TORRE DE BABEL EDICIONES
 

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Diccionario filosófico

Diccionario de Filosofía

Vocabulario de Psicología

Vocabulario de economía


Mitología de la juventud

 Portal de Filosofía, Psicología y Humanidades

Selección de artículos de
 la clásica Enciclopedia española

Edición íntegra   del famoso diccionario de Voltaire

Breve definición de los términos filosóficos

 Explicación de los conceptos, tesis
y escuelas

Principales conceptos de esa ciencia

Mitología de la juventud   o Historia fabulosa  para la inteligencia de  los poetas y autores antiguos

 

Diccionario de Mitología

(En Homero, La Iliada y la Odisea, Apéndice II - J. Pérez del Hoyo Editor. Madrid, 1970, pp. 523-550)


Índice

 

 

HÉRCULES

Era hijo de Júpiter y de Alcmena, esposa del rey Anfitrión de Tebas, uno de los sucesores de Perseo. Habiendo nacido gemelo de Ificlo, Anfitrión, para saber cuál de los dos era su hijo, puso en la cuna donde dormían dos serpientes. Ificlo, aterrado, quiso huir, pero Hércules, mostrando desde su nacimiento cuán digno era de tener a Júpiter por padre, las aplastó o estranguló. Juno, ante semejante hazaña y a ruegos de Minerva, consintió en amamantarle ella misma para hacerle inmortal. Hércules chupó tan fuerte que la leche siguió saliendo y al derramarse cuajó en el espacio, formando la vía láctea. Tuvo varios maestros. Radamanto le enseñó a manejar el arco; Cásctor a combatir completamente armado; el centauro Quirón, medicina y astronomía, y Lino, la música. Hércules alcanzó una talla extraordinaria y una fuerza física increíble. Comía mucho y era un gran bebedor. Un día que tenía mucha hambre mató un buey y se lo comió. Para beber utilizaba un enorme vaso que entre dos hombres apenas podían mover, pero que él manejaba con una sola mano. Habiendo Juno retardado su nacimiento para que su primo Euristeo reinase en Argos (pues Júpiter había jurado que el primero de sus descendientes que naciera sería el rey, por lo que Hera retrasó de intento el parto de Alcmena), éste fue su señor y le encargó los célebres doce trabajos para que se purificase por haber dado muerte a flechazos, enloquecido por Juno, a los tres hijos que había tenido con Megara, hija de Creón, rey de Tebas.

Estos doce trabajos fueron:

  1. Matar al león de Nemea, terrible fiera a la que desgarró con su propias manos y con cuya piel se hizo el traje y el escudo que usó en adelante.

  2. Combatir contra la hidra de Lerne, que vivía en una especie de cloaca espantosa y era un monstruo con siete cabezas según unos, nueve, según otros y cincuenta al creer a no pocos. Cuando se la cortaba una de estas cabezas la salían inmediatamente tantas cuantas le quedaban si no se la aplicaba en seguida fuego en la herida. Su veneno era tan poderoso que una flecha que se frotaba contra su piel causaba infaliblemente la muerte. Hércules la cortó de un tajo todas las cabezas.

  3. Dar muerte al jabalí de Herimanta, al que capturó vivo.

  4. Capturar a la cierva de pies de bronce y cuernos de oro del monte Ménalo.

  5. La extinción de los pájaros del lago Estínfalo, pájaros con alas, cabeza y pico de hierro y retorcidas y aceradas uñas. Los había adiestrado en el combate el propio Marte y lanzaban dardos de fuego contra quienes les atacaban. Eran tantos y tan grandes que cuando volaban sus alas oscurecían el sol; Hércules los mató a flechazos.

  6. Dar muerte al Minotauro.

  7. Robar las yeguas de Diomedes, caballos furiosos que vomitaban fuego y llamas a los que llevó, luego que hubieron devorado al propio Diomedes, al monte Olimpo, donde fueron, a su vez, devorados por las fieras.

  8. Triunfar sobre las Amazonas que vivían del pillaje.

  9. Limpiar los establos del rey Augias, que no habían sido tocados hacía treinta años y que contenían tres mil bueyes. El héroe lo realizó fácilmente desviando el río Alfeo, que los barrió con sus aguas.

  10. Vencer al gigante Gerión, el más fuerte de los hombres, que guardaba sus ganados con un perro de tres cabezas y un dragón de siete, que fueron, asimismo, muertos por el héroe.

  11. Robar a las Hespérides las manzanas de oro de su jardín.

  12. Y sacar del Infierno a Teseo, para lo cual tuvo que encadenar al Cancerbero.

También combatió y dio muerte a los Centauros, hijos de Ixión y de Nefele. El último de éstos, Neso, herido de muerte por una flecha de Hércules cuando se llevaba a Dejanira, para vengarse, engañó a ésta dándola una túnica envenenada con la sangre de la hidra de Lerne y asegurándola que cuando quisiera convencerse de la fidelidad de Hércules no tenía más que ponérsela. Celosa Dejanira en cierta ocasión, le hizo vestirla, y al sentirse el héroe morir y que el terrible veneno se infiltraba en sus venas, elevó una pira en el monte Etna, extendió sobre ella su piel de león, se acostó encima y, poniendo su maza bajo su cabeza, ordenó a Filocteto que la prendiese fuego. Pero apenas comenzó a arder, Júpiter lanzó un rayo que la consumió en un instante, purificando lo que de mortal tenía Hércules. Luego le llevó a los cielos colocándole en el rango de los semidioses.


Diccionario de Mitología - HÉRCULES

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición, maquetación y diseño web: Javier Echegoyen - Aviso legal y política de privacidad