TORRE DE BABEL

PRINCIPAL

  Bibliografía 

Enlaces  

Ejercicios

Estudios

 

 

Introducción a su pensamiento     (english version)

Galería de Imágenes

Genealogía  

Grabaciones

 

 

Libro de visitas

Noticias

Obras de Ortega

Reseñas

Textos de Ortega

 

 
 
 

Un siglo de Glosa

Noé Massó

                             

 

 
Google
 

Hace hoy cien años, el jueves 28 de agosto de 1902, apareció en el Faro de Vigo un escrito firmado por José Ortega y Gasset, titulado “GLOSA” y dedicado a Ramón del Valle-Inclán. Se trata de la primera publicación del pensador, por entonces un joven licenciado en Filosofía de diecinueve años. Sus palabras son el balbuceo que inicia una aventura intelectual que ocupa  en la actualidad doce tomos. Hoy cumplen cien años. 

El artículo  aparece entre la  ensalada de noticias de la primera página de las cuatro que por entonces forman el Faro. Ocupa dos medias columnas en las que el pensador adolescente ensaya una melodía de tonos modernistas, con pretensiones de exquisitez intelectual y ritmos azorinianos: en algún lugar de la ciudad el joven madrileño discute con un anciano latinista acerca de la belleza y el progreso. “Un país pobre es absolutamente despreciable”, sostiene impertinente Ortega,  negando el posible encanto de lo arcaico frente a la seducción de lo moderno: pues la verdadera belleza surge como “hartazgo de vida”, en las ciudades nerviosas “como músculos fuertes”. En galante respuesta, el anciano conduce al joven progresista al mirador de la casa, desde donde se contempla la ría, al tiempo del ocaso. Extasiado por la visión, el ingenuo polemista se entrega a la fruición estética, practica la descripción y concluye rindiéndose ante el incontestable espectáculo de la belleza. 

El texto fue exhumado en 1966 por Dionisio Gamallo Fierros en la Revista de Occidente. Aunque se trata de un escrito menor, tiene cierto interés. Por un lado, en su aspecto más literario, ilustra el temple del joven escritor, consigue evocar un paisaje ya desaparecido y complementa las descripciones de Vigo realizadas por su  padre, el periodista Ortega Munilla. Por otro, refleja in nuce, como un preludio, lo que será una constante en la vida de Ortega y Gasset: la continua oscilación entre la acción (cultural, docente, política, editorial o periodística) y cierta melancolía esteticista (el Ortega más íntimo, viajero, contemplativo, extático, personal). También documenta un clásico vigués, siempre actual: la inacabable dialéctica entre el progreso y la conservación, la ciudad industrial y la villa entrañable, el relleno y la ría. En fin, es una página más de la historia de Ortega, de Vigo y del Faro, que suscita algunos interrogantes ¿Cómo ha llegado aquí este escrito?  ¿A qué viene? ¿Qué hace en Vigo el joven Ortega? ¿Qué carambola ha tramado la historia para que la primera publicación del principal pensador español del siglo XX sea un suelto en el Faro proclamando “Galicia es miserable...”?

        

(Publicado en el suplemento cultural del diario Faro de Vigo (28-8-2002). 
El suplemento se dedicó por completo a Ortega con ocasión del centenario del primer artículo publicado por el filósofo español ("
Glosa"), y que vió la luz en este mismo periódico el 28 de Agosto de 1902.) 

 

© Noé Massó