TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

 

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Conexionismo

Introducción al nuevo enfoque de
psicología cognitiva


Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 

Historia de la Filosofía

Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Vocabulario de economía

Principales conceptos de esa ciencia. Por el catedrático de economía José Manuel Piernas Hurtado

 

Legislación educativa y cultural

 

 

 


PSICOLOGÍA CONTEMPORÁNEA

J. Vicente Viqueira

Índice general



 

J. Vicente Viqueira - La Psicología Contemporánea             Capítulo IV - PSICOLOGÍA INTROSPECTIVA (Brentano, Lipps...)

 

CAPÍTULO IV
Psicología introspectiva (Brentano, Th. Lipps, Dilthey, Natorp, e influjo de estos psicólogos) (1) (2) (3) (4) (5) (6) (7) (8)

   
   

Propia de Lipps, y según el psicólogo norteamericano Baldwin su producción más importante, es la teoría de la empatía (15) o autobjetivación, que ha tenido gran relieve en la psicología actual. Lo esencial de ella es la proyección del propio sujeto fuera de nosotros, en lo que comprendemos, en lo que se revela por la percepción, fenómeno que se halla en el conocimiento de los objetos, en la representación de los otros sujetos y en la actividad estética y social. Sin embargo, la importancia teórica o de conocimiento de la empatía está en que no proporciona el conocimiento de los otros sujetos. He aquí cómo se expresa Lipps. «Hay tres dominios del conocimiento: el de las cosas, el de mí mismo y el de los otros Yo. El primer conocimiento tiene como fuente la percepción sensible; el segundo, la percepción interna, es decir, la comprensión inmediata o en el recuerdo del Yo con sus determinaciones, experiencias de exigencias, actividades, actos y sentimientos, y también relaciones con los objetos. La fuente del tercer género de conocimiento es, finalmente, la empatía. Tiene además ésta una significación que excede con mucho de los limites del conocimiento. Aquí tomo la palabra empatía en el sentido más amplio que la palabra realmente permite; es decir, la tomo en el sentido de la objetivación mía en un objeto distinto de mi, sin tener en cuenta si lo objetivado merece o no el nombre de un sentimiento en sentido estricto y propio» (2). Ahora podemos entender mejor lo que es la empatía. Consiste en que, «cuando apercibo un objeto, experimento como perteneciente a él o como hallándose en este objeto apercibido, como un componente del mismo, un determinado modo de mi conducta interna. Éste aparece como dado en él, como siéndome participado por él» (17). Como ejemplo inmediato, cita Lipps la transmisión del pensamiento por la palabra: el pensamiento es mío, pero yo lo considero como comunicado y perteneciente al que lo expresa. En la empatía el sujeto es receptivo.

Esta proyección del sujeto fuera de sí mismo, en el mundo externo, tiene diferentes formas, y la diferencia de éstas se condiciona por la manera de ser, por la naturaleza del objeto que es percibido y en que nos proyectamos. Por dicha razón Lipps distingue varias clases de empatía según los objetos que la suscitan. Estos géneros son: 1.º, empatía general aperceptiva; 2.º, empatía de estado de ánimo; 3.º, empatía aperceptiva condicionada; 4.º, empatía suscitada por la apariencia sensible de los otros sujetos; 5.º, empatía estética, y 6.º, empatía ética y práctica. De estas formas debemos decir algo ahora por separado y muy brevemente, deteniéndonos tan sólo en la empatía suscitada por la apariencia sensible de los otros sujetos, donde por primera vez se ha planteado el problema del conocimiento de los otros sujetos, por lo que tiene para nosotros un particular interés. Antes es preciso hacer notar que todas estas formas de empatía pueden ser positivas o negativas. Cuando la empatía es positiva hay una coincidencia entre el objeto y nosotros, o dicho de otro modo, nos sentimos bien, sentimos placer al proyectamos en el objeto. En la empatía negativa sucede todo lo contrario (18). Pasamos a las diversas formas de empatía.

El concepto de valor, que tiene sus precedentes en Lotze, aparece tratado con extensión por Lipps (27). Como ya antes se dijo, el juicio es una forma de la apercepción, a saber: la forma interrogadora, y su esencia está para Lipps, como para Brentano, en el reconocimiento o no reconocimiento, en la aceptación o repulsa; en Lipps, en particular, de una exigencia, o sea de una relación de los objetos. Ahora bien; esta relación puede ser; o de inteligencia (por ejemplo, la causalidad), y entonces el juicio es de inteligencia, o de carácter práctico de adecuación a nuestros fines. El juicio que reconoce o no reconoce exigencias del último tipo, es el juicio afectivo o de valor. Todo juicio de valor, afirmativo, se basa en un sentimiento de placer que reconocemos fundado en un objeto o, mejor dicho, fundado en la actitud que de nosotros exige un objeto, ya que el sentimiento no es para Lipps más que una coloración de la actividad psíquica. Por ejemplo: valoramos positivamente o afirmativamente lo bello porque la actividad de su contemplación nos es grata. Consecuencia de esto es que todos los valores son valores de actividad, o sea, en el fondo, valores éticos. Así, también el valor supremo corresponde a la plena personalidad. El valor estético es sólo atribuido a lo que aparece sensiblemente, pues nada le importa al sujeto aquí la realidad. Ley suprema de los valores éticos es la misma que la ley de los conocimientos válidos: la ley de identidad que exige concordancia consigo mismo y que equivale a la ley moral suprema de Kant.

En relación con los valores está en Lipps el concepto de religión, y se determina por él el sentimiento religioso en la siguiente forma. El sentimiento religioso es el sentimiento de la inclinación a creer que el mundo en su último fundamento, o que el último fundamento del mundo, es espíritu, un Yo trascendente al Yo individual, libre de los límites de éste, y por esto emparentado con él; y que este mundo, tal como lo conocemos mediante la inteligencia, es revelación de aquel su fundamento; y que todas las exigencias del pensar, del valorar, del querer son exigencias de este Yo trascendente; que el Yo individual y todo lo real son sólo un punto en aquel Yo, determinado o llamado a desarrollar su esencia en su lugar; y es el sentimiento de veneración ante esto trascendente; y el sentimiento de esperanza de que la realización de aquel destino es posible y que, aunque en progreso infinito, sucederá. En toda religión hay tanto de religión, como en ella está contenido el sentimiento de un enlace tal (28). A este sentimiento corresponde la afirmación metafísica de que: «Lo real y lo que en ello se manifiesta, es la conciencia trascendente en que cada conciencia individual es un punto (29).

__________

(15) Empatía es la traducción de Einfühlung propuesta para el inglés por Titchener y Hard, y por ser un término griego aprovechable para nosotros.

(16) Leitfaden der Psychologie, pág. 222. Lipps se refiere aquí a la palabra alemana Einfühlung, literalmente traducida: Sentir en.

(17) Ídem, pág. 223.

(18) «Lo que se nos impone o presenta por sí se acepta gustosamente porque tiende hacia la misma dirección mi propio ser y mi estado presente, o mi ser presente se opone a aquéllo. En el primer caso tengo un sentimiento de armonía; en el último, de desarmonía. Allí, por ser concordante con mi ser, me parece grato lo que se presenta en la apariencia sensible y se impone a mi experiencia actual. Aquí me parece ingrato porque se halla en contradicción con mi ser. Allí es objeto de mi simpatía; aquí, de mi repulsa interna. En el primer caso hablo de empatía positiva; en el segundo, de empatía negativa» (Leitfaden der Psychologie, pág. 229).

(19) Leitfaden der Psychologie, pág; 227.

(20) El problema del conocimiento de los otros sujetos ya fue, en cierto modo, tocado por R. AVENARIUS (Der menschliche Weltbegriff, 1891) con su concepto de la introyección o proyección de nuestra vida psíquica en otros sujetos. Recientemente se han ocupado de dicho problema M. SCHELER (ya citado como partidario de Husserl), que admite una percepción de los otros sujetos (Sypathiegefuhle, 1913, Apéndice I); VOLKELT (Das ästhetische Bewusstsein, 1920, parte IV), que admite una Certeza del Tú originaria, y DRIESCH (Die Philosophie des Organischen, 22 edición, 1921, parte II, 3), que lo pone en relación con la categoría de la totalidad.

(21) Leitfaden der Psychologie, pág. 228.

(22) Ídem, pág. 228.

(23) Ídem, pág. 229.

(24) Leitfaden der Psychologie, págs. 229-230.

(25) Ídem, pág. 235.

(26) Ídem, pág. 235.

(27) Véase Meinong.

(28) Leitfaden der Psychologie, pág. 344.

(29) De una carta de Th. Lipps. Véase tomo IV de la ya citada Historia de la Filosofía de Uberweg.

 

(1) (2) (3) (4) (5) (6) (7) (8)

J. Vicente Viqueira - La Psicología Contemporánea             Capítulo IV - PSICOLOGÍA INTROSPECTIVA (Brentano, Lipps...)

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Isabel Blanco y Javier Echegoyen - Aviso legal y política de privacidad