TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía y Psicología en Internet

HISTORIA DE LA FILOSOFÍA

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

DICCIONARIO DE FILOSOFÍA

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes en la Historia de la Filosofía Occidental

RAZÓN VITAL

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

VOCABULARIO DE PSICOLOGÍA

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

 

DICCIONARIO ENCICLOPÉDICO HISPANO-AMERICANO (1887-1910)

Índice


 

 

AUGUR (historia)

AUGUR

AUGUR (de igual voz lat.: de avis, ave, y gerĕre, llevar): m. Cada uno de los sacerdotes que en la antigua Roma se creía que interpretaba la voluntad de los dioses y que adivinaba lo futuro, observando el vuelo y el canto de las aves.

Entre éstos asistían los AUGURES, haciendo juicio de los sucesos futuros por los vuelos de las aves, derechos o torcidos.

SAAVEDRA FAJARDO.

 

La vida y la armadura

Después quitó el AUGUR polidamente

A Oto, etc.

HERMOSILLA.
 

AUGUR: ant. Que augura, predice, presagia o pronostica.

¡Triste de aquel que vive destinado

A esa antigua colonia de los vicios.

AUGUR de los semblantes del privado!

 RIOJA.
 

–AUGUR: Historia. Los augures eran teólogos romanos encargados de conservar las reglas tradicionales relativas a la observación e interpretación de los signos naturales que constituían los auspicios. La etimología de su nombre debe buscarse en el fenómeno del vuelo de las aves que fue su principal motivo de observación. Como podía decirse de ellos que conducían en cierto modo a las aves, con las voces avis y gerere debieron componerse augurium y augur. Todo auspicium explicado se convertía en un augurium, y un augur era un aspex capaz de fundar sus observaciones en reglas tradicionales. Algunos autores emplean auspicia y auguria como términos sinónimos. En cuanto al origen del arte augural, venía de la ciencia de los etruscos y del arte mántica los griegos, de manera que como práctica era más antigua que Roma misma, y lo confirma la tradición de que la ciudad fue fundada con auspicios por un rey augur que había hecho su educación religiosa en Gabias. El Estado tenía sus augures, pero nada impide el suponer que hubiera también augures privados a quienes se dirigieran los particulares para hacer sus consultas religiosas. El famoso Attus Navius fue augur libre o privado antes de que Tarquino le hiciera augur real o público.
        Los augures del Estado formaban una corporación denominada Colegio de los Augures. Tenían sus reuniones en un templo especial de que habla Cicerón, gozaban de ciertas inmunidades garantizadas por la inamovilidad de sus empleos, sin que por esto pudieran rehusar su ministerio a los magistrados o a los pontífices máximos para las inauguraciones sacerdotales. Dichos colegios tuvieron un carácter más político que religioso, y más que sacerdotes los augures eran casuistas o «intérpretes de Júpiter,» encargados de velar por las reglas de la adivinación. Los libros augurales eran: 1.º rituales, quizá los libri reconditi, que contenían la indicación precisa del ceremonial que debía observarse y las fórmulas propias para pronunciar en los casos previstos; 2.º los comentarios o resúmenes de las decisiones oficiales (Decreta augurum) que de edad en edad habían esclarecido y fijado la ciencia augural. En un principio los archivos augurales y el arte augural fueron como un misterio impenetrable para los profanos. Su principal objeto era el estudio del vuelo de las aves cuando este fenómeno ocurría en un lapso de tiempo dado o en un espacio dado a partir de la fórmula especial pronunciada por el impetrante, y en ese lapso de tiempo se distinguía un momento crítico o supremo (tempestus), probablemente aquél en que la observación iba a concluir. El espacio dado era lo que ellos llamaban el templo, entendiéndose por tal una porción de la bóveda celeste comprendida entre límites ideales trazados por el lituo o bastón augural y la porción de superficie terrestre que les correspondía, limitada por puntos de mira, generalmente árboles. El templo romano era más sencillo que el etrusco, estando orientado por dos líneas perpendiculares (cardodecumanus) que se cortaban en el centro (decussis), punto en que se colocaba el observador, correspondiendo los extremos de las líneas a los cuatro puntos cardinales. No en todas las épocas se orientó de la misma manera la línea principal, pero siempre determinó la derecha y la izquierda del observador dirigiendo la mirada al plano vertical que pasaba por esa línea. Todos los límites y divisiones del templo se trazaban en ángulos rectos pronunciando ciertas palabras sacramentales.

Según el ritual, los auspicios comenzaban indicando el impetrante los signos parlantes que esperaba obtener de Júpiter; a veces solían advertirse signos inesperados y por consecuencia desfavorables, pues la superstición tendía a acrecentar el número ele fenómenos, especialmente los fortuitos; pero los augures no admitían más que cinco especies de signos: 1.º Signos celestes, o sea el relámpago, el trueno y otros fenómenos meteorológicos. El relámpago en un cielo sereno era el auspicio por excelencia, considerándose favorable siempre que se dirigía de izquierda a derecha, porque la izquierda del observador correspondía a la derecha de Júpiter, y desfavorable cuando se daba en sentido contrario. 2.º El vuelo de las aves; pero la complicación de las reglas concernientes a este signo hizo que se abandonara bien pronto. Los augures habían catalogado las aves observables siendo de tener en cuenta la especie de las mismas, y después de hechas las observaciones hacían una recapitulación de los presagios observados; la dirección del vuelo del ave, la fuerza y especialmente el acento de su grito, determinaban el sentido favorable o desfavorable del augurio. 3.º Eran muy frecuentes los presagios deducidos del apetito de las aves, especialmente de los pollos y fueron de uso tan general que los pullarii tendieron a reemplazar a los augures. Se tenía por el signo más favorable que el pollo dejara caer de su pico algo de comida. 4.º La observación de los movimientos y actitudes de los cuadrúpedos y reptiles; y 5.º Signos fortuitos y que sólo tenían valor negativo.

Los augures llevaban por signo distintivo el lituo o bastón pequeño acabado en voluta, y del cual se servían para trazar el templo, y vestían la praetexta sacerdotal. La figura anterior está tomada de una medalla de Marco Aurelio. Los augures tenían por deberes asistir a los magistrados en las auspiciaciones, indicando en los comicios el signo favorable o adverso de los actos públicos; asistir a los pontífices máximos en las inauguraciones y exauguraciones personales como también en las de los lugares y edificios públicos, indicar con respecto a las solemnidades religiosas el día favorable para ciertas fiestas movibles. Hay noticia de los augures municipales que estaban como los de Roma constituidos en colegios.





 

 

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano (vol. 2, págs. 969-970 - editado: 10-11-2007)                                                    AUGUR (historia)

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Nota sobre la edición y Aviso Legal