Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano - Diccionario filosófico de Voltaire - Biblioteca
Diccionario de Filosofía
- Historia de la filosofía de Balmes - Biografías - Resúmenes - Ejercicios

Torre de Babel Ediciones Psicología Vocabulario

FILOSOFÍA GRIEGA

FILOSOFÍA MEDIEVAL Y MODERNA

FILOSOFÍA CONTEMPORÁNEA

Origen de la filosofía-Presocráticos-Sofistas y Sócrates -
Platón
- Aristóteles - Filosofía helenística
Santo Tomás - Descartes - Hume - Kant Marx - Nietzsche - Ortega y Gasset - Wittgenstein - Sartre



FILOSOFÍA
HELENÍSTICA

Biografías

Ejercicios

Conceptos fundamentales explicados

Alma del mundo
Apatía
Ataraxia
Canónica
Clinamen
Cosmopolitismo
Epicureísmo  (El Jardín)
Epojé
Escepticismo
Estoicismo
Fatalismo
Filosofía helenística
Hedonismo
Hegemonikón
Hylé
Ideal del Sabio
Logos espermatikós
Palingenesia
Panteísmo
Pneuma
Representación cataléptica
Tropos

 

TORRE DE BABEL EDICIONES
Portal de Filosofía y Psicología en Internet

HISTORIA DE LA FILOSOFÍA

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

DICCIONARIO DE FILOSOFÍA

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes en la Historia de la Filosofía Occidental

VOCABULARIO DE PSICOLOGÍA

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

Séneca
4-65 d.C.
 

 

 

Ideal del Sabio

En la filosofía helenística representa a la persona que ha logrado la vida buena y feliz mediante el ejercicio de su razón y la práctica de la filosofía.

       La filosofía helenística desatiende las investigaciones de filosofía teórica y se preocupa fundamentalmente por las relativas a la esfera de la vida o esfera práctica. La filosofía es para ellos antes que una doctrina de la realidad una doctrina que garantiza la realización de la vida buena. Así, el sabio no es tanto la persona que consigue saber cómo es el mundo como la que sabe vivir. El sabio es el filósofo que dispone de una teoría verdadera acerca de la realidad y cuya aplicación al mundo práctico le permite una vida buena y dichosa. Aunque éste es el rasgo común a todas las escuelas morales helenísticas, cabe señalar algunas peculiaridades en el ideal del sabio epicúreo y el estoico:

I. Ideal del sabio en la filosofía epicúrea:

A. El sabio evita las complicaciones de la vida familiar, renuncia al compromiso político, a vincularse con el Estado y no se preocupa por los asuntos públicos; su lema fue “vive ocultamente”. Este desapego respecto de la formaciones sociales generales como la nación o el Estado les llevó indirectamente a la defensa del cosmopolitismo: Epicuro no admite patria alguna ni se siente sometido al derecho puesto que no existe un derecho establecido por la naturaleza.

B. Las únicas formaciones sociales que acepta son consecuencia de los vínculos creados por la amistad: la amistad es necesaria para la felicidad e inseparable del placer. El punto de vista general de Epicuro en cuanto a la motivación de la conducta (“cada uno ama al otro sólo por sí mismo”) le condujo a una defensa de la amistad desde un punto de vista egoísta: la amistad permite vivir de forma segura y despreocupada; sin embargo, en la práctica, Epicuro y sus discípulos mostraron relaciones de amistad desinteresadas.

C. El auténtico filósofo o sabio es autónomo: como su vida espiritual y su felicidad dependen exclusivamente de su alma y de su voluntad, no teme ni el sufrimiento físico ni las presiones o violencia de otras personas o del Estado. Goza moderadamente de los placeres de la vida y utiliza su inteligencia para administrar dolores y placeres y alcanzar la serenidad como rasgo estable de su alma.

II. Ideal del sabio en la filosofía estoica:

A. Goza de radical libertad interior: los ignorantes son esclavos de sus placeres, afectos, pasiones y de las cosas exteriores, el sabio se preocupa por su alma, por desterrar de ella las pasiones o afectos (apatía) y realizar los imperativos de su razón y de la naturaleza llevando una vida virtuosa. Dado que vive en el mundo del espíritu, nadie puede arrebatarle su mundo interior, por lo que es invencible y radicalmente libre. La libertad absoluta de su voluntad frente al mundo exterior y al propio cuerpo se expresa también en su derecho al suicidio: cuando el interés de la patria lo exige, la presión del tirano es insoportable o una grave e irreversible enfermedad provoca sufrimiento gratuito y decadencia espiritual, es legítimo acabar con la vida: “cada vena de su cuerpo es un camino para la libertad” (Séneca).

B. Su conocimiento de la intervención de Dios en todas las circunstancias de la vida y de su carácter providencial le lleva a aceptar la fatalidad con serenidad. Dado que obra de acuerdo con su razón y por lo tanto de forma virtuosa, y que la felicidad acompaña a la realización de la virtud, el sabio es feliz.

C. El sabio puede casarse, tener hijos y participar de la vida pública, particularmente cuando el Estado busca la realización de un ideal moral. Los sabios son amigos unos de otros por participar de los mismos ideales y consideran a todos los hombres como sus semejantes puesto que el alma que hay en cada hombre es una parte del Logos mismo o Dios.

      Ver “cosmopolitismo”.     

 

 

 


Edición en papel:
Historia de la Filosofía. Volumen 1: Filosofía Griega.
Javier Echegoyen Olleta. Editorial Edinumen.