TORRE DE BABEL

PRINCIPAL

  Bibliografía 

Enlaces  

Ejercicios

Estudios

 

 

Introducción a su pensamiento     (english version)

Galería de Imágenes

Genealogía  

Grabaciones

 

 

Libro de visitas

Noticias

Obras de Ortega

Reseñas

Textos de Ortega

 

 
 
 

Galicia, feudo electoral y referencia vital de los Gasset

Noé Massó

                             

 

 
Google
 

Las cosas siempre se traman antes de que uno nazca. Para el joven Ortega y Gasset de 1902, Vigo es un terreno familiar y Galicia una referencia habitual: el origen de su madre, el mar de los veranos frescos, la casa de las primas,  la tierra del abuelo. También el feudo electoral que sostiene el poder político de la familia, que acceden a las Cortes a través de Padrón o  Noia desde hace años. En este momento del verano de 1902, su tío Eduardo Gasset y Chinchilla es diputado por Betanzos, su tío Rafael es diputado por Noia y su propio padre, José Ortega Munilla, diputado por Padrón. Son años de caciquismo, sufragio restringido, turnismo y restauración. Buenos momentos para los Gasset,  que ven como el poder familiar se afianza en la prensa y el Congreso. Hasta ahora los Gasset, como los Ortega,  han sido antes periodistas que políticos. En pocos años, arrastrados por la carrera ascendente de Rafael Gasset en el Ministerio de Fomento,  serán más políticos que periodistas imparciales.

Las cosas siempre se traman antes, eso ya lo sabía Eduardo Gasset y Artime, abuelo materno del filósofo, patriarca del clan, primer Gasset gallego y diputado. Su padre, el teniente José Gasset y Montaner, nacido en Barcelona en 1800,  había llegado a Galicia desterrado de Cataluña por su adhesión al carlismo en la rebelión de 1827. Apadrinado por el Marqués de Villaverde de Limia, entró como funcionario en la administración de Correos de Pontevedra y poco después, en la Dirección General de Loterías. Fue entonces cuando casó con Águeda Artime, cuya familia, oriunda de Asturias, se había asentado en Padrón varias generaciones atrás. En junio de 1832 nació en Pontevedra el primero de sus seis hijos, Eduardo.
          Hacia 1840 la familia entró en apuros económicos y Eduardo, con apenas once años, fue enviado a trabajar a Madrid, como alumno sin sueldo, en el Banco de San Fernando. Allí sobrevivió diez años, haciendo cuentas en el banco y sustituciones en Hacienda, hasta que en 1853, con veintiún años, ingresó en la Dirección de Rentas Estancadas del Ministerio de Hacienda. Por esa época, integrado en la burguesía  madrileña, conoció en Madrid a Rafaela Chinchilla y Díaz de Oñate, de acaudalada familia malagueña con influyente presencia en la Corte. Se casaron. 
          Eran tiempos revoltosos, de rebeliones y pronunciamientos. El joven Eduardo Gasset Artime, que además de buen contable fue siempre periodista inquieto, batido en semanarios satíricos, se apunta  al bando liberal.  Convocadas las cortes constituyentes de 1858 tras el levantamiento de Vicálvaro, y empeñado el ministro de la Gobernación, José Posada, en llenar el Congreso de adeptos a la Unión Liberal, movió los hilos necesarios para que Gasset saliera elegido diputado por Padrón (tomó incluso  la “medida cautelar” de detener al  párroco de Rianxo, claro opositor). Gasset Artime obtuvo 72 votos de un censo de 159 electores. Inició así una carrera política, siempre sostenida por su representación gallega, que culminará en 1872, cuando es nombrado Ministro de Ultramar por Ruiz Zorrilla e intenta emprender una profunda reforma de la economía cubana. 
         Periodista antes que político, sin embargo, el mérito principal de Gasset no es el ministerio, sino la fundación y dirección, desde 1867, de
El Imparcial, el periódico nacional de mayor circulación e influencia durante la Regencia. El nuevo diario liberal aparece en el momento acertado, cociéndose lo que será la Revolución del 68, “La Gloriosa”. No es posible seguir ahora historia de El Imparcial o la gradual aproximación del liberal y antidinástico Gasset a la monarquía, que el lector curioso puede documentar sin gran dificultad. Lo que aquí nos interesa es anotar que entre sus primeros pasos en la carrera política y el momento de eclosión marcado por el nacimiento de El Imparcial y la revolución de 1868, Gasset regresa un tiempo a Galicia como Gobernador Civil de Pontevedra, en 1865. Tiene por entonces 33 años y dos hijas, Manuela y Dolores.
          Aunque político, Gasset era hombre honesto, discreto y trabajador. La labor que desarrolló desde el Gobierno Civil, en especial cuando se declaró una epidemia de cólera en la provincia,  fue bastante apreciada. Es en esta temporada de reencuentro con la tierra cuando se instala en Vigo, donde nace el tercer hijo del matrimonio, Eduardo Gasset Chinchilla. En 1866,  parece que en Madrid, nació Rafael. En los años siguientes, ya de vuelta en Madrid, nacieron María (1869), José (1870) y el último, Ramón (1873).  Poco más tarde, en 1876, su mujer, Rafaela Chinchilla, enfermó y murió. Dejaba seis hijos. Eduardo Gasset le sobrevivió ocho años. A su muerte, en mayo de 1884, dejaba una sólida empresa  periodística. Tenía cincuenta y dos años.  

En 1884, desaparecido el patriarca, los hermanos Gasset-Chinchilla tuvieron que reorganizar el reparto de poderes. Se entiende que entre los hombres. Eduardo, de 19 años, asumió la administración de la Sociedad. Rafael, de 18, la dirección del Periódico. José, María y Ramón eran menores y su responsabilidad debió recaer sobre la mayor, Manuela, de 28 años.  La segunda, Dolores, de 24 años, tenía ya dos hijos y esperaba otro más. Tendrá, en total, cuatro: el primero se llama Eduardo, en recuerdo del patriarca. El segundo se llama José, por su marido y por el padre de su marido; es nuestro filósofo. La tercera se llamará Rafaela, en recuerdo de su madre. El cuarto, Manuel, como su hermana Manuela.  Estaba casada desde 1881 con un escritor joven y prometedor,  cercano a su padre, que había entrado a trabajar en las páginas culturales de El Imparcial a principios de los ochenta. Se llama José Ortega Munilla, dirige la hoja literaria  Los Lunes de El Imparcial  y tiene 28 años.  

 En este punto de la historia reaparece la conexión gallega. Hasta  ahora la impresión es que el vínculo de los Gasset-Chinchilla con Galicia se reduce a unas cuantas visitas añorosas, media abuela y una  eficaz explotación de los recursos políticos propiciados por tan generosa tierra, escasa en burguesía y abundante en cazos y caciques. Pero hay algo más, porque los hermanos Gasset-Chinchilla empiezan a retomar Galicia, y en particular Vigo, como referencia familiar. Supongo que las relaciones de Eduardo Gasset Artime con su Pontevedra natal, su Padrón electoral y su Vigo adoptivo debían ser más intensas de lo que aparentan sus ocupaciones madrileñas. De hecho, los hermanos Gasset-Chinchilla se van reinstalando en la ciudad y se revinculan con sus primos gallegos, José y María Neira-Gasset, hijos de Gerardo Neira Flórez y Eugenia Gasset  Artime, hermana del patriarca.

Primero, Manuela Gasset Chinchilla, la mayor, se casa en 1886 con Álvaro López Mora,  a la sazón diputado por Padrón. Residen a menudo en la ciudad, donde abren “Villa Manuela”, la casa familiar entre la Carretera de Bayona (la actual López Mora) y Peniche.     
        
María, la penúltima, se casa hacia 1890 con su primo José Neyra Gasset. Su esposo muere tres años después, en una cacería, dejando dos hijas, Marita y Josefa. Residen con frecuencia en Vigo, donde mantienen abierta la casa de “El Bosque”, en el Regueiro (la finca de Rivas, del Cristo o de la Graña). 
         Eduardo, hacia 1895, deja la administración de
El Imparcial, retoma el escaño familiar de Padrón, se casa con su prima María Neira Gasset –heredando un buen montón de propiedades- y se instala en la Pobra do Caramiñal, en las Torres das Xunqueiras. En 1898 ocupa el escaño de Betanzos y traspasa a su cuñado, Ortega Munilla, el acta de diputado por Padrón.  
         José, el antepenúltimo, es, en apariencia, el único Gasset-Chinchilla que permanece ajeno a Galicia. Sustituye a Eduardo, hacia 1895, como administrador de El Imparcial y acostumbra a cazar por la sierra castellana.
         Rafael,  director de
El Imparcial,  tras representar en 1891 a Santiago de Cuba en el Congreso, ocupa en 1893 el escaño de A Estrada y, a partir de 1896, el de Noia, sin interrupción hasta que en las últimas elecciones de la Restauración, en 1923, se presenta como diputado por Vigo y resulta elgido. Político regeneracionista, imprescindible Ministro de Fomento, fue el impulsor de la política de embalses (el Plan Gasset) que le valió el mote de “Ministro hidráulico”. “Agua, caminos y escuelas” era su lema. Su principal pecado, apunta Barreiro Fernández, fue convertir El Imparcial en plataforma de su política, perdiendo la independencia  con la que el diario se había ganado el buen nombre. 
         Ramón Gasset, el menor, aunque nacido en Madrid, resulta el más “vigués” de los hermanos. Tal vez vivía con alguna de sus hermanas instaladas en Vigo, Manuela o María. Gerardo González documenta sus osadas hazañas ciclistas alrededor de la Alameda, en 1887 y 1889. Casó en 1894 con Amelia Cortés en Vilagarcía. Investigador curioso, físico e ingeniero, periodista intrépido, culto, afable  e idealista, tras ejercer de corresponsal en las guerras coloniales, se instaló en Vigo a finales del XIX. Sus actividades se orientaron más hacia la docencia, empezando como profesor en el Centro de Instrucción Mercantil de Vigo y acabando como Inspector General de Enseñanzas en Madrid. Herberto Blanco lo recuerda  de “estatura media, con barba espesa y rizosa, mirar ausente y enigmático, que daba a su rostro de nazareno singular dulzura, y , por último, un cierto tic de nerviosismo que obligábale a  parpadear de continuo”. Sin especiales ambiciones políticas, fue diputado por Arzúa en 1906, forzado por la dimisión de su hermano Eduardo, que pasó a ser Senador por Coruña.
        Por último encontramos a Dolores Gasset, la segunda hija, quien acude a Vigo en  agosto 1885 en compañía de su esposo, José Ortega Munilla y sus hijos Eduardo, José y Rafaela. Su cuarto y último hijo, Manuel, nace en Vigo en octubre de ese año y la familia permanece en la ciudad hasta diciembre. Este debió ser el primer verano vigués del futuro filósofo. A partir de ahí se impusieron los veranos en El Escorial o Málaga, aunque debieron  sucederse varias visitas a Galicia, más bien breves y ocasionales, hasta que a partir de 1899, con Ortega Munilla diputado por Padrón,  la familia acostumbra a pasar largos veraneos en la ciudad.  

 
       
Vigo es un terreno familiar para el joven licenciado José Ortega y Gasset, cuando en el verano de 1902 acude a la Biblioteca de Artes e Industrias, contempla la ría desde “Villa Manuela”, medita bajo el magnolio de la finca de “El Bosque”, tontea con sus primas Marita y Josefa, atiende a Maeztu o acude al Tamberlick a ver las representaciones de la Compañía  Guerrero-Mendoza. Las cosas se traman siempre antes de que uno nazca.

 

        

 

(Publicado en el suplemento cultural del diario Faro de Vigo (28-8-2002). 
El suplemento se dedicó por completo a Ortega con ocasión del centenario del primer artículo publicado por el filósofo español ("
Glosa"), y que vió la luz en este mismo periódico el 28 de Agosto de 1902.) 

 

© Noé Massó