TORRE DE BABEL EDICIONES

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Biblioteca del Pensamiento

Biografías y Semblanzas

Diccionario de Psicología

Diccionario de Filosofía

Diccionario Filosófico

Diccionario de Economía

Legislación educativa y cultural

 

 Historia de la filosofía

Historia de la Filosofía de Balmes

Vidas de los
filósofos griegos

Mitología de la juventud

La Mitología contada
a los niños e historia de los grandes hombres de Grecia

Historia de los templarios

La psicología contemporánea

Curso de Psicología

Constituciones y leyes fundamentales del Estado español

Constituciones y
leyes fundamentales de los Estados latinoamericanos

 

 

 

 

 

ÍNDICES Y SUMARIOS DE LAS OBRAS CLÁSICAS DEL PENSAMIENTO - Catálogo



 

JAIME BALMES

EL CRITERIO

El Criterio - Jaime Balmes - Índice

Introducción: Eduardo Ovejero y Maury

Editorial: Imprenta La Rafa. Madrid, 1929. XXII, 238 p.;23 cm

Colección:  Biblioteca de filósofos españoles

 

Introducción - Balmes

I- Su vida y sus obras

II - Su filosofía
 

EL CRITERIO
 

CAPÍTULO I - CONSIDERACIONES PRELIMINARES

§ I. En qué consiste el pensar bien. Qué es la verdad

§ II. Diferentes modos de conocer la verdad

§ III. Variedad de ingenios

§ IV. La perfección de las profesiones depende de la perfección con que se conocen los objetos de ellas

§ V. A todos interesa el pensar bien

§ VI. Cómo se debe enseñar a pensar bien

CAPÍTULO II - LA ATENCIÓN

§ I. Definición de la atención. Su necesidad

§ II. Ventajas da la atención e inconvenientes de su falta

§ III. Cómo debe ser la atención. Atolondrados y ensimismados

§ IV. Las interrupciones

CAPÍTULO III - ELECCIÓN DE CARRERA

§ I. Vago significado de la palabra “talento”

§ II. Instinto que nos indica la carrera que mejor se nos adapta

§ III. Experimento para discernir el talento peculiar de cada niño

CAPÍTULO IV - CUESTIONES DE POSIBILIDAD

§ I. Una clasificación de los actos de nuestro entendimiento y de las cuestiones que se le pueden ofrecer

§ II. Ideas de posibilidad e imposibilidad. Sus clasificaciones

§ III. En qué consiste la imposibilidad metafísica o absoluta

§ IV. La imposibilidad absoluta y la omnipotencia divina

§ V. La imposibilidad absoluta y los dogmas

§ VI. Idea de la imposibilidad física o natural

§ VII. Modo de juzgar de la imposibilidad natural

§ VIII. Se deshace una dificultad sobre los milagros de Jesucristo

§ IX. La imposibilidad moral u ordinaria

§ X. Imposibilidad de sentido común, impropiamente contenida en la imposibilidad moral

CAPÍTULO V - CUESTIONES DE EXISTENCIA. CONOCIMIENTO ADQUIRIDO POR EL TESTIMONIO INMEDIATO DE LOS SENTIDOS

§ I. Necesidad del testimonio de los sentidos, y los diferentes modos con que nos proporcionan el conocimiento de las cosas.

§ II. Errores en que incurrimos por ocasión de los sentidos. Su remedio. Ejemplos

§ III. Necesidad de emplear en algunos casos más de un sentido para la debida comparación

§ IV. Los sanos de cuerpo y enfermos de espíritu

§ V. Sensaciones reales, pero sin objeto externo. Explicación de este fenómeno

§ VI. Maniáticos y ensimismados

CAPÍTULO VI - CONOCIMIENTO DE LA EXISTENCIA DE LAS COSAS ADQUIRIDO MEDIATAMENTE POR LOS SENTIDOS

§ I. Transición de lo sentido a lo no sentido

§ II. Coexistencia y sucesión

§ III. Dos reglas sobre la coexistencia y la sucesión

§ IV. Observaciones sobre la relación de causalidad. Una regla de los dialécticos

§ V. Un ejemplo

§ VI. Reflexiones sobre el ejemplo anterior

§ VII. La razón de un acto que parece instintivo

CAPÍTULO VII - LA LÓGICA ACORDE CON LA CARIDAD

§ I. Sabiduría de la ley que prohíbe los juicios temerarios

§ II. Examen de la máxima “piensa mal y no errarás”

§ III. Algunas reglas para juzgar de la conducta de los hombres

CAPÍTULO VIII - DE LA AUTORIDAD HUMANA EN GENERAL

§ I. Dos condiciones necesarias para que sea valedero un testimonio

§ II. Examen y aplicaciones de la primera condición

§ III. Examen y aplicaciones de la segunda condición

§ IV. Una observación sobre el interés en engañar

§ V. Dificultades para alcanzar la verdad en mediando mucha distancia del lugar o tiempo

CAPÍTULO IX - LOS PERIÓDICOS

§ I. Una ilusión

§ II. Los periódicos no lo dicen todo sobre las personas

§ III. Los periódicos no lo dicen todo sobre las cosas

CAPÍTULO X - RELACIONES DE VIAJE

§ I. Dos partes muy diferentes en las relaciones de viajes.

§ II. Origen y formación de algunas relaciones de viajes

§ III. Modo de estudiar un país

CAPÍTULO XI - HISTORIA

§ I. Medio para ahorrar tiempo, ayudar la memoria y evitar errores en los estudios históricos

§ II. Distinción entre el fondo del hecho y sus circunstancias. Aplicaciones

§ III. Algunas reglas para el estudio de la Historia

CAPÍTULO XII - CONSIDERACIONES GENERALES SOBRE EL MODO DE CONOCER LA NATURALEZA, PROPIEDADES Y RELACIONES DE LOS SERES.

§ I. Una clasificación de las ciencias

§ II. Prudencia científica y observaciones para alcanzarla

§ III. Los sabios resucitados

CAPÍTULO XIII - LA BUENA PERCEPCIÓN

§ I. La idea

§ II. Regla para percibir bien

§ III. Escollo del análisis

§ IV. El tintorero y el filósofo

§ V. Objetos vistos por una sola cara

§ VI. Inconvenientes de una percepción demasiado rápida

CAPÍTULO XIV - EL JUICIO

§ I. Qué es el juicio. Manantiales de error

§ II. Axiomas falsos

§ III. Proposiciones demasiado generales

§ IV. Las definiciones inexactas

§ V. Palabras mal definidas. Examen de la palabra “igualdad”

§ VI. Suposiciones gratuitas. El despeñado

§ VII. Preocupación en favor de una doctrina

CAPÍTULO XV - EL RACIOCINIO

§ I. Lo que valen los principios y las reglas de la dialéctica

§ II. El silogismo. Observaciones sobre este instrumento dialéctico

§ III. El entimema

§ IV. Reflexiones sobre el término medio

§ V. Utilidad de las formas dialécticas

CAPÍTULO XVI - NO TODO LO HACE EL DISCURSO

§ I. La inspiración

§ II. La meditación

§ III. Invención y enseñanza

§ IV. La intuición

§ V. No está la dificultad en comprender, sino en atinar. El jugador de ajedrez. Sobieski. Las víboras de Aníbal.

§ VI. Regla para meditar

§ VII. Carácter de las inteligencias elevadas. Notable doctrina de Santo Tomás de Aquino.

§ VIII. Necesidad del trabajo

CAPÍTULO XVII - LA ENSEÑANZA

§ I. Dos objetos de la enseñanza. Diferentes clases de profesores

§ II. Genios ignorados de los demás y de sí mismos

§ III. Medios para descubrir los talentos ocultos y apreciarlos en su valor

§ IV. Necesidad de los estudios elementales

CAPÍTULO XVIII - LA INVENCIÓN

§ I. Lo que debe hacer quien carezca del talento de invención

§ II. La autoridad científica

§ III. Modificaciones que ha sufrido en nuestra época la autoridad científica

§ IV. El talento de invención. Carrera del genio

CAPÍTULO XIX - EL ENTENDIMIENTO, EL CORAZÓN Y LA IMAGINACIÓN

§ I. Discreción en el uso de las facultades del alma. La reina Dido. Alejandro.

§ II. Influencia del corazón sobre la cabeza. Causas y efectos

§ III. Eugenio. Sus transformaciones en veinticuatro horas

§ IV. Don Marcelino. Sus cambios políticos

§ V. Anselmo. Sus variaciones sobre la pena de muerte

§ VI. Algunas observaciones para precaverse del mal influjo del corazón

§ VII. El amigo convertido en monstruo

§ VIII. Cavilosas variaciones de los juicios políticos

§ IX. Peligros de la mucha sensibilidad. Los grandes talentos. Los poetas

§ X. El poeta y el monasterio

§ XI. Necesidad de tener ideas fijas

§ XII. Deberes de la oratoria, de la poesía y de las bellas artes

§ XIII. Ilusión causada por los pensamientos revestidos de imágenes

CAPÍTULO XX - FILOSOFÍA DE LA HISTORIA

§ I. En qué consiste la filosofía de la historia. Dificultad de adquirirla

§ II. Se indica un medio para adelantar en la filosofía de la historia

§ III. Aplicación a la historia del espíritu humano

§ IV. Ejemplo sacado de las fisonomías, que aclara lo dicho sobre el modo de adelantar en la filosofía de la historia

CAPÍTULO XXI - LA RELIGIÓN

§ I. Insensato discurrir de los indiferentes en materias de religión

§ II. El indiferente y el género humano

§ III. Tránsito del indiferentismo al examen. Existencia de Dios

§ IV. No es posible que todas las religiones sean verdaderas

§ V. Es imposible que todas las religiones sean igualmente agradables a Dios

§ VI. Es imposible que todas las religiones sean una invención humana

§ VII. La revelación es posible

§ VIII. Solución de una dificultad contra la revelación

§ IX. Consecuencias de los párrafos anteriores

§ X. Existencia de la revelación

§ XI. Pruebas históricas de la existencia de la revelación

§ XII. Los protestantes y la Iglesia católica

§ XIII. Errado método de algunos impugnadores de la religión

§ XIV. La mas alta filosofía acorde con la fe

§ XV. Quien abandona la religión católica no sabe dónde refugiarse

Capitulo XXII - EL ENTENDIMIENTO PRÁCTICO

§ I. Una clasificación de acciones

§ II. Dificultad de proponerse el debido fin

§ III. Examen del proverbio: cada cual es hijo de sus obras

§ IV. El aborrecido

§ V. El arruinado

§ VI. El instruido quebrado y el ignorante rico

§ VII. Observaciones. La cavilación y el buen sentido

§ VIII. Delicadeza de ciertos fenómenos intelectuales en sus relaciones con la práctica

§ IX. Los despropósitos

§ X. Entendimientos torcidos

§ XI. Inhabilidad de dichos hombres para los negocios

§ XII. Este defecto intelectual suele nacer de una causa moral

§ XIII. La humildad cristiana en sus relaciones con los negocios mundanos

§ XIV. Daños acarreados por la vanidad y la soberbia

§ XV. El orgullo

§ XVI. La vanidad

§ XVII. La influencia del orgullo es peor para los negocios que la de la vanidad

§ XVIII. Cotejo entre el orgullo y la vanidad

§ XIX. Cuán general es dicha pasión

§ XX. Necesidad de una lucha continua

§ XXI. No es sólo la soberbia lo que nos induce a error al proponernos un fin

§ XXII. Desarrollo de fuerzas latentes

§ XXIII. Al proponernos un fin debemos guardarnos de la presunción y de la excesiva desconfianza

§ XXIV. La pereza

§ XXV. Una ventaja de la pereza sobre las demás pasiones

§ XXVI. Origen de la pereza

§ XXVII. Pereza del espíritu

§ XXVIII. Razones que confirman lo dicho sobre el origen de la pereza

§ XXIX. La inconstancia: su naturaleza y origen

§ XXX. Pruebas y aplicaciones

§ XXXI. El justo medio entre dichos extremos

§ XXXII. La moral es la mejor guía del entendimiento práctico

§ XXXIII. La armonía del universo defendida con el castigo

§ XXXIV. Observaciones sobre las ventajas y desventajas de la virtud en los negocios

§ XXXV. Defensa de la virtud contra una inculpación injusta

§ XXXVI. Defensa de la sabiduría contra una inculpación infundada

§ XXXVII. Las pasiones son buenos instrumentos, pero malos consejeros

§ XXXVIII. La hipocresía de las pasiones

§ XXXIX. Ejemplo: la venganza bajo dos formas

§ XL. Precauciones

§ XLI. Hipocresía del hombre consigo mismo

§ XLII. El conocimiento de sí mismo

§ XLIII. El hombre huye de sí mismo

§ XLIV. Buenos resultados de reflexionar sobre las pasiones

§ XLV. Sabiduría de la religión cristiana en la dirección de la conducta

§ XLVI. Los sentimientos morales auxilian la virtud

§ XLVII. Una regla para los juicios prácticos

§ XLVIII. Otra regla

§ XLIX. El hombre riéndose de sí mismo

§ L. Perpetua niñez del hombre

§ LI. Mudanza de D. Nicasio en breves horas

§ LII. Los sentimientos, por sí solos, son mala regla de conducta

§ LIII. No impresiones sensibles, sino moral y razón

§ LIV. Un sentimiento bueno, la exageración lo hace malo

§ LV. La ciencia es muy útil a la práctica

§ LVI. Inconvenientes de la universalidad

§ LVII. Fuerza de la voluntad

§ LVIII. Firmeza de voluntad

§ LIX. Firmeza, energía, ímpetu

§ LX. Conclusión y resumen

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Isabel Blanco y Javier Echegoyen - Aviso legal y política de privacidad