TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía y Psicología en Internet

HISTORIA DE LA FILOSOFÍA

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

DICCIONARIO DE FILOSOFÍA

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes en la Historia de la Filosofía Occidental

RAZÓN VITAL

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

VOCABULARIO DE PSICOLOGÍA

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

 

DICCIONARIO ENCICLOPÉDICO HISPANO-AMERICANO (1887-1910)

Índice


 

 

ANAXÍMENES DE MILETO, filósofo griego presocrático (biografía)

ANAXÍMENES DE MILETO

Biografías. Filósofo griego, probablemente del siglo V a. de J. C. Fue discípulo de Anaximandro y maestro de Anaxágoras, según algunos. Entiende, por el contrario, Ritter (V. su Histoire de la Philosophie ancienne, t. I), que las incoherencias de la cronología no autorizan a suponer que Anaxímenes haya sido discípulo de Anaximandro y a la vez que el parentesco directo entre las doctrinas de Tales y de Anaxímenes inclinan a suponer que este último no fue discípulo de Anaximandro, sino de Tales. Anaxímenes fue el que descubrió la oblicuidad de la eclíptica. Aristóteles (cuya opinión sigue Ritter) establece conexiones íntimas de la doctrina de Tales con la de Anaxímenes, aunque ambos conciban principios diferentes para la explicación de las cosas. En cambio, ninguna semejanza se halla entre la teoría de Anaximandro y la de Anaxímenes, a quien se supone discípulo suyo. La que pretenden señalar algunos historiadores, consignando que Anaximandro y Anaxímenes profesaban la idea de lo infinito, no es tal semejanza, porque esta idea queda indeterminada en la inteligencia de ambos pensadores y puede servir de base a las más opuestas opiniones filosóficas, pero de ningún modo de característica de una doctrina. Lo mismo que Tales proclamaba principio de todas las cosas el agua, dentro de la cual flota la tierra, Anaxímenes entendía que el principio único es el aire infinito, que rodea a la tierra, que es plana. Para Anaxímenes el aire es el principio de donde todo sale y al cual todo vuelve. Fúndase esta doctrina en la idea que se formaba entonces de la vida, concebida según los signos exteriores más sensibles, es decir, según la inspiración y expiración del aire. Principio de la vida el aire, identificado con el alma (de donde procede su nombre alma, mariposa que revolotea, y espíritu aliento (V. ALMA), concibió Anaxímenes, según esta engañosa analogía, que del mismo modo que nuestra alma, que es el aire, nos domina, rodea y domina al mundo el aire. La oposición necesaria para explicar la complexión de lo real, reducida por Anaximandro a oposición cuantitativa, es concebida por Anaxímenes entre el aire y los objetos particulares, pues mientras el primero es infinito, éstos son limitados. El movimiento eterno que atribuye al aire como principio de todo cambio, y que es propio del ser primitivo cual principio también de toda vida, se desenvuelve también en condensación y dilatación, de cuyos momentos dependen lo caliente y lo frío, referidos también a estados del aire en la inspiración y expiración. Como todas las cosas deben su existencia al aire, la diferenciación de que son susceptibles queda reducida a la que establecen los estados de condensación y dilatación del aire mismo; son únicamente diferencias de grado. Anaxímenes considera único el elemento generador de todas las cosas, lo mismo que Tales, sin más diferencia que para el uno es el agua y para el otro es el aire. Para Anaxímenes el aire llena la inmensidad del espacio y excluye todo elemento extraño. El aire es, pues, una sustancia primordial que no se altera, y cuando por efecto de la dilatación y de la condensación (sin cambiar sus atributos esenciales: inmensidad, infinitud y movimiento eterno) da nacimiento al fuego, al agua y a la tierra (elementos, con el aire, admitidos después por Aristóteles en su Física), se produce sólo un cambio de formas, quedando en medio de él idéntica la sustancia del aire, del cual todo emana y al cual todo vuelve. Como este movimiento y sus efectos de condensación y dilatación son fatales, inherentes ab initio a la sustancia eterna del aire, la explicación de todas las cosas, aceptada por Anaxímenes, es de una crudeza naturalista que rebasa todo límite (V. Diógenes Laercio, traducción ya citada, t. I, pág. 79, Nota, en la cual el traductor, D. Josef Ortiz, se decide también por opinión muy semejante a la de Ritter).




 

 

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano                                           ANAXÍMENES DE MILETO, filósofo griego presocrático (biografía)

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Nota sobre la edición y Aviso Legal