Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano - Diccionario filosófico de Voltaire - Biblioteca
Diccionario de Filosofía
- Historia de la filosofía de Balmes - Biografías - Resúmenes - Ejercicios

Torre de Babel Ediciones Psicología Vocabulario

FILOSOFÍA GRIEGA

FILOSOFÍA MEDIEVAL Y MODERNA

FILOSOFÍA CONTEMPORÁNEA

Origen de la filosofía-Presocráticos-Sofistas y Sócrates -
Platón
- Aristóteles - Filosofía helenística
Santo Tomás - Descartes - Hume - Kant Marx - Nietzsche - Ortega y Gasset - Wittgenstein - Sartre


SANTO TOMÁS

Ejercicios

Textos

RESUMEN de su pensamiento

INFLUENCIAS Y REPERCUSIONES

Conceptos fundamentales explicados

Actos (o acciones) humanos y del hombre
Agustinismo
Alma
Alma intelectiva, sensitiva y vegetativa
Analogía
Apetito
Argumento ontológico
Aristotelismo
Artículo de fe
Atributos divinos
Averroísmo
Cinco Vías
Constitutivo formal
Contingencia
Entendimiento
Escolástica
Esencia
Facultades
Fe
Filosofía cristiana
Ley
Ley eterna
Ley divina positiva
Ley natural
Ley positiva
Obras de Santo Tomás
Proposiciones evidentes en sí mismas y evidentes para nosotros, y evidentes en sí mismas y no para nosotros
Pruebas a posteriori para la demostración de la existencia de Dios
Teología
Teoría de la doble verdad
Tomismo
Vía por el movimiento (Primera Vía)
Vía por las causas eficientes (Segunda Vía)
Vía por la contingencia (Tercera Vía)
Vía por los diferentes grados de perfección (Cuarta Vía)
Vía por el orden en el mundo (Quinta Vía)
Virtud
Virtudes intelectuales
Virtudes morales

 

TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía y Psicología en Internet

HISTORIA DE LA FILOSOFÍA

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

DICCIONARIO DE FILOSOFÍA

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes en la Historia de la Filosofía Occidental

VOCABULARIO DE PSICOLOGÍA

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología


 

 

 

 

 

Esencia

      O Quiddidad. El conjunto de rasgos por los que una cosa es lo que es.

         Indicamos la esencia de una cosa cuando nos referimos a los rasgos que la distinguen y la separan de otras cosas, como cuando decimos que la esencia del hombre es “animal racional”. La esencia se contrapone al accidente, en el sentido de que los accidentes son las características que una cosa tiene pero que podría no tener sin dejar de ser lo que es. La escolástica distingue también la esencia de la existencia: dado que podemos saber perfectamente la esencia de algo sin saber aún si ese algo existe parece razonable concluir que se trata de principios distintos. Santo Tomás consideró que en el caso de los seres finitos la esencia se distingue realmente de su existencia y encontró en esta circunstancia la raíz de su contingencia y finitud; sin embargo Dios no recibe la existencia de otro ser sino de sí mismo, por lo que su existencia es necesaria y en Él  no hay distinción alguna entre esencia y existencia.


Santo Tomás - Esquema de su pensamiento - Resumen de la filosofía tomista para la preparación de la PAU (prueba de acceso a la universidad)

 

 

 

TEXTOS DE SANTO TOMÁS

En el primer texto, Santo Tomás explica la noción de esencia relacionándola con la definición de una cosa, con su forma y con su naturaleza. En el segundo texto, muestra Santo Tomás los tres tipos de esencias, la de Dios (el Ser Infinito) cuya esencia se identifica con su existencia, la de las sustancias intelectuales creadas (los ángeles) y las de los seres compuestos de materia y forma (en donde se incluye al hombre), también finitos.

      
      Ahora bien, aquello que constituye a una cosa en su propio género o especie, es lo que se significa por la definición, que enuncia lo que la cosa es; de ahí que los filósofos han cambiado el nombre de esencia por el de quididad; y eso es lo que el Filósofo llama con frecuencia lo que algo es (quod quid erat esse), esto es, aquello por lo que una cosa tiene el ser algo. También se llama forma, por cuanto forma significa la certeza (o quididad) de una cosa, como dice Avicena en el libro II de su Met. Esa misma realidad se designa también con el nombre de naturaleza, tomada ésta en el primero de los cuatro sentidos que señala Boecio en el libro De duabus naturis, es decir, en cuanto que naturaleza se llama todo aquello que de alguna manera puede ser concebido por el entendimiento: una cosa no es, en efecto, inteligible más que por su definición y su esencia. Y así, dice también el Filósofo, en el libro V Met., que toda sustancia es naturaleza. Sin embargo, el nombre de naturaleza tomada en este sentido parece significar la esencia de la cosa en cuanto que dice relación a la propia operación, ya que ningún ser está privado de ella. En cambio, el nombre dee quididad se deriva del hecho de que se significa por la definición; mientras que se llama esencia en cuanto que por ella y en ella el ente tiene el ser (ens habet esse).

Santo Tomás, Sobre el ser y la esencia, Capítulo I

      Por lo dicho se ve claro cómo se halla la esencia en las diversas clases de seres. Tres maneras presenta la esencia de hallarse realizada en las sustancias. Existe un ser, Dios, cuya esencia es su ser (esse) mismo; por lo cual, hay algunos filósofos que dicen que Dios no tiene quididad o esencia, porque su esencia no se distingue de su ser (esse). Y de eso se sigue que no pertenece a ningún género, ya que todo lo que pertenece a un género, tiene necesariamente la quididad distinta de su ser, pues la quididad o la naturaleza del género o de la especie no se distingue en cuanto a la naturaleza en aquellos de los cuales es género o especie, sino que lo que es diverso en los diversos sujetos, es el ser (esse).(...)

      Asimismo, no por ser sólo ser, le han de faltar las demás perfecciones o excelencias; muy al contrario, posee todas las perfecciones que hay en todos los géneros,  por lo cual se le llama absolutamente perfecto, como atestiguan el Filósofo y el Comentador en el libro 5 Met., aunque las posee de una manera más excelente que los demás seres, ya que en Él son una sola entidad, y en los demás son diversas. La razón de ello es que todas esas perfecciones le competen en razón de su ser simple. Es como si alguien por una sola cualidad pudiese ejercer las operaciones de todas las cualidades: en esa única cualidad poseería todas las cualidades; pues de la misma menera tiene Dios en su mismo ser todas las perfecciones.

      La segunda manera de hallarse la esencia es la que se da en las sustancias intelectuales creadas, en las cuales el ser (esse) es distinto de su esencia, aunque la esencia existe sin materia. Su ser, por tanto, no está separado, sino que es recibido y, por lo mismo, limitado y restringido a la capacidad de la naturaleza que lo recibe; en cambio, su naturaleza o quididad es absoluta (o separada), no residiendo en alguna materia. (...)

      Por fin, hay un tercer modo de hallarse la esencia, y es el que se da en las sustancias compuestas de materia y forma, en las cuales no sólo el ser es recibido y finito, porque también tienen el ser causado por otro, sino que, además, su naturaleza o quididad es recibida en la materia designada. Por eso son finitas en ambas persepectivas, hacia arriba y hacia abajo; y además, a causa de la división de la materia signada son posibles muchos individuos en una sola especie.

Santo Tomás, Sobre el ser y la esencia, Capítulo V

 

 

Edición en papel:
Historia de la Filosofía. Volumen 2: Filosofía Medieval y Moderna.
Javier Echegoyen Olleta. Editorial Edinumen.