TORRE DE BABEL EDICIONES
Portal de Filosofía y Psicología y Humanidades en Internet. Textos y materiales didácticos

HISTORIA DE LA FILOSOFÍA
Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

DICCIONARIO DE FILOSOFÍA
Definición de los conceptos filosóficos más importantes en la Historia de la Filosofía

CURSO DE PSICOLOGÍA
Curso de Psicología
Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

CONEXIONISMO

Introducción a este nuevo enfoque de psicología cognitiva

LA PSICOLOGÍA CONTEMPORÁNEA
  Manual del filósofo y psicólogo J. Vicente Viqueira  con una excelente explicación de las primeras escuelas de psicología científica

DICCIONARIO DE PSICOLOGÍA CIENTÍFICA Y FILOSÓFICA - Índice

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

 

EVOLUCIONISMO

     Con este término nos referimos fundamentalmente a la teoría biológica según la cual las especies de seres vivos han cambiado a lo largo de la historia y las especies actuales descienden de otras más primitivas, de las que tenemos noticia por los restos fósiles. Esta teoría defiende la existencia de parentescos entre las distintas especies. Aunque el evolucionismo tiene un lejano antecedente en la filosofía de Anaximandro (s. V a. C.), es sólo a partir de la segunda mitad del siglo XIX cuando se introduce y desarrolla en la ciencia, sustituyendo a las explicaciones fixistas. Los representantes más destacados del evolucionismo en el siglo XIX fueron Lamark y Darwin. Actualmente la teoría evolutiva dominante recibe el nombre de "teoría sintética de la evolución".

 
   El naturalista francés Lamark (1744-1829) fue el primero en defender la idea de la transformación de los seres vivos, desde las especies más simples hasta las más evolucionadas y recientes. Los principios fundamentales en los que se apoyó su concepción evolucionista son básicamente los siguientes:

  • respecto del nivel explicativo ontogenético (o relativo a los cambios en el desarrollo del individuo), Lamark señala que el ambiente ejerce una presión sobre los individuos en relación a sus posibilidades adaptativas; la vida se desenvuelve en un medio ambiente determinado en el que de forma inevitable se producen cambios; los cambios originan nuevas necesidades en el ser vivo en cuanto a sus posibilidades de adaptación a las nuevas condiciones del medio.

  • Las nuevas necesidades provocaran el uso o desuso de ciertas partes del organismo, o incluso la aparición de nuevos órganos; este uso o desuso favorece la hipertrofia o atrofia de los órganos y partes del ser vivo; aquí es donde encontramos la famosa tesis "la función crea al órgano".

  • Respecto del nivel explicativo filogenético (o relativo a las modificaciones de las especies), Lamark defenderá una tesis hoy ampliamente cuestionada por la genética: la herencia de los caracteres adquiridos en el desarrollo individual, que, en opinión del naturalista francés, se pueden transmitir de una generación a otra. La genética actual duda de la herencia de los caracteres adquiridos a partir de dos tesis principales:

    • los cambios que el sujeto sufre en su trato con el ambiente o circunstancia en la que se desenvuelve su vida modifican los rasgos de su cuerpo (el fenotipo); para que esos rasgos se transmitan a los hijos sería necesario que se trasladaran al genotipo o carga genética de los padres (responsable de la herencia); no se entiende cómo pueden darse cambios en esa dirección en el mismo individuo (del fenotipo al genotipo);

    • por otra parte, la modificación de los genes, según el punto de vista de Lamark, tendría que ser una consecuencia del beneficio que dicha modificación otorga al individuo y la especie de cara a su adaptación al medio, pero la genética actual defiende una ley contraria a este punto de vista: la probabilidad de la modificación de un gen es independiente del posible beneficio que dicha modificación pueda suponer para la supervivencia del individuo, y es más bien y desde este punto de vista, una consecuencia del azar.

  • Finalmente, destaca también en el evolucionismo de Lamark la referencia al principio de perfección para dar cuenta de la complejidad creciente de las especies que se observa al contemplar la historia de los seres vivos: en la Naturaleza encontramos una tendencia a la aparición de organismos cada vez más complejos y perfectos, siendo este principio la causa última de la evolución. El principio de perfección de Lamark supone una concepción finalista de la Naturaleza, la idea de que existe algo así como un objetivo o intención en la sucesión de los cambios naturales, plan que busca en último término la creación de seres evolutivamente cada vez más perfectos, con órganos y facultades cada más más complejos; sin embargo, la ciencia actual es contraria a las explicaciones finalistas y prefiere las mecanicistas para dar cuenta de los cambios en la Naturaleza.

        Por su parte el naturalista inglés Charles Darwin (1809-1882) parte de los siguientes hechos:

  1. los individuos de una especie tienden a la multiplicación sin límite;

  2. sin embargo, los recursos de los que puede disponer el organismo son limitados;

Parece que Darwin pudo apreciar la importancia de este conflicto por la lectura de la obra de Thomas Malthus (1766-1834) "Ensayo sobre la población", en el que el economista inglés defendía que los alimentos crecen en progresión aritmética mientras que los individuos lo hacen en progresión geométrica.

  1. Hay variaciones morfológicas innatas: Darwin fue muy sensible a la existencia de diferencias individuales dentro de una misma especie (diferencias interespecíficas); su viaje alrededor del mundo en el barco Beagle le permitió tomar nota de la enorme variedad de especies y de las no menos diferencias en las características físicas de los individuos de una misma especie (son famosas sus anotaciones de las variaciones en los rasgos de los pinzones de las islas Galápagos). 

        Como consecuencia de 1 y 2 tenemos lucha por la vida: competencia y enfrentamiento entre los animales de una misma especie y entre los animales de especies distintas por obtener los limitados recursos del medio. Selección natural: en la lucha por la subsistencia sólo sobreviven aquellos individuos que tienen mejores condiciones para la vida; la naturaleza no tiene el equivalente humano a la compasión: la lucha por la vida trae consigo la supervivencia de los más aptos (por su fuerza, habilidad, recursos físicos...) y la muerte de los menos aptos, y con ello la primacía de ciertos rasgos anatómicos en la especie y la disminución o desaparición de otros. Si encontramos ahora una especie con características anatómicas y funcionales que parecen encajar perfectamente con las posibilidades y limitaciones que impone  el medio, no es porque haya algo así como una mano o voluntad oculta que otorgue a cada especie los rasgos que más les benefician para su adaptación al medio: en la selección natural no hay intención, se trata simplemente de que promueven su descendencia sólo los seres vivos mejor adaptados al medio; la selección natural no actúa de forma consciente, no hay plan alguno ni en su funcionamiento ni en los resultados que ejerce sobre los seres vivos.
        Junto con el mecanismo explicativo de la selección natural, Darwin se refirió también a la selección sexual para dar cuenta de la evolución. A aquella competencia por los recursos, Darwin añadió la competencia por la reproducción: hay diferencias en los rasgos de los individuos de un mismo sexo ligadas a la reproducción y que determinan la elección del miembro del otro sexo con fines procreativos. En la mayoría de las especies los machos compiten entre sí por el favor de las hembras de cara a la reproducción, y los rasgos físicos que determinan su éxito no son necesariamente los mismos que les facilitan también la supervivencia en la lucha por los recursos que ofrece el medio. Selección natural y selección sexual son, para Darwin, los mecanismos fundamentales de la evolución.
        Más allá de los enfrentamientos con la religión y las teorías creacionistas, la teoría evolucionista de Darwin tuvo como mayor dificultad la explicación de la aparición de rasgos nuevos en las especies: la selección natural puede dar cuenta de la disminución de un rasgo ya existente, incluso su desaparición, y el que otro rasgo se extienda en el conjunto de los individuos de una especie, en el primer caso por no ser un rasgo con el que los individuos puedan adaptarse bien al medio, y en el segundo por lo contrario, por la eficacia que provoca en el individuo que la posee para el mismo fin; sin embargo, la evolución consiste principalmente en la aparición de nuevas características y, en definitiva, de nuevas especies. Tenemos que acudir a la teoría genética actual (desconocida por Darwin) para solucionar medianamente estos problemas; en lo esencial la aportación de la genética actual consiste en señalar que el conjunto de los rasgos físicos fundamentales de las especies (su fenotipo) depende de sus genes (su genotipo) y que los cambios en el primer nivel son por lo tanto consecuencia de los cambios en el segundo. A la pregunta ¿por qué cambia el genotipo? la respuesta principal de la genética consiste en señalar que por ninguna finalidad o motivo que tenga que ver con el bien o ventajas del individuo que los sufre, sino por azar.

     El evolucionismo tuvo una influencia destacada en la psicología: al demostrarse que existe una relación de parentesco entre el hombre y los animales "inferiores" parecía razonable pensar, y en contra de la radical distinción que estableció el pensamiento cartesiano entre los hombres (que disponen de mente) y los animales (que carecen de ella), que hay similitudes entre ambos con interés para el psicólogo; naturalmente, había dos posibilidades:

  • pensar que los animales también tienen cierto tipo de mente, aunque más sencilla que la humana;

  • considerar que el hombre no es tan distinto a los animales, y que los principios que valen para dar cuenta de la conducta de los segundos pueden servir para explicar también el comportamiento del primero (lo que en definitiva no es otra cosa que la naturalización del ser humano).

       La primer tendencia dio lugar a la psicología animal y comparada, (por ejemplo, el darwiniano ortodoxo John. Romanes, 1848-1894), que estudia las semejanzas y diferencias entre las capacidades psicológicas de las diferentes especies, principalmente las relativas a la inteligencia y la resolución de problemas, con la intención de establecer la evolución filogenética de la inteligencia. La segunda postura, en la línea de la naturalización del ser humano, se centró en la investigación de las leyes generales de la conducta, comunes a las diferentes especies, básicamente las leyes generales del aprendizaje. Como la conducta animal había sido explicada en el filosofía cartesiana en términos mecanicistas, se empleará este enfoque para dar cuenta también de la conducta humana, utilizando, además el concepto explicativo de la escuela cartesiana: el reflejo; primero la reflexología rusa con Pavlov (1849-1936) y Sechenov (1829-1905), y después el conductismo americano (John B. Watson, 1878-1958, y Skinner, 1904-1990) llevó a la psicología a la crítica de la introspección y la reivindicación del método experimental para dar cuenta también del ser humano, y al rechazo o negación de la mente. A medio camino entre una y otra tendencia tenemos el funcionalismo americano (Thorndike, 1874-1949), claramente influido por el evolucionismo y el pragmatismo, que empleó el método experimental para descubrir las facultades mentales de los animales. 

          Tampoco sería posible entender el psicoanálisis, (con el protagonismo que da a los instintos, las pulsiones biológicas y lo inconsciente) sin la visión naturalista del hombre que promueve el evolucionismo, o la aparición de la etología y el nacimiento de la psicología diferencial de la mano del inglés Francis Galton (1822-1911), sin referirse a esta teoría biológica. Finalmente, la teoría psicológica que de modo más claro y explicito quiere recoger las aportaciones del evolucionismo y aplicarlas a la comprensión de la mente y el comportamiento humano lo tenemos en uno de los enfoques más recientes, la psicología evolucionista.

 

©  Javier Echegoyen Olleta  -  Aviso legal y política de privacidad