TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano
Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

Biblioteca del pensamiento
Textos íntegros de obras fundamentales en Filosofía y Humanidades

Biografías y semblanzas
Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

Índices y sumarios
 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

En la red y en español
Directorio y sumarios  de revistas de filosofía en español editadas en la red

Historia de la filosofía
Los principales pensadores: teoría, ejercicios, textos resúmenes...

Historia de la filosofía
Edición digital de la Historia de la Filosofía de J. Balmes

Diccionario filosófico
de Voltaire
Edición digital

Diccionario de filosofía
Breve definición de los conceptos filosóficos más importantes

Razón vital
Foro dedicado a José Ortega y Gasset

Curso de Psicología

Vocabulario de psicología
Los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

La psicología contemporánea
Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira
 

 

 

VOCABULARIO DE LA ECONOMÍA - José Manuel Piernas Hurtado (1843-1911)

Índice


 

   
   

Comunismo  ◄

Principales conceptos de economía

    ►  Conversión de créditos

Consumo

En el sentido económico, es la aplicación de la riqueza a la satisfacción de las necesidades. Éste es el fin de todos los actos productivos, y por eso el consumo es la destrucción del valor creado por aquéllos.

 

El consumo es de varias clases: total, cuando aplicado el producto a la necesidad para que sirve, pierde todo el valor que contenía, como ocurre, por ejemplo, con las substancias que empleamos para el alumbrado; y parcial, cuando el producto puede aplicarse a más de una satisfacción, porque conserva todavía algún valor después de la primera, como sucede con las telas de los vestidos, que se utilizan, después de desechados éstos, en la fabricación del papel; con la madera de muebles y construcciones que se usa luego para leña, etcétera; público, es el consumo de los gobiernos, y privado, el de los particulares; personal, el que se dedica a atender directamente las exigencias de nuestra naturaleza, e industrial, el que tiene por objeto las necesidades de la producción económica.

Se dice también el consumo lento y rápido, según que los productos resisten una larga aplicación a las necesidades, o bien se inutilizan después de la primera o al cabo de un corto número de satisfacciones. Depende, en primer término, la rapidez del consumo, de la calidad del producto, de los materiales que en él se emplean, del esmero en la mano de obra, de todas las circunstancias, en suma, con que ha sido elaborado; e influyen también en esa duración el clima, el cuidado en el manejo de la riqueza y la moda, que viciosamente entendida, desecha los objetos cuando todavía encierran utilidad y valor y da lugar a un consumo calificado por algunos de ficticio o puramente subjetivo. —La lentitud del consumo sólo es ventajosa cuando compensa el aumento en el coste del producto que es necesario para conseguir una mayor duración.

Pero la distinción más importante del consumo es la que se divide en productivo e improductivo; es productivo el que determina la formación de un valor mayor que el destruido, aquél en que los productos se aplican como capitales, y son reemplazados por un valor más considerable; es improductivo el que se hace sin miras de reproducción, para satisfacer una necesidad personal, y el que proponiéndose un fin industrial, no obtiene el producto a que aspiraba, o consigue uno cuyo valor es igual o más pequeño que el empleado para alcanzarle. Según esto, el verdadero consumo, el que aplica los medios económicos al fin para que existen, satisfaciendo directamente nuestras necesidades, es el improductivo, porque el consumo productivo consiste en la formación y empleo de los capitales, es un acto de producción.

Los limites del consumo personal o improductivo se hallan por una parte en la satisfacción de las verdaderas necesidades, y por otra en la suma de la riqueza disponible; pero si cada cual se aplicara exclusivamente toda la riqueza que posee, no podrían vivir aquéllos que no son capaces de producir por sí mismos; y si todos los productos se consumieran improductivamente, sería imposible el progreso económico. Es necesario, pues, conciliar en el consumo las necesidades propias con las ajenas, y las actuales con las del porvenir. (V. Ahorro, Avaricia, Disipación, Limosna y Lujo.)

Vocabulario de la Economía - Nomenclatura y principales conceptos de economía (editado: 5-11-2007)                                      CONSUMO

 

 

© TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Isabel Blanco - Maquetación y diseño web: Javier Echegoyen -  Aviso legal y política de privacidad