Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano - Diccionario filosófico de Voltaire - Biblioteca
Diccionario de Filosofía
- Historia de la filosofía de Balmes - Biografías - Resúmenes - Ejercicios

Torre de Babel Ediciones Psicología Vocabulario

FILOSOFÍA GRIEGA

FILOSOFÍA MEDIEVAL Y MODERNA

FILOSOFÍA CONTEMPORÁNEA

Origen de la filosofía-Presocráticos-Sofistas y Sócrates -
Platón
- Aristóteles - Filosofía helenística
Santo Tomás - Descartes - Hume - Kant Marx - Nietzsche - Ortega y Gasset - Wittgenstein - Sartre


Descartes

Ejercicios

Conceptos fundamentales explicados
 

Árbol del conocimiento
Demostración de la existencia de Dios  basada en la idea de un ser perfecto
Demostración de la existencia de Dios basada en la imperfección y dependencia de mi ser
Demostración de la existencia de Dios. Argumento ontológico
Atributo
Carácter matemático del racionalismo
Carácter unitario de la razón
Claridad
Cogito
Criterio de verdad (o de evidencia)
Cualidades primarias y secundarias
Deducción
Distinción
Dualismo antropológico
Dualismo ontológico
Duda metódica (o hiperbólica)
Errores al razonar
Espíritus animales
Filosofía moderna
Glándula pineal
Hipótesis del Genio Maligno
Hipótesis del sueño
Ideas (innatas, facticias  y adventicias)
Intuición
Luz natural
Mecanicismo
Mente
Modos
Naturalezas simples
Obras de Descartes
Pensamiento
Pruebas para la demostración de la existencia de Dios
Racionalismo
Realidad objetiva y realidad formal
Reglas del método: (evidencia, análisis, síntesis y enumeración)
Res cogitans
Res extensa
Solipsismo
Substancia
Substancia infinita
Testimonio falaz de los sentidos

 

TORRE DE BABEL EDICIONES
Portal de Filosofía y Psicología en Internet

HISTORIA DE LA FILOSOFÍA

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

DICCIONARIO DE FILOSOFÍA

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes en la Historia de la Filosofía Occidental

VOCABULARIO DE PSICOLOGÍA

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

 




René Descartes
(1596-1650)

 

 

 

Argumento Ontológico

Prueba para demostrar la existencia de Dios que parte de la idea de Dios como la de un ser absolutamente perfecto.

      En lo esencial, este argumento mantiene que concebir a Dios es casi la misma cosa que concebir que existe. Los pasos básicos de esta prueba, tal y como la encontramos en las “Meditaciones Metafísicas”, son los siguientes:

  • todo lo que conozco clara y distintamente como perteneciente a ese objeto, le pertenece realmente; sé, por ejemplo, que todas las propiedades que percibo clara y distintamente que pertenecen a un triángulo, le pertenecen realmente;

  • en la idea de Dios está comprendido el ser absolutamente perfecto; si revisamos la  idea o noción que tenemos del Creador encontramos que lo concebimos como un ser omnisciente, omnipotente y extremadamente perfecto (o dicho en otros términos: si investigamos con exactitud su naturaleza, encontramos que a ésta le pertenece la infinitud);

  • Descartes considera la existencia como una propiedad puesto que puede ser atribuida a una cosa (tesis con la que no estará de acuerdo Kant); así, la existencia posible es una perfección en la idea de un triángulo porque la hace más perfecta que las ideas de todas las quimeras que no pueden ser producidas. Pero la existencia necesaria es una perfección aún mayor. El existir realmente hace de algo más perfecto que el existir meramente en el pensamiento o que la mera posibilidad de existir;

  • la existencia necesaria y eterna está comprendida en la idea de un ser absolutamente perfecto;

  • luego Dios existe.

      En la idea de Dios está comprendida su existencia del mismo modo que en la idea del triángulo está el que la suma de los tres ángulos internos sea igual a dos rectos. Señala también que esto no ocurre con ninguna entidad distinta a Dios: en las ideas de las otras entidades encontramos contenida sólo la posibilidad de existencia, no su realidad. En Dios –y sólo en Él– se encuentra en su naturaleza o esencia la existencia necesaria.
      Descartes considera que la evidencia de esta prueba es la misma que la que tene­mos de que dos es un número par, tres es un número impar y cosas semejantes. Considera, sin embargo, que los prejuicios nos impiden reconocer la verdad de este argumento: en todos los seres distintos a Dios distinguimos la esencia de su existencia, y si no elevamos nuestro espíritu de las cosas finitas y sensibles a la contemplación de Dios, entonces podremos dudar si la idea que tenemos de Él no es como la que tenemos de las cosas finitas. Si atendemos sólo a las cosas sensibles nos acostumbramos a pensar en las cosas únicamente imaginándolas, por lo que acabamos considerando que si algo no es imaginable no es inteligible ni real, pero Dios y alma no se ofrecen a los sentidos ni de ellos cabe, propiamente, imaginación, aunque sí pensamiento.

      Ver “pruebas para la demostración de la existencia de Dios”.   

       

 


Edición en papel:
Historia de la Filosofía. Volumen 2: Filosofía Medieval y Moderna.
Javier Echegoyen Olleta. Editorial Edinumen.