TORRE DE BABEL EDICIONES

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano
 

Diccionario filosófico

Diccionario de Filosofía

Vocabulario de Psicología

Vocabulario de economía

Biografías y semblanzas

Biblioteca del Pensamiento

Historia de
la Filosofía

Portal de Filosofía, Psicología y Humanidades

Selección de artículos de
 la clásica Enciclopedia española

 Edición íntegra del famoso diccionario de Voltaire

Breve definición de los términos filosóficos

Explicación de los conceptos, tesis
y escuelas

Principales conceptos de
esa ciencia

Vidas de los filósofos y pensadores

Textos íntegros de obras clásicas
de Filosofía

La filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...


La Mitología contada a los niños e historia de los grandes hombres de Grecia  
 

MITOLOGÍA DE LA JUVENTUD
 

Introducción al estudio de la Mitología

De los dioses de la Grecia y de Roma

 

Anfión

Apolo

Aquiles

Arión

Arpías

Atlas

La Aurora

 

Baco

Bóreas

 

Caos y descendientes

Castor

Ceres

Cibeles

Cupido

 

Deucalión

Diana

Las Dríadas

 

Eneas

Eolo

Esculapio

La Esfinge

 

Fama

Los Faunos

Flora

La Fortuna

Las Furias o Euménides

 

Las Gorgonas

Las Gracias

 

Harpócrates

Hebe

Hércules

Las Hespérides

Higiía

Himeneo

 

Los Infiernos

 

Jano

Jason

Juno

Júpiter

 

Los dioses Lares

 

Marte

Mercurio

Midas

Minerva

Momo

Morfeo

Las Montañas, los Ríos

Las Musas

 

Las Náyades

Neptuno

Las Nereidas

 

El monte Olimpo y los juegos Olímpicos

Orfeo

 

Pan

Las Parcas

Los dioses Penates

Perseo

Pluto

Plutón

Pólux

Pomona

Príapo

Prometeo

Proteo

 

Los Sátiros

Saturno

Las Sirenas

El Sueño

 

Termino

Teseo

Los Tritones

Troya: reyes, guerra y destrucción de Troya

 

Ulises

 

Venus

Vertumno

Vesta la menor o pequeña

Vulcano

 

Zéfiro

 

Conclusión

 

 

Mitología de la Juventud

o Historia Fabulosa para la inteligencia de los poetas y autores antiguos


Índice
 

 

Cap. XV - Marte  ◄

 

    ►  Cap. XVII - Baco

Mitología de la juventud - Capítulo XVI - Mercurio

P. ¿Quién era Mercurio?

R. Mercurio era el mensajero de los dioses, y el patrón de los viajeros, de los pastores, de los oradores, de los mercaderes y aun de los ladrones. Estaba encargado de conducir a los infiernos las almas de los muertos, y de traerlas al mundo cuando volvían a habitar otros cuerpos; era el protector de los caminos reales, el inventor de los pesos y medidas, etc. Empleos tan diferentes habían hecho pensar que había habido muchos Mercurios, y que se han atribuido a uno sólo las funciones de lodos los otros (1).

P. ¿Cuál era su origen?

R. Era hijo de Júpiter y de la ninfa Maya, hija de Atlas; nació sobre el monte Cileno, en la Arcadia, y fue criado por las estaciones. Los griegos le daban el nombre de Hermes.

P. ¿Qué se dice de Mercurio?

R. Que el día de su nacimiento robó los ganados del rey Admeto, que guardaba Apolo; pero que habiendo sido visto por Bato, le dio una vaca para asegurarse de su discreción.

P. ¿Guardó el secreto Bato?

R. No: para experimentarle, Mercurio se le apareció bajo otra forma, y habiéndole ofrecido una recompensa mayor Bato le reveló todo; irritado el dios al ver esta duplicidad, le cambió en piedra de toque.

P. ¿No se cuentan de Mercurio algunos otros rasgos del mismo genero?

R. Sí: se dice, que por divertirse, y a pesar de toda su vigilancia robó las flechas a Apolo, el tridente a Neptuno, a Venus su cinturón, a Vulcano sus herramientas y a Marte su sable (2).

P. ¿Qué se dice además de él?

R. Que al son de su lira adormeció a Argos, que tenia cien ojos, mientras estaba guardando a la ninfa que Júpiter amaba, y encadenó al desgraciado Prometeo sobre el monte Cáucaso porque había robado el fuego del cielo.

P. ¿Cómo se procuró Mercurio su Caduceo?

R. Le fue dado por Apolo en cambio de su lira. Se cuenta que habiendo hallado un día dos serpientes que se peleaban, las separó dándolas golpes con su varita a la cual se enlazaron, y que por esta razón el caduceo ha sido considerado después como el símbolo de la paz y de la unión.

P. ¿Cómo se representaba a Mercurio?

R. Mercurio era representado por los antiguos bajo una grande variedad de formas; pero, lo más común, bajo la figura de un joven desnudo, apoyado sobre la punta de su pié; con el petasus o sombrero con alas en la cabeza; y a los pies el talarin o sandalias igualmente con alas; en una mano el caduceo y en la otra una bolsa. Se le ofrecían en sacrificio las lenguas de las victimas, como dios de la elocuencia, y gallos, símbolo de la vigilancia.

P. ¿Tuvo hijos Mercurio?

R. Sí: los antiguos creían que había tenido muchos hijos, entre otros a Dafnis, que robó al cielo; a Cupido, y a Hermafrodito, que tuvo de Venus; a Pan, de Penélope antes de su matrimonio con Ulises; a Etálides, de la ninfa Eupolemía, etc.

__________

(1) Buscando el sentido histórico encerrado en la alegoría de las diferentes atribuciones de Mercurio, se ve que era de la raza de Titán, hijo de Urano, y hermano de Saturno; que era un príncipe astuto, artificioso, y disimulado; que había hecho muchos viajes en Egipto para instruirse en las costumbres, usos, y ciencias de los egipcios; que después había reinado en Italia, en las Gaulas y en España, y había enseñado a los pueblos de estos países el culto que los dioses querían que los hombres les tributasen en la tierra, y que por esto le han representado como el interprete de los dioses. Contribuyó mucho, con su elocuencia y la suavidad de sus costumbres, a cultivar el espíritu de las naciones, que gobernó, las unió con los vínculos de la sociedad y del comercio; estableció leyes sabías para reprimir los vicios; y, por fin, inventó y perfeccionó muchas artes útiles.

(2) Esta fábula estaba fundada en que Mercurio eran gran navegante, intrépido en los combates, diestro en tirar el arco, y, sobre todo, muy elocuente.

 

Mitología de la juventud o historia fabulosa para la inteligencia de los poetas y autores antiguos - MERCURIO

Cap. XV - Marte  ◄

 

    ►  Cap. XVII - Baco

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición, maquetación y diseño web: Javier Echegoyen - Aviso legal y política de privacidad