TORRE DE BABEL EDICIONES 

Materiales útiles para la filosofía y la psicología
HISTORIA DE LA FILOSOFÍA

La filosofía de los principales pensadores, resúmenes, textos, enlaces, ejercicios...
DICCIONARIO DE FILOSOFÍA

Definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes
RESUMEN DEL PENSAMIENTO DE LOS FILÓSOFOS
 
Breve exposición de las corrientes y filósofos imprescindibles
FILOSOFÍA EJERCICIOS 

Comprueba tus conocimientos de la Historia de la Filosofía
PRUEBA DE ACCESO A LA UNIVERSIDAD (PAU-Madrid)

Exámenes de filosofía y criterios de calificación
BUSCADOR 

Encuentra las explicaciones de los conceptos filosóficos fundamentales

HISTORIA DE LA FILOSOFÍA

Influencias y repercusiones de los filósofos más importantes para la preparación del examen de Filosofía de la PAU (Prueba de Acceso a la Universidad) de la Comunidad de Madrid 

Platón  -  Santo Tomás  -  Kant  -  Nietzsche  -  Ortega y Gasset


 


KANT
(1724-1804)

Influencias y repercusiones de su pensamiento

 

Exposición en esquema

 

Exposición desarrollada

 

Exposición en esquema

 

 

Influencias

I. INFLUENCIAS LEJANAS

1. Platón:

  • Las “Ideas” de Platón guardan cierta semejanza con las llamadas por Kant “ideas puras” de la razón (alma, mundo, Dios).

  • Uno de los argumentos utilizados por Platón para demostrar la inmortalidad del alma se parece a la defensa kantiana de la inmortalidad del alma (segundo “postulado de la razón práctica”).

2. El pensamiento estoico: por su estricto sentido del deber, lejano a una concepción hedonista y tan del gusto del rigorismo kantiano.

II. DE LA FILOSOFÍA MODERNA

1. Del Racionalismo:

  • En su juventud Kant aceptó las tesis racionalistas más importantes del racionalista Wolff.

  • En su madurez se aleja del racionalismo pero coincide con esta corriente en las tesis siguientes:

    • Posibilidad de un conocimiento estricto (los juicios sintéticos a priori), un conocimiento extensivo, pero también universal y necesario, aunque referido únicamente a los meros fenómenos;

    • no todos los elementos que intervienen en el conocimiento tienen su origen en la experiencia empírica, pues hay elementos a priori (para los racionalistas las ideas innatas”, para Kant las estructuras aprióricas, referidas a la forma que debe tener todo objeto para que se pueda conocer).

2. Del Empirismo:

  • Hume le llevó a rechazar las pretensiones de la “filosofía dogmática” del racionalismo (le “despertó del sueño dogmático”).

  • La experiencia no permite extraer universalidad ni necesidad, (así, de la experiencia sólo podemos obtener enunciados particulares y contingentes, juicios que Kant llamará sintéticos a posteriori).

  • El conocimiento se puede referir sólo a lo que se da a los sentidos, siendo lo que esté más allá de los sentidos incognoscible, tesis que llevará a la afirmación de que no es posible la metafísica como ciencia, (aunque Kant afirma que el mundo moral abre la puerta a la relación del hombre con lo metafísico).

3. De la Ilustración

  • Generales:

    • Kant, con su obra Respuesta a la pregunta: ¿Qué es la Ilustración?, se convirtió en el más importante representante de esta corriente en Alemania;

    • la idea ilustrada de la importancia de la razón, tanto como guía para el conocimiento de la realidad como para la práctica moral;

    • en el optimismo que lleva a considerar que esta facultad es el instrumento adecuado para emancipar al hombre de los errores de la tradición.

  • Newton:

    • su teoría física le llevó a Kant a considerar que existe el conocimiento sintético a priori y a intentar comprender cómo es posible este exelente conocimiento respecto del mundo físico;

    • su visión mecanicista del mundo natural fomentó en Kant la creencia en la existencia de leyes deterministas respecto del mundo natural y la consideración de que el hombre, en tanto que pertenece a este mundo, no es libre (en la medida en que es un mero fenómeno).

  • Rousseau: le mostró la existencia de un orden distinto al físico, el valor de la moral y del mundo del espíritu y la libertad necesaria en el hombre para poder participar de este mundo moral.
     

Repercusiones

I. SIGLO XIX

1. El idealismo alemán: (Fichte, Schelling y Hegel). Siguen a Kant en algunas de sus tesis principales, radicalizando sus planteamientos:

  • potencian el papel activo del sujeto: para Kant el sujeto es activo pues influye en lo conocido a partir de sus estructuras aprióricas, pero mantuvo, además, que en el sujeto había también una dimensión de pasividad, que cifró en el hecho de que el sujeto elabora el fenómeno con el material bruto de la sensación; para los idealistas absolutamente todos los aspectos de la realidad conocida son una consecuencia de la actividad del sujeto cognoscente,

  • lo que les llevará a mantener que la Razón (que Hegel identificará con lo Infinito o Dios) carece de límites (todo lo real es racional),

  • y a negar la noción de noúmeno o cosa en sí: no existe nada que esté más allá de la realidad conocida, no hay distinción entre la realidad pensada y la realidad en sí misma.

2. Marx:

  • Tomó conceptos importantes de Hegel (alienación, dialéctica,...), interpretándolos en sentido materialista.

  • La visión kantiana de la libertad y, más aún, el imperativo categórico en la fórmula general que describe al hombre como un fin final, y que prohíbe tratarlo como mera cosa, inspiró las críticas del joven Marx a la alienación y explotación económica como una forma de cosificación del hombre.

3. Schopenhauer, principalmente su distinción mundo fenoménico/cosa en sí, que este último autor identificará con la irracional “voluntad de vivir”, e indirectamente también en Nietzsche.

4. La filosofía de Kant conoció aún una cierta renovación en Alemania, a partir de 1860, en el llamado neokantismo, con Cohen y Natorp, autores que influyeron en la primera etapa de Ortega y Gasset.

II. SIGLO XX

  • Afinidad entre Kant y Wittgenstein, filósofo interesado también por la investigación de los límites del conocimiento, aunque en éste último autor centrada en la comprensión de los límites del lenguaje.

  • El movimiento neopositivista, y en la línea del empirismo de Hume y el escepticismo metafísico de Kant, creyó imposible el conocimiento metafísico y declaró que únicamente cabe el conocimiento, la ciencia, de lo que se ofrece a la percepción; pero cuidado: Kant no niega lo metafísico (la libertad, el alma y Dios), sólo su acceso intelectual, y reivindica la vía moral, la razón práctica, como la experiencia que le permite al hombre vincularse con lo metafísico, algo rechazado por esta corriente.

 

Exposición DESARROLLADA

Influencias

        La filosofía kantiana es la culminación del pensamiento moderno pues en ella se cruzan de un modo profundo y original las tres principales corrientes de esta época: el Racionalismo, el Empirismo y la Ilustración. En su juventud Kant aceptó las tesis racionalistas más importantes de Wolff (seguidor a su vez de la tradición cartesiano-leibniziana), hasta que, según nos cuenta el mismo Kant, la lectura de Hume le “despertó del sueño dogmático”. Sin embargo, y a pesar de sus críticas a este movimiento, no es difícil destacar algunas ideas principales de la “filosofía crítica” del Kant maduro  afines al racionalismo; este es el caso de su creencia en la posibilidad de un conocimiento estricto (los juicios sintéticos a priori), un conocimiento extensivo, pero también universal y necesario, aunque en la filosofía de nuestro autor referido únicamente a los meros fenómenos; o la tesis de que no todos los elementos que intervienen en el conocimiento tienen su origen en la experiencia empírica, pues hay elementos a priori, que los racionalistas llamaron “ideas innatas”, y que fueron entendidos por Kant no como contenidos de conocimiento sino como estructuras aprióricas, y no referidos a objetos sino a la forma que todo objeto ha de tener para que la podamos experimentar, a la estructura del mundo.
         Por su parte, el empirismo dejó también una clara huella en Kant, y no únicamente porque Hume le llevó a rechazar las pretensiones de la “filosofía dogmática” del racionalismo. Por ejemplo, es claradamente afín al empirismo su afirmación de que la experiencia no permite extraer universalidad ni necesidad, (así, de la experiencia sólo podemos obtener enunciados particulares y contingentes, juicios que Kant llamará sintéticos a posteriori); o su tesis de que el conocimiento se puede referir sólo a lo que se da a los sentidos, siendo lo que esté más allá de los sentidos  incognoscible y de imposible tratamiento científico; la consecuencia de esta tesis será la afirmación de que  no es posible la metafísica como ciencia, como conocimiento estricto (aunque Kant afirma que el mundo moral abre la puerta a la relación del hombre con lo metafísico).
         Respecto del tercer gran movimiento intelectual de la época, la Ilustración, Kant, con su obra Respuesta a la pregunta: ¿Qué es la Ilustración?, se convirtió en el más importante representante de esta corriente en Alemania. Su huella está presente en aspectos muy diversos de su filosofía, empezando, por ejemplo, en la idea ilustrada de la importancia de la razón, tanto como guía para el conocimiento de la realidad como para la práctica moral, o en el optimismo que lleva a considerar  que esta facultad es el instrumento adecuado para emancipar al hombre de los errores de la tradición. Pero debemos citar también a dos ilustrados que definitivamente influyeron en nuestro autor: Newton, pues su teoría física le llevó a Kant a considerar que existe el conocimiento sintético a priori e intentar comprender cómo es posible este conocimiento tan excelente respecto del mundo físico, o su visión mecanicista del mundo natural que fomentó en Kant la creencia en la existencia de leyes deterministas respecto del mundo natural y, por lo tanto, la consideración de que el hombre, en tanto que pertenece a este mundo, no es libre (en la medida en que es un mero fenómeno). Y Rousseau, pensador que le mostró la existencia de un orden distinto al físico, el valor de la moral y del mundo del espíritu y la libertad necesaria en el hombre para poder participar de este mundo moral. Las dos obras principales de Kant (Crítica de la razón pura y Crítica de la razón práctica) se pueden entender como expresión de su preocupación por mostrar cómo el hombre pertenece a dos mundos, el de la Naturaleza (determinista) y el del Espíritu (ámbito de la libertad), y cómo ésta doble pertenencia es posible.
         En cuanto a las influencias de los pensadores más lejanos, cabría señalar a Platón y sus “Ideas”, que en un sentido algo modificado están presentes también en las llamadas por Kant “ideas puras” de la razón (alma, mundo, Dios), y el concepto de Sumo o Supremo Bien  y su relación con los postulados de la razón práctica, entre los que se encuentra la inmortalidad del alma, que guarda cierto parecido con uno de los argumentos utilizados por Platón para demostrar la inmortalidad del alma. O, finalmente, el pensamiento estoico y su estricto sentido del deber, tan lejano a una concepción hedonista y tan del gusto del rigorismo kantiano.  

Repercusiones

        Sin duda, la repercusión directa más clara de la filosofía kantiana la encontramos en el llamado “idealismo alemán” (Fichte, Schelling y Hegel), movimiento filosófico de la primera mitad del siglo XIX y que tiene su origen en nuestro autor.Estos filósofos siguen a Kant en algunas de sus tesis principales, radicalizando sus planteamientos; por ejemplo potencian el papel activo del sujeto: para Kant el sujeto es activo en el sentido de que influye en lo conocido a partir de sus estructuras aprióricas y de los procesos que en ellas descansan, pero creyó también que en el sujeto había una dimensión de pasividad, pasividad que se muestra en el hecho de que el sujeto elabora el fenómeno a partir del material bruto de la sensación; los idealistas consideran que es preciso rechazar esa dimensión de pasividad y concluyen que absolutamente todos los aspectos de la realidad conocida son una consecuencia de la actividad del sujeto cognoscente, lo que les llevará a mantener que la Razón (que no se identifica con ninguna razón finita particular sino, como afirmó Hegel, con lo Infinito o Dios) carece de límites y a negar la noción de noúmeno o cosa en sí : no existe nada que esté más allá de la realidad conocida, no hay distinción entre la realidad pensada y la realidad en sí misma.
       
Marx
 también es en cierto modo heredero de la filosofía kantiana, primero porque tomó algunos elementos importantes del idealismo alemán, en particular de Hegel (los conceptos de alienación, dialéctica,...), pero interpretándolos en un sentido materialista, y, segundo, porque la visión kantiana de la libertad y, más aún, el imperativo categórico en la fórmula general que describe al  hombre como un fin final, y que prohíbe tratarlo como mera cosa, inspiró las críticas del joven Marx a la alienación y explotación económica como una forma de cosificación del hombre.
        Tampoco podemos olvidar la clara presencia de la filosofía kantiana en Schopenhauer, principalmente su distinción mundo fenoménico/cosa en sí, que este último autor identificará con la irracional “voluntad de vivir”, e indirectamente también en Nietzsche.
         Oponiéndose al idealismo que se inició en Europa con Kant, aparecieron en la segunda mitad del siglo XIX y primeras décadas del XX escuelas filosóficas tan importantes como el positivismo, el marxismo, el vitalismo y el existencialismo; pero la filosofía de Kant conoció aún una cierta renovación en Alemania, a partir de 1860, en el llamado neokantismo, con Cohen y Natorp, autores que influyeron en la primera etapa de Ortega y Gasset.
         Ya en el siglo XX, hay una cierta afinidad entre Kant y Wittgenstein, pues este filósofo  también está interesado por la investigación de los límites del conocimiento, aunque en éste último autor centrada en la comprensión de los límites del lenguaje. Finalmente, el movimiento neopositivista, y en la línea del empirismo de Hume y el escepticismo metafísico de Kant, creyó imposible el conocimiento metafísico y declaró que únicamente cabe el conocimiento, la ciencia, de lo que se ofrece a la percepción; sin embargo, no debemos olvidar que, en realidad, Kant no niega lo metafísico (la libertad, el alma y Dios), sólo su acceso intelectual, y que reivindica la vía moral, la razón práctica, como la experiencia que le permite al hombre vincularse con lo metafísico, algo rechazado por esta importantísima corriente del siglo XX.
 

© Javier Echegoyen Olleta