TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

BIBLIOTECA DEL PENSAMIENTO - Catálogo

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

 Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 

Historia de la Filosofía

Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira

 

Vocabulario de economía

Principales conceptos de esa ciencia. Por el catedrático de economía José Manuel Piernas Hurtado

 

Legislación educativa y cultural

 

 

VOLTAIRE - DICCIONARIO FILOSÓFICO 

Índice (A) (B-C) (D-F) (G-N) (O-Z)



Voltaire es un precursor. Es el portaantorcha
del siglo XVIII, que precede y anuncia la Revolución.
Es la estrella de ese gran mañana. Los sacerdotes
tienen razón para llamarle Lucifer.


         VÍCTOR HUGO

 

Vientres perezosos  ◄

Voltaire - Diccionario Filosófico  

►  Visión

 

VIRTUD

Alegoría de la prudencia - Virtud - Diccionario Filosófico de VoltaireDícese que Marco Bruto, momentos antes de matarse, pronunció estas palabras:. «Virtud, no creía en ti, pero he visto que no eras mas que un vano fantasma.» Bruto tenía razón si hacía estribar la virtud en ser jefe de partido y asesino de su bienhechor, de su padre Julio César; pero si hubiera hecho consistir la virtud en hacer beneficios a los que dependían de él, no la hubiera llamado fantasma ni se hubiera matado por desesperación.

«Yo soy muy virtuoso —dice una sabandija teológica—, porque observo las cuatro virtudes cardinales y las tres teologales.» Un hombre honrado le pregunta: «¿Qué son virtudes cardinales?» La sabandija le contesta: «La fuerza, la prudencia, la templanza y la justicia.»

EL HOMBRE HONRADO.—Si eres justo, ya lo reúnes todo; la fuerza, la prudencia y la templanza sólo son cualidades útiles. Si las tienes, tanto mejor para ti; pero si eres justo, tanto mejor para los demás. No es suficiente ser justos; es menester ser además bienhechores. ¿Cuáles son las virtudes teologales?

LA SABANDIJA.—La fe, la esperanza y la caridad.

EL HOMBRE HONRADO.—¿Creer acaso es una virtud? O lo que crees te parece verdadero, y en este caso no hay ningún mérito en creer, o te parece falso, y en este caso, es imposible que lo creas. La esperanza no es tampoco virtud, como no lo es el temor; creemos o esperamos cuando nos prometen o cuando nos amenazan. ¿Entiendes por caridad lo que los griegos y los romanos entendían por humanidad y por amor al prójimo? Esta clase de amor no es nada si no obra; la beneficencia es, pues, la única virtud verdadera.

LA SABANDIJA.—Sería yo verdaderamente un tonto si me desviviera por servir a los hombres sin esperar recompensa. Todo trabajo requiere su salario. No practicaría actos de honradez, a no estar seguro de que he de alcanzar el paraíso.

EL HOMBRE HONRADO.—Entonces sois un granuja, porque si no esperarais ir al paraíso y no temierais ir al infierno, no haríais ninguna obra buena. Seguid mis consejos y creedme; sólo hay dos cosas que merecen que las amemos con desinterés y por sí mismas: Dios y la virtud.

LA SABANDIJA.—¿Qué oigo? ¿Es que sois fenelonista?

El HOMBRE HONRADO.—Lo soy.

LA SABANDIJA.—Pues voy a denunciaros al juez de la curia eclesiástica de Meaux.

EL HOMBRE HONRADO.—Denúnciame.

Voltaire - Diccionario Filosófico    

VIRTUD

 

Vientres perezosos  ◄

 

►  Visión

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Isabel Blanco  - Aviso legal y política de privacidad