TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía y Psicología en Internet

HISTORIA DE LA FILOSOFÍA

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

DICCIONARIO DE FILOSOFÍA

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes en la Historia de la Filosofía Occidental

RAZÓN VITAL

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

VOCABULARIO DE PSICOLOGÍA

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

 

DICCIONARIO ENCICLOPÉDICO HISPANO-AMERICANO (1887-1910)

Índice


 

 

CATOLICISMO, ideas de Jaime Balmes sobre la doctrina católica

CATOLICISMO (expuesto por Balmes) (1) (2)

Hecha esta breve exposición de la doctrina católica según Bossuet, corresponde ahora hacer lo mismo respecto al insigne Balmes, quien, en su obra titulada El protestantismo comparado con el catolicismo, ha hecho una hermosa exposición de las doctrinas de este último. En el capítulo III de la citada obra presenta el autor de ella una nueva demostración de la divinidad de la Iglesia católica, y dice: «Se ha observado como cosa muy admirable la duración de la Iglesia católica por espacio de dieciocho siglos, y eso a pesar de tantos y tan poderosos adversarios; pero quizá no se ha notado bastante que, atendida la índole del espíritu humano, uno de los grandes prodigios que presenta sin cesar la Iglesia es la unidad de doctrina en medio de toda clase de enseñanza, y abrigando siempre en su seno un número considerable de sabios. Llamo muy particularmente sobre este punto la atención de todos los hombres pensadores, y estoy seguro, aun cuando yo no acierte a desenvolver cuál merece este pensamiento, encontrarán en ellos aquí un germen de muy graves reflexiones. Tal vez se acomodará también este modo de mirar la Iglesia al gusto de ciertos lectores; pero prescindiré enteramente de los caracteres que se rocen con la revelación, y consideraré el catolicismo no como religión divina, sino como escuela filosófica.

"Nadie que haya saludado la historia de las letras me podrá negar que en todos tiempos haya tenido la Iglesia en su seno hombres ilustres por su sabiduría. En los primeros siglos la historia de los Padres de la Iglesia es la historia de los sabios de primer orden en Europa, en África y en Asia; después de la irrupción de los bárbaros, el catálogo de los hombres que conservaron algo del antiguo saber no es más que un catálogo de eclesiásticos; y por lo que toca a los tiempos modernos, no es dable señalar un solo ramo de los conocimientos humanos en que no figuren en primera línea un número considerable de católicos. Es decir, que de dieciocho siglos a esta parte hay una serie no interrumpida de sabios que son católicos, o que están acordes en un cuerpo de doctrina formado de la reunión de las verdades enseñadas por la Iglesia católica. Prescindiendo ahora de los caracteres de divinidad que la distinguen, y considerándola únicamente como una escuela o una secta cualquiera, puede asegurarse que presenta en hecho lo que acabo de consignar: un fenómeno tan extraordinario, que ni es posible hallarle semejante en otras partes, ni es dable explicarle como comprendido en el orden regular de las cosas.

"Seguramente que no es nuevo en la historia del espíritu humano el que una doctrina más o menos razonable haya sido profesada algún tiempo por un cierto número de hombres ilustrados y sabios; este espectáculo lo hemos presenciado en las sectas filosóficas antiguas y moderas; pero que una doctrina se haya sostenido por espacio de muchos siglos, conservando adictos a ella sabios de todos tiempos y países, y sabios, por otra parte, muy discordes en sus opiniones particulares, muy diferentes en costumbres, muy opuestos tal vez en intereses, y muy divididos por sus rivalidades, este fenómeno es nuevo, es único, se encuentra en la Iglesia católica. Exigir fe, unidad en la doctrina y fomentar de continuo la enseñanza, y provocar la discusión sobre toda clase de materias; incitar y estimular el examen de los mismos cimientos en que estriba la fe, preguntando para ello a las lenguas antiguas, a los monumentos de los tiempos más remotos, a los documentos de la historia, a los descubridores de las ciencias observadoras, a las lecciones de las más elevadas y analíticas; presentarse siempre con generosa confianza en medio de esos grandes liceos donde una sociedad rica de talentos y de saber reúne como en focos de luz cuanto le han legado tiempos anteriores y lo demás que ella ha podido reunir con sus trabajos; he aquí lo que ha hecho siempre y está haciendo todavía la Iglesia, y sin embargo la vemos perseverar firme en su fe, en su unidad de doctrina, rodeada de hombres ilustres cuyas frentes, ceñidas de los laureles literarios ganados en cien palestras, se le humillan serenas y tranquilas, sin que lo tengan a mengua, sin que crean que deslustran las brillantes aureolas que resplandecen sobre sus cabezas.

Los que miran el catolicismo como una de tantas sectas que han aparecido sobre la tierra, será menester que busquen algún hecho que se parezca a éste; será menester que nos expliquen cómo la Iglesia puede de continuo presentarnos ese fenómeno, que tan en oposición se encuentra con la innata volubilidad del espíritu humano; será necesario que nos digan cómo la Iglesia romana ha podido realizar este prodigio, y qué imán secreto tiene en sus manos el Sumo Pontífice para que él pueda hacer lo que no ha podido otro hombre. Los que inclinan respetuosamente sus frentes al oír la palabra salida del Vaticano, los que abandonan su propio parecer para sujetarse a lo que les dicta un hombre que se apellida Papa, no son tan sólo los sencillos e ignorantes; miradlos bien, en sus frentes altivas descubriréis el sentimiento de sus propias fuerzas y en sus ojos vivos y penetrantes veréis que se transluce la llama del genio que oscila en su mente. En ellos reconoceréis a los mismos que han ocupado los primeros puestos de las Academias europeas, que han llenado el mundo con la fama de sus nombres, nombres transmitidos a las generaciones venideras entre corrientes de oro. Recorred la historia de todos los tiempos, viajad por todos los países del orbe, y si encontráis en ninguna parte un conjunto tan extraordinario, el saber unido con la fe, el genio sumiso a la autoridad, la discusión hermanada con la unidad, presentadle: habréis hecho un descubrimiento importante; habréis ofrecido a la ciencia un nuevo fenómeno que explicar. ¡Ah! esto os será imposible, bien lo sabéis, y por esto apelaréis a nuevos refugios, por esto procuraréis oscurecer con cavilaciones la luz de una observación que sugiere a una razón imparcial, y hasta al sentido común, la legítima consecuencia de que en la Iglesia católica hay algo que no se encuentra en otra parte. "Estos hechos, dirán los adversarios, son ciertos; las reflexiones que sobre ellos se han emitido no dejan de ser deslumbradoras; pero, bien analizada la materia, desaparecerán todas las dificultades que pueden presentarse por la extrañeza que causa el haberse verificado en la Iglesia un hecho que no se ha verificado en ninguna secta. Si bien se mira, cuanto hasta aquí se lleva alegado sólo prueba que en la Iglesia ha habido siempre un sistema determinado que, apoyado en un punto fijo, ha podido ser realizado con uniforme regularidad. En la Iglesia se ha conocido que el origen de la fuerza está en la unión; que para esta unión era necesario establecer unidad en la doctrina, y que para conservar esta unidad era necesaria la sumisión a la autoridad. Esto una vez conocido, se ha establecido el principio de la sumisión, y se le ha conservado invariablemente; he aquí explicado el fenómeno; en esto no negaremos que haya sabiduría profunda, que haya un plan vasto, un sistema singular; pero nada podréis inferir en pro de la divinidad del catolicismo


 

Esto es lo que responderán, porque es lo único que se puede responder; pero fácil es de notar que, a pesar de esta respuesta, queda la dificultad en todo su vigor. Resulta siempre en claro que hay una sociedad sobre la tierra que por espacio de dieciocho siglos ha sido siempre dirigida por un principio constante, fijo; una sociedad que ha logrado que se adhiriesen a este principio hombres eminentes de todos tiempos y países, y, por tanto, permanece siempre en pie todo el embarazo que ofrecen a los adversarios las siguientes preguntas:

¿Cómo es que sólo la Iglesia ha tenido este principio?, ¿cómo es que sólo a ella se le haya ocurrido tal pensamiento?, ¿cómo es que si ha ocurrido a otra secta, ninguna lo haya podido poner en planta?, ¿cómo es que todas las sectas filosóficas hayan desaparecido unas en pos de otras, y la Iglesia no?, ¿cómo es que las otras religiones, si han querido conservar alguna unidad, han tenido siempre que huir de la luz y esquivar la discusión y envolverse en negras sombras, y la Iglesia ha observado siempre su unidad buscando la luz y no ocultando sus libros, no escaseando la enseñanza, sino fundando por todas partes colegios, Universidades y demás establecimientos donde pudiesen reunirse y concentrarse todos los resplandores de la erudición y del saber?

No basta decir que hay un sistema, un plan; la dificultad está en la misma existencia de ese sistema, de ese plan; la dificultad está en cómo se han podido concebir y ejecutar. Si se tratase de pocos hombres reunidos en ciertas circunstancias, en determinados países y tiempos para la ejecución de un proyecto limitado a breve espacio, no habría aquí nada de particular; pero se trata de dieciocho siglos, se trata de todos los países, de las circunstancias más variadas, más opuestas; se trata de hombres que no han podido avenirse ni concertarse. ¿Cómo se explica esto? Si no es más que un sistema, un plan humano, ¿qué hay de misterioso en esa ciudad de Roma que así reúne en torno suyo a tantos hombres ilustres de todos tiempos y países? Si el Pontífice de Roma no es más que el jefe de una secta, ¿cómo es que de tal modo alcanza a fascinar el mundo?, ¿se habrá visto jamás un mago que ejecutare extrañeza más estupenda? ¿No hace ya mucho tiempo que se declama contra su despotismo religioso?, ¿por qué, pues, no ha habido otro hombre que le haya arrebatado el cetro?, ¿por qué no se ha erigido otra cátedra que disputase a la suya la preeminencia, y se mantuviese en igual esplendor y poderío? ¿Es acaso por su poder material? Es muy limitado y no puede medir sus armas con ninguna potencia de Europa. ¿Es por el carácter particular, por la ciencia, por las virtudes de los hombres que hayan ocupado el solio pontificio? Pero, ¿cómo es posible que en el espacio de dieciocho siglos no hayan tenido infinita variedad los caracteres de los Papas, y muy diferentes graduaciones su ciencia y sus virtudes? A quien no sea católico, a quien no viere en el Pontífice romano al Vicario de Jesucristo, aquella piedra sobre la cual edificó Jesucristo la Iglesia, la duración de su autoridad ha de parecerle el más extraordinario de los fenómenos; ha de ofrecérsele como una de las cuestiones más dignas de proponerse a la ciencia que se ocupa en la historia del espíritu humano, la siguiente: ¿cómo es posible que por espacio de tantos siglos haya podido existir una serie no interrumpida de sabios que no se hayan apartado de la doctrina de la cátedra de Roma?

Al comparar M. Guizot el protestantismo con la Iglesia romana, parece que la fuerza de esta verdad conmovía algún tanto su entendimiento, y que los rayos de esta luz introducían el desconcierto en sus observaciones. Oigámosle de nuevo; oigamos a ese escritor cuyos talentos y nombradía habrán deslumbrado en estas materias a aquellos lectores que ni examinan siquiera la solidez de las pruebas mientras vengan envueltas en hermosas imágenes, de aquéllos que aplauden toda clase de pensamientos mientras desfilan ante sus ojos en un torrente de elocuencia encantadora; que llenos de entusiasmo por el mérito de un hombre le escuchan como infalible oráculo, y mientras blasonan de independencia intelectual, subscriben sin examen a las decisiones de su director, escuchan con sumisión sus fallos y no se atreven a levantar sus frentes para pedirles los títulos del predominio. En las palabras de M. Guizot notaremos que sintió, como todos los grandes hombres del protestantismo, el vacío inmenso que hay en esas sectas y la fuerza y robustez que entraña la religión católica; notaremos que no pudo eximirse de la regla general de los grandes ingenios, regla de que son prueba los más explícitos testimonios consignados en los escritos de los hombres más eminentes que ha tenido la Reforma protestante. Después de haber notado M. Guizot la inconsecuencia con que procedió el protestantismo y su falta de buena organización en la sociedad intelectual, continúa: "No se han sabido hermanar todos los derechos y necesidades de la tradición con las pretensiones de la libertad. Y eso proviene sin duda de que la Reforma no ha plenamente comprendido y aceptado ni sus principios ni sus efectos." ¿Qué religión será ésa que ni comprende ni acepta plenamente sus principios y sus efectos? ¿Salió jamás de boca humana condenación más terminante de la Reforma?, ¿cómo podrá pretender el derecho de dirigir ni al hombre ni a la sociedad? ¿Puede decirse jamás otro tanto de las sectas filosóficas antiguas o modernas? "De ahí ese aire de inconsecuencia, continúa M. Guizot, que ha tenido la Reforma, y el espíritu limitado que ha manifestado, circunstancias que han prestado armas y ventajas a sus adversarios. Sabían bien lo que deseaban y lo que hacían: partían de un principio fijo y marchaban hasta sus últimas consecuencias. Nunca ha habido un gobierno más consecuente y sistemático que el de la Iglesia romana." ¿Y de dónde trae su origen este sistema tan consecuente? Cuando es tanta la inconstancia y volubilidad del espíritu del hombre, este sistema, esta consecuencia, estos principios fijos, ¿nada dicen a la filosofía y al buen sentido?

Al reparar en esos terribles elementos de disolución que tienen su origen en el espíritu del hombre, y que tanta fuerza han adquirido en las sociedades modernas; al notar cómo destrozan y pulverizan todas las escuelas filosóficas, todas las instituciones religiosas, sociales y políticas, pero sin alcanzar a abrir una brecha en las doctrinas del catolicismo, sin alterar ese sistema tan fijo y consecuente, ¿nada se inferirá en favor de la religión católica? Decir que la Iglesia ha hecho lo que no ha podido hacer jamás ninguna escuela, ningún gobierno, ninguna sociedad, ninguna religión, ¿no es confesar que es más sabia que la humanidad entera? Y esto, ¿no prueba que no debe su origen al pensamiento del hombre y que ha bajado del mismo seno del Criador del Universo? En una sociedad formada de hombres, en un gobierno manejado por hombres que cuenta dieciocho siglos de duración, que se extiende a todos los países, que se dirige al salvaje en sus bosques, al bárbaro en su tienda, al hombre civilizado en medio de las ciudades más populosas; que cuenta entre sus hijos al pastor que se cubre con el pellico, al rústico labrador, al poderoso magnate; que hace resonar igualmente su palabra al oído del hombre sencillo ocupado en sus mecánicas tareas como al del sabio que, encerrado en su gabinete, está absorto en trabajos profundos; un gobierno como éste, tener, como ha dicho M. Guizot, siempre una idea fija, una voluntad entera, y guardar una conducta regular y coherente, ¿no es su apología más victoriosa, no es su panegírico más elocuente, no es una prueba de que encierra en su seno algo de misterioso? Mil veces he contemplado con asombro ese estupendo prodigio; mil veces he fijado mis ojos sobre ese árbol inmenso que extiende sus ramas desde el Oriente al Occidente, desde el Aquilón al Mediodía; vedle cobijando con su sombra a tantos y tan diferentes pueblos, y entre tanto descansando tranquilamente debajo de ella la inquieta frente del genio, etc. V. CRISTIANISMO.
 

CATOLICISMO (1) (2)





 

Google

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano (vol. 4, págs. 998-1001)                                                       CATOLICISMO, doctrina de Balmes

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Nota sobre la edición y Aviso Legal