TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía y Psicología en Internet

HISTORIA DE LA FILOSOFÍA

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

DICCIONARIO DE FILOSOFÍA

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes en la Historia de la Filosofía Occidental

RAZÓN VITAL

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

VOCABULARIO DE PSICOLOGÍA

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

 

DICCIONARIO ENCICLOPÉDICO HISPANO-AMERICANO (1887-1910)

Índice


 

 

ANTROPOLOGÍA, ciencia del hombre; definición y partes de la antropología científica (principios de medicina)

ANTROPOLOGÍA

(Del gr. άνθρωπος, hombre, y λόγο, tratado): f. Principios de Medicina. Ciencia del hombre. A pesar de la claridad del vocablo y quizá por efecto de su amplia comprensión (puesto que el concepto de hombre, expresado sin reserva ni especificación alguna, abarca en el individuo todos sus elementos físicos y morales, y en la especie todos los étnicos, sociales e históricos que integran la humanidad), ha sido muy varia la interpretación que se le ha dado. Esta discordancia de pareceres no ha nacido ciertamente de una diferencia de opinión en cuanto al objeto (hombre), sino acerca de la cantidad de hombre, por decido así, que debía formar el contenido de la ciencia; y desde luego salta a la vista que un tal desacuerdo, ante tan precisa y terminante palabra y tan complejo asunto, sólo puede ser engendrado por las naturales aficiones y los preferentes estudios de cada cual; y en efecto, por cada Aristóteles hay en el mundo miles de inteligencias especializadas en su aptitud que no acertando a ver todo lo que tiene de magna, ardua y complicada nuestra propia individualidad, han creído que aquel elemento humano de su peculiar estudio constituía la totalidad de la Antropología. Sirva esta reflexión para excusarnos de hacer interminable el presente artículo, incluyendo en él un enojoso y prolijo inventario de las obras antiguas y modernas de regular importancia, que bajo el título común de «Antropología» presentan variedad en su contenido. Baste decir que, desde la de Aristóteles hasta la de Kant, de ésta a la Antropología contemporánea, todas las variantes, que son muchas, pueden reducirse a estas cinco principales, a saber: 1.ª – Antropología que llamaré integral (como la citada de Aristóteles), que abarca la Enciclopedia del asunto; 2.ª – Antropología psíquica, que sólo trata de las facultades del espíritu; 3.ª – Antropología física, que se concreta a lo anatómico-fisiológico; 4.ª – Antropología étnica, que estudia las razas actuales, y 5.ª – Antropología histórica y prehistórica, que investiga los orígenes de la humanidad.

No hay para qué decir cuál ha sido la tendencia general de los médicos en punto a Antropología: para ellos, hoy como en otros tiempos, se resuelve toda en la Anatomía y la Fisiología. Llamábanla los antiguos Άνθφωποσοφία, Anthroposophia hoc est: Scientia naturam hominis, et ejus structuram internam et externam exponens, atque ita æquipollens Physiologiæ hominis anatomicæ. – Un solo médico, que yo sepa, ha dado muestras de haber concebido claramente la magna comprensión de esta ciencia, y es Hipólito Cloquet (1823) que la define en estos términos: «Histoire naturelle de l'homme, soit qu'on le considère comme un individu, dans sa structure, dans sa composition et dans ses phénomènes physiologiques et intellectueles, soit qu'on l'ètudie comme une espèce ou un genre présentant plusieurs races vivant en société, et se perfectionant par la civilisation.» Dict. de Med. de Littré y Robin.

Tan cabal resulta esta definición, tan clara y precisa, que no vacilo en admitirla y recomendarla.

En el estado actual de la ciencia, y merced a lo general y armónico de su progreso, ya no es lícito empeñarse en reducir el concepto de la antropología, y todos los esfuerzos aislados del anatomismo fisiológico y del psicologismo exclusivo o  con visos cartesianos para reivindicar, como propiedad suya respectiva, esta ciencia, que por sí sola abarca el objeto de uno de los tres capitales problemas de la filosofía, se estrellarán ante las legítimas reclamaciones del progreso mismo; y a fin de que el lector pueda convencerse de esta verdad, sin necesidad de recurrir a prolijas disquisiciones, voy a presentar a continuación el conjunto de los temas particulares, objeto de las especiales ramas que hoy integran la verdadera antropología.

Contenido de la antropología moderna. –Definición y relaciones generales del hombre. – Anatomía clásica o descriptiva, general o histológica, topográfica y embriogénica. – Fisiología experimental, doctrinal o teórica, genética y evolutiva. – Psicología propiamente dicha o estudio subjetivo de los elementos de la conciencia. – Análisis de los hechos de sensibilidad, de la memoria, de las facultades del entendimiento, de la reflexión, de la imaginación, de la razón, del sentimiento y de la voluntad. – Orígenes psíquicos de la ciencia, el arte, el derecho, la moral, la religión, etc. – Psico-fisiología o investigación del mecanismo de las relaciones entre lo físico y lo moral. – Clasificación natural del hombre. – Su relación con mamíferos anatómicamente inmediatos a él. – Problema de la naturaleza y el origen del hombre. – Materialismo y espiritualismo. – Creación y evolución espontánea universal. – Etimología o ciencia de las razas. – Permanencia hereditaria de las variedades étnicas. – Color de la piel, estructura y distribución del pelo, estatura y proporciones, forma del cráneo, rasgos fisionómicos, constitución física y carácter moral. – Clasificación de las razas. – Mezcla de éstas. – Variaciones del tipo humano. – Origen o mecanismo natural de la formación de las primeras razas. – Prehistoria. – Época de fijación de las razas. – Data de su iniciación. – Arqueología prehistórica. – Períodos iniciales de la arquitectura. – Diversas especies de alojamiento natural o artificial. – Antigüedad del hombre cuaternario. – Profundidad de los depósitos arqueológicos prehistóricos. – Habitaciones lacustres. – Cabañas, etc. – Antigüedades históricas. – Lagología, que comprende la lingüística, la filología, la glótica y la grafeología o tratado de la escritura. – Data de los rudimentos del lenguaje, como expresión de cultura privada. – Data de los primeros intentos de escritura como expresión de progreso en la vida pública. – Poder inquisitivo y demostrativo de la filología en la ciencia histórica. – Familias y variedades de idiomas. – Familias y variedades de escrituras. – Origen psico-físico de estas dos formas de expresión definida del pensamiento. – Estructura diferencial de vocabularios y de giros gramaticales. – Raza, lengua, escritura y civilización comparadas. – Primeras etapas de la civilización. – Transmisión hereditaria de la cultura. – Su transfusión entre pueblos coetáneos. – Historia general de la humanidad hasta nuestros días.

Del anterior registro se deducen tres importantes verdades, a saber: 1.ª que, al fin, el contenido de la antropología corresponde a toda la amplitud de su enunciado; 2.ª que al compás que esta ciencia unifica su inmenso contenido, acrece la necesidad de especializar por la división del trabajo el cultivo empírico, o de investigación, de sus diferentes ramas, dejando las grandes soluciones teóricas o sintéticas al cuidado de las supremas inteligencias, únicas capaces de abarcar de una mirada la significación del conjunto y, en última apelación al tiempo, como presidente perpetuo de ese jurado inapelable a quien llamamos «opinión pública», y 3.ª que ya es hora de pensar, aunque nadie lo haya intentado, en la creación de Escuelas superiores de antropología, verdaderas universidades de Antosofía o  conocimiento de sí mismo, en donde, desde la Anatomía teórico-práctica hasta la historia del lenguaje y de la escritura, fuese cumplidamente enseñado todo cuanto integra el concepto natural y social de «Hombre». ¿Queréis dar importancia y asegurar la concurrencia a esas superiores escuelas? Pues, muy sencillo: suprimid las actuales asignaturas del doctorado y disponed que la prueba de los estudios de antropología superior sea condición indispensable para doctorarse en todas las carreras mayores manteniendo este grado supremo de doctor como condición legal para el acceso a los cargos profesionales del Estado. Yo bien sé que todavía hoy, predicar esto, – que hace ya 30 años que en cátedra y en toda ocasión recomiendo, – es predicar en desierto; pero, en la época del teléfono y del micrófono, predicar en desierto no es de necesidad tiempo perdido... también las arenas oyen.





 

 

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano (vol. 2, págs. 351-352 - editado: 3-10-2007)          ANTROPOLOGÍA (principios de medicina)

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Nota sobre la edición y Aviso Legal