Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano - Diccionario filosófico de Voltaire - Biblioteca
Diccionario de Filosofía
- Historia de la filosofía de Balmes - Biografías - Resúmenes - Ejercicios

Torre de Babel Ediciones Psicología Vocabulario

FILOSOFÍA GRIEGA

FILOSOFÍA MEDIEVAL Y MODERNA

FILOSOFÍA CONTEMPORÁNEA

Origen de la filosofía-Presocráticos-Sofistas y Sócrates -
Platón
- Aristóteles - Filosofía helenística
Santo Tomás - Descartes - Hume - Kant Marx - Nietzsche - Ortega y Gasset - Wittgenstein - Sartre



Wittgenstein
 

Ejercicios

Conceptos fundamentales explicados


Criterio de verificación (o de verificabilidad)
Criterio empirista de significado
Filosofía
Filosofía Analítica
Fisicalismo
Hecho
Juegos Lingüísticos o juegos de Lenguaje
Lo místico
Lo trascendental
Movimiento analítico
Neopositivismo
Obras de Wittgenstein
Positivismo
Primer y Segundo Wittgenstein
Proposiciones
Realidad
Tautologías
Teoría figurativa o pictórica del significado

 

TORRE DE BABEL EDICIONES
Portal de Filosofía y Psicología en Internet

HISTORIA DE LA FILOSOFÍA

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

DICCIONARIO DE FILOSOFÍA

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes en la Historia de la Filosofía Occidental

VOCABULARIO DE PSICOLOGÍA

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

 

  


Ludwig Wittgenstein

(1889 - 1951)

 
 

 

Lo Trascendental

Conjunto de “entidades” que forman la condición de posibilidad del mundo. Son la estructura lógica, los valores morales y estéticos y el sujeto metafísico.

      Es muy importante señalar una diferencia esencial entre la filosofía de Wittgenstein y la corriente en la que habitualmente se le incluye, el neopositivismo: Wittgenstein afirma que el mundo es la totalidad de los hechos y que sólo de ellos es posible hablar, el neopositivismo acepta esta idea y considera que nada hay además de éste ámbito empírico; sin embargo, la posición de Wittgenstein es más compleja: en el “Tractatus” nos dice también que más allá del mundo, o mejor, en su límite, encontramos ciertas “entidades”; no es fácil dar con una palabra para designarlas puesto que todas las palabras con sentido se refieren a las cosas del interior del mundo, sin embargo Wittgenstein escribe sobre ellas. Estas “entidades” son algunos de los objetos tradicionales de la filosofía: la estructura lógica del mundo, el yo metafísico, los valores morales y estéticos y ya fuera del mundo, lo que llama “lo místico”, Dios. 

      El concepto de “trascendental” en Wittgenstein parece guardar cierta semejanza con el kantiano: representa una condición de posibilidad, pero no una condición de posibilidad empírica, al modo en que una condición de posibilidad para ver las letras en un encerado podría ser utilizar gafas, sino una condición más fundamental, la de ser condición de posibilidad de la existencia del mundo mismo como totalidad con sentido.

1. La lógica es trascendental.” (“Tractatus”, 6.13): la lógica, o mejor, la estructura lógica, es trascendental porque es el marco en el que está presente el mundo; en su interior se dan todos los hechos, es su forma. Dado que la estructura lógica del mundo es el límite del mundo, dicha estructura no se puede describir propiamente, sino mostrar; y se muestra en las proposiciones. “La lógica llena el mundo; los límites del mundo son también sus límites.” (“Tractatus”, 5.61).

2. El sujeto no pertenece al mundo, sino que es un límite del mundo.” (“Tractatus”, 5.632), y por lo tanto es condición para que exista el mundo (es trascendental). El yo metafísico no coincide con el yo que se ofrece en nuestra experiencia: el que se ofrece en nuestra experiencia es el yo empírico (tanto el yo físico, como el yo psicológico), puede ser estudiado por las ciencias empíricas, y no es esencialmente distinto a las otras cosas del mundo. Wittgenstein cree que en un nivel más profundo existe otro yo o sujeto: en el “Tractatus” lo compara con el ojo que, en cuanto órgano de la visión, no pertenece al campo visual, pero es condición necesaria para la existencia de éste (“Tractatus”, 5.633 y ss.). “El yo filosófico no es el hombre, ni el cuerpo humano, ni tampoco el alma humana de la cual trata la psicología, sino el sujeto metafísico, el límite –no una parte del mundo–.” (“Tractatus”, 5.641); este sujeto metafísico es el sujeto ante el que se hace presente el mundo, pero también el sujeto que actúa en el mundo, el sujeto volente del que se puede predicar el valor moral. 

3. Siguiendo a Hume, Wittgenstein nos dice que los valores morales no se pueden describir con enunciados empíricos: el valor no se ofrece como un rasgo más de las cosas, no es una realidad empírica, de ahí que todas las proposiciones relativas al mundo, a los hechos valgan lo mismo. Sin embargo la posición de Wittgenstein es más compleja (y más oscura) que la de Hume: como corresponde a su tesis general según la cual toda proposición que no describa hechos es un sinsentido, Wittgenstein considera que las proposiciones morales son sinsentidos. Del mundo moral y estético no se puede hablar, sin embargo existe dicho mundo y se muestra en nuestra vida. La ética y la estética son también una condición, un presupuesto del mundo y, como la lógica, apuntan a los límites del mundo. “Es claro que la ética no se puede expresar. La ética es trascendental (Ética y estética son lo mismo.)”, (“Tractatus”, 6.421). Aunque sus afirmaciones sobre estas cuestiones son oscuras, Wittgenstein parece sugerir que la ética no cambia los hechos del interior del mundo sino sus límites (“Tractatus”, 6.43):  la buena voluntad sitúa al sujeto ante un mundo con un significado distinto que el mundo que se ofrece a la mala voluntad, de la misma forma que para el hombre feliz el mundo es diferente, tiene distinta significación, que para el hombre infeliz (“Tractatus”, 6.43).

           
         
 Ver “lo místico”.

 

 

 


Edición en papel:
Historia de la Filosofía. Volumen 3: Filosofía Contemporánea.
Javier Echegoyen Olleta. Editorial Edinumen.