constitutivas, existen ciencias especiales, encargadas de su examen. Tales son la Psicología, la Anatomía y la Fisiología.

La Psicología es la ciencia que se ocupa del estudio del alma humana.

La Anatomía analiza las partes materiales que forman el cuerpo.

La Fisiología examina los órganos y observa sus funciones, para llegar al conocimiento de las leyes que rigen al organismo.

Después de estos necesarios antecedentes, vamos a pasar al estudio de la Psicología, que es una ciencia particular y se deriva inmediatamente de la Antropología y mediatamente de la ciencia fundamental que hemos llamado Filosofía.

 

J.  Moreno Castelló - Psicología Elemental                                                                                           Nociones preliminares

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Javier Echegoyen - Aviso legal y política de privacidad