TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

 

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Conexionismo

Introducción al nuevo enfoque de
psicología cognitiva


Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 

Historia de la Filosofía

Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Vocabulario de economía

Principales conceptos de esa ciencia. Por el catedrático de economía José Manuel Piernas Hurtado

 

Legislación educativa y cultural

 

 

 


PSICOLOGÍA CONTEMPORÁNEA

J. Vicente Viqueira

Índice general



 

J. Vicente Viqueira - La Psicología Contemporánea                                                 Capítulo II - LA PSICOLOGÍA DE W. WUNDT
 

Capítulo II
La psicología de W. Wundt (1832-1920) (1) (2) (3) (4) (5) (6) (7)

   
   

     No es el objeto de la psicología el alma, pues aquélla es una ciencia empírica independiente de la metafísica, y el concepto de alma es un concepto metafísico. Tampoco la psicología es la ciencia de la experiencia interna, pues en dicho caso se contrapone a la experiencia externa esta experiencia interna, lo que es erróneo. Es cierto que hay contenidos de la experiencia sólo estudiados por la psicología; tales son, por ejemplo, los sentimientos y los procesos de voluntad. Sin embargo, no hay ningún contenido de la pretendida experiencia externa que no sea también, con cierto respecto, estudiado por la psicología. «Una piedra, una planta, un sonido, un rayo de luz son, como fenómenos naturales, objeto de la física, etc. Pero en tanto que estos fenómenos naturales son al mismo tiempo representaciones nuestras, constituyen, además, el objeto de la psicología que trata de explicar el modo de surgir de estas representaciones y su relación con otras representaciones, así como con los sucesos no referidos a los objetos externos, sentimientos, procesos de voluntad »(1). La psicología no tiene, pues, un dominio propio dentro de la experiencia, dominio que se contraponga al de la ciencia natural. La experiencia es en efecto única, y a ella se refieren ambas ciencias. Así, pues, lo que caracteriza a la psicología no puede ser un contenido determinado. Es sólo propio de ella un punto de vista. Efectivamente, los términos experiencia interna y externa no designan dos objetos distintos, sino los diferentes puntos de vista. Estos puntos de vista tienen su raíz en el hecho de que toda experiencia se separa en dos factores: un contenido que nos es dado (la piedra, la planta, el sonido, el rayo de luz), y la comprensión en el conocimiento de este contenido. Se designan por Wundt estos dos factores como el «objeto» de la experiencia y el «sujeto» que experimenta. De aquí surgen, como se indicó previamente, dos direcciones o puntos de vista de la elaboración científica de la experiencia. Uno de ellos es el de la ciencia de la naturaleza, que considera el objeto de la experiencia como independiente del sujeto, como subsistente por sí, o sea, en su modo de ser independiente del sujeto. Ya que este punto de vista excluye mediante la abstracción los factores subjetivos de la experiencia y supone una alteración mediante la elaboración de ésta, puede llamársele el punto de vista de la experiencia mediata. El otro punto de vista es el de la psicología que investiga «el contenido total de la experiencia en sus relaciones con el sujeto y las determinaciones que en aquél provienen de éste» (2). Puesto que este punto de vista considera la experiencia en su totalidad originaria y no realiza aquella abstracción de los factores subjetivos, puede llamársele el punto de vista de la experiencia inmediata (la experiencia tal como se da). El objeto de la psicología es, pues, la experiencia inmediata. Volviendo al ejemplo anterior se comprenderá más exactamente lo que Wundt quiere decir. La piedra, la planta, el sonido y la luz, aunque representaciones, son considerados por el geólogo, el botánico o el físico, no en cuanto son percibidos por el sujeto, sino en sí, con las propiedades que independientemente de todo sujeto les corresponden. El psicólogo, por el contrario, estudia la misma piedra, la misma planta, el mismo sonido o la misma luz como casos de los sucesos representativos del sujeto y, como tales, enlazados en el fluir de los sucesos psíquicos que ya no se prestan a relación alguna con el objeto externo; por ejemplo: los sentimientos. El geólogo, el botánico y el físico se sitúan en el punto de vista de la experiencia mediata; el psicólogo, en el de la experiencia inmediata. No es lugar oportuno entrar ahora en la crítica que otros psicólogos han hecho de la determinación del objeto de la psicología de Wundt; en el curso de este libro se presentarán opiniones expuestas a ésta. Sin embargo, ha de indicarse que toda la determinación del objeto de la psicología que se acaba de exponer oscila en torno al hecho de que la percepción es, por una parte, un suceso psíquico que estudia la psicología y, por otra, contiene en sí un objeto que partiendo de ella estudia la ciencia natural. Wundt trata de mostrar cómo debe comprenderse este doble aspecto de la percepción. Una confirmación de su determinación del objeto de la psicología cree verla en que todas las ciencias del espíritu a las que, por lo tanto, sirve de base la psicología (a saber: filología, historia, teoría del estado y sociología) se colocan en este punto de vista de la experiencia inmediata, tomando la experiencia como se da, sin alterarla.

¿Cuáles son las cuestiones que ante la experiencia inmediata ha de plantearse la psicología? Es fácil saberlo si tenemos en cuenta de qué se forma dicha experiencia. Ésta es un tejido, no de algo rígido, permanente, a manera de cosas, sino de sucesos (según expresión propia de Wundt) en un fluir constante, en un incesante surgir y desaparecer. Hasta la percepción, que ofrece por su sujeción al objeto percibido una mayor constancia que otros sucesos psíquicos, se muestra al análisis como un surgir y combinarse de elementos en el tiempo, como un proceso. Los fenómenos de voluntad son para Wundt, como se verá más adelante, el enlace supremo de los sucesos de conciencia y, al mismo tiempo, un todo cambiante en el tiempo. Así constituyen no sólo la forma suprema del espíritu, sino también, y es aquí lo que importa, el modelo de toda realidad psíquica. Por esto se ha llamado Wundt a sí mismo voluntarista, aunque no en el sentido de postular una voluntad trascendental que se revela en los fenómenos (Schopenhauer), sino en el empírico que acabamos de indicar. Los sucesos psíquicos tal como se presentan son sumamente complejos. «Las percepciones de los objetos externos, los recuerdos de éstos, los afectos, los actos de la voluntad, no sólo se enlazan entre sí del modo más diverso, sino que cada uno de estos sucesos es, en general, de nuevo un todo más o menos complejo» (3). Frente a este entretejerse y esta complicación, se presentan como cuestiones capitales de la psicología las que siguen. La primera de estas cuestiones es el análisis de los procesos o sucesos complejos que nos permitirá hallar los elementos de que se componen. La segunda es la exposición de los enlaces existentes entre estos elementos. La tercera es la investigación de las leyes que rigen el surgir de estos enlaces. Hacemos notar que para mayor sencillez en la exposición de la psicología de Wundt no seguiremos exactamente el orden establecido aquí en la enumeración de las tres cuestiones capitales, sino, en parte, otro más adecuado a nuestro propósito.

Para llevar a cabo su tarea, la psicología, como ciencia, dispone de dos grandes métodos que se apoyan recíprocamente. El uno es el método experimental que se dirige a las actividades elementales de la conciencia y que consiste en la producción y variación a designio de los sucesos psíquicos. El otro es el método de la psicología de los pueblos, a saber: el análisis causal de los productos espirituales (por ejemplo el lenguaje) y su desarrollo, productos y desarrollo que han nacido y transcurrido sin influjo alguno del observador. Como antes hemos indicado, ahora no hablaremos más que de la psicología experimental y todo lo que a ella se refiere, dejando para después la psicología de los pueblos. Me limito por lo tanto al método experimental.

__________

(1) Grundriss der Psychologie, pág. 2.

(2) Grundriss der Psychologie, pág. 3.

(3) Grundriss der Psychologie, pág. 31.

(4) Este reconocimiento de la introspección es una de las notas que conceden a la psicología de Wundt, a pesar de su tendencia objetiva, un carácter sintético.

 

(1) (2) (3) (4) (5) (6) (7)

J. Vicente Viqueira - La Psicología Contemporánea                                                 Capítulo II - LA PSICOLOGÍA DE W. WUNDT

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Isabel Blanco y Javier Echegoyen - Aviso legal y política de privacidad