Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano - Diccionario filosófico de Voltaire - Biblioteca
Diccionario de Filosofía
- Historia de la filosofía de Balmes - Biografías - Resúmenes - Ejercicios

Torre de Babel Ediciones Psicología Vocabulario

FILOSOFÍA GRIEGA

FILOSOFÍA MEDIEVAL Y MODERNA

FILOSOFÍA CONTEMPORÁNEA

Origen de la filosofía-Presocráticos-Sofistas y Sócrates -
Platón
- Aristóteles - Filosofía helenística
Santo Tomás - Descartes - Hume - Kant Marx - Nietzsche - Ortega y Gasset - Wittgenstein - Sartre


Descartes

Ejercicios

Conceptos fundamentales explicados
 

Árbol del conocimiento
Demostración de la existencia de Dios  basada en la idea de un ser perfecto
Demostración de la existencia de Dios basada en la imperfección y dependencia de mi ser
Demostración de la existencia de Dios. Argumento ontológico
Atributo
Carácter matemático del racionalismo
Carácter unitario de la razón
Claridad
Cogito
Criterio de verdad (o de evidencia)
Cualidades primarias y secundarias
Deducción
Distinción
Dualismo antropológico
Dualismo ontológico
Duda metódica (o hiperbólica)
Errores al razonar
Espíritus animales
Filosofía moderna
Glándula pineal
Hipótesis del Genio Maligno
Hipótesis del sueño
Ideas (innatas, facticias  y adventicias)
Intuición
Luz natural
Mecanicismo
Mente
Modos
Naturalezas simples
Obras de Descartes
Pensamiento
Pruebas para la demostración de la existencia de Dios
Racionalismo
Realidad objetiva y realidad formal
Reglas del método: (evidencia, análisis, síntesis y enumeración)
Res cogitans
Res extensa
Solipsismo
Substancia
Substancia infinita
Testimonio falaz de los sentidos

 

TORRE DE BABEL EDICIONES
Portal de Filosofía y Psicología en Internet

HISTORIA DE LA FILOSOFÍA

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

DICCIONARIO DE FILOSOFÍA

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes en la Historia de la Filosofía Occidental

VOCABULARIO DE PSICOLOGÍA

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

 




René Descartes
(1596-1650)

 

 

 

Errores Al Razonar

Errores en los que se fija Descartes para poner en cuestión las verdades a las que se llega mediante el ejercicio de la razón.

      Tras observar que hasta en sueños “dos más tres son cinco” Descartes avanza en el desarrollo de la duda metódica mostrando que el ejercicio de la razón, incluso en matemáticas, puede ser dudoso. El primer momento en las dudas respecto de la razón consiste precisamente en recordarnos que en muchas ocasiones nos equivocamos al razonar (por ejemplo cuando salimos de un examen de matemáticas absolutamente convencidos de que hemos resuelto bien un problema pero un compañero nos muestra que no es así, que nos hemos equivocado al emplear una fórmula incorrecta). Con este recurso Descartes pone en cuestión los conocimientos a los que se llega mediante cadenas argumentativas, pone en cuestión lo que podríamos llamar razón deductiva. Se podría alegar que podemos cometer un error respecto de proposiciones que exigen muchos pasos para su comprobación, por lo que dichas proposiciones no son absolutamente evidentes, pero que respecto de proposiciones sencillas, de proposiciones que se ven inmediatamente que son verdaderas sin necesidad de argumentación alguna, eso no es así. Y esto es precisamente lo que parece reconocer Descartes. El recurso de “los errores al razonar” cuestiona el ejercicio de la razón deductiva, pero no la totalidad de la experiencia racional, de ahí que Descartes continúe la duda metódica con la hipótesis del genio maligno.     

 

"Tiempo ha que había advertido que, en lo tocante a las costumbres, es a veces necesario seguir opiniones que sabemos muy inciertas, como si fueran indudables, y esto se ha dicho ya en la parte anterior; pero, deseando yo en esta ocasión ocuparme tan sólo de indagar la verdad, pensé que debía hacer lo contrario y rechazar como absolutamente falso todo aquello en que pudiera imaginar la menor duda, con el fin de ver si, después de hecho esto, no quedaría en mi creencia algo que fuera enteramente indudable. Así, puesto que los sentidos nos engañan, a las veces, quise suponer que no hay cosa alguna que sea tal y como ellos nos la presentan en la imaginación; y puesto que hay hombres que yerran al razonar, aun acerca de los más simples asuntos de geometría, y cometen paralogismos, juzgué que yo estaba tan expuesto al error como otro cualquiera, y rechacé como falsas todas las razones que anteriormente había tenido por demostrativas; y, en fin, considerando que todos los pensamientos que nos vienen estando despiertos pueden también ocurrírsenos durante el sueño, sin que ninguno entonces sea verdadero, resolví fingir que todas las cosas, que hasta entonces habían entrado en mi espíritu, no eran más verdaderas que las ilusiones de mis sueños. Pero advertí luego que, queriendo yo pensar, de esa suerte, que todo es falso, era necesario que yo, que lo pensaba, fuese alguna cosa; y observando que esta verdad: «yo pienso, luego soy», era tan firme y segura que las más extravagantes suposiciones de los escépticos no son capaces de conmoverla, juzgué que podía recibirla sin escrúpulo, como el primer principio de la filosofía que andaba buscando."

Descartes, Discurso del método, cuarta parte, traducción de Manuel García Morente

   

 

Edición en papel:
Historia de la Filosofía. Volumen 2: Filosofía Medieval y Moderna.
Javier Echegoyen Olleta. Editorial Edinumen.