TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

BIBLIOTECA DEL PENSAMIENTO - Catálogo

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

 Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 

Historia de la Filosofía

Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira

 

Vocabulario de economía

Principales conceptos de esa ciencia. Por el catedrático de economía José Manuel Piernas Hurtado

 

Legislación educativa y cultural

 

 

VOLTAIRE - DICCIONARIO FILOSÓFICO 

Índice (A) (B-C) (D-F) (G-N) (O-Z)



Voltaire es un precursor. Es el portaantorcha
del siglo XVIII, que precede y anuncia la Revolución.
Es la estrella de ese gran mañana. Los sacerdotes
tienen razón para llamarle Lucifer.


         VÍCTOR HUGO

 

Viaje de San Pedro a Roma  ◄

Voltaire - Diccionario Filosófico  

►  Vientres perezosos

 

VIDA

Vida - Diccionario Filosófico de VoltaireEn el Sistema de la Naturaleza, página 84, leemos estas palabras: «Sería preciso definir la vida antes de razonar sobre el alma, pero esto lo creo imposible.» Yo, por el contrario, lo creo muy posible. La vida es organización con capacidad de sentir. Por eso se dice que todos los animales tienen vida, y sólo se aplica a las plantas esta palabra por extensión, por metáfora: están organizadas y vegetan; pero como no son capaces de sentir propiamente, no tienen vida.

Puede tenerse vida sin sentimiento en momentos dados, porque nada sentimos durante una apoplejía, durante un letargo, durante un sueño profundo; pero aun en esos casos tenemos el poder de sentir. Algunas personas, cómo por desgracia sabemos, fueron enterradas vivas, como hacían con las vestales; y esto es lo que sucede en los campos de batalla, sobretodo en los países fríos; muchas veces el soldado se queda sin movimiento y sin poder respirar; si lo socorrieran se salvaría; pero para concluir más pronto lo entierran.

Antiguamente vida y alma eran una misma cosa, y la una no era más conocida que la otra. ¿Las conocemos acaso, en la actualidad?

En los libros sagrados judíos el alma es siempre sinónima de vida. Y dijo Dios: «Que las aguas produzcan reptiles de alma viva» (1). «Creó también grandes dragones, y todo animal tuvo vida y movimiento, que las aguas habían producido.»

Es difícil explicarse cómo creó Dios esos dragones producidos por las aguas; pero así lo dice el texto sagrado, y nos sometemos a él.

«Que la tierra produzca alma viva en su género, behemots y reptiles.» «Y a toda alma viva para alimentarse.» «Y sopló en sus narices soplo de vida, y el hombre tuvo soplo de vida.» «Pediré vuestras almas a las manos de las bestias y de los hombres.» «Almas», indudablemente significa en estos versículos «vidas». El texto sagrado no puede decir que las bestias se habían tragado el alma de los hombres, pero sí su sangre, que es su vida; y respecto a las manos que el texto concede a las fieras, debe entenderse que quiso decir garras. En una palabra, encontramos en la Biblia más de doscientos pasajes en los que el alma se toma por la vida  de las bestias o de los hombres; pero no encontramos ninguno de ellos que nos explique lo que es vida y lo que es alma.

Si ésta es la facultad de la sensación, ¿de dónde nace esta facultad? A esta pregunta todos los doctores contestan exponiendo sistemas, cuyos sistemas se destruyen unos a otros. ¿Por qué os empeñáis en saber de dónde proviene la sensación? Tan difícil es concebir la causa que hace que todos los cuerpos tiendan a un centro común, como concebir la causa que hace que el animal sea sensible. La dirección del imán hacia el polo Ártico, el camino que llevan los cometas y otros mil fenómenos son también incomprensibles. La materia tiene evidentes propiedades, cuyo principio no conoceremos nunca, y el principio de la sensación, sin la que no es posible la vida, es y será desconocido para nosotros.

¿Podemos vivir sin experimentar sensaciones? Imposible. Suponed un niño que muere después de pasar algunas horas en un letargo desde que nació: ese niño existió, pero no ha vivido. Suponed un imbécil, que nunca concibió ideas complejas, pero que estuvo dotado de sentimiento: ese imbécil vivió, pero sin pensar; no tuvo mas que las ideas sencillas de sus sensaciones.

¿El pensamiento es necesario para la vida? No; porque el imbécil que acabamos de citar no pensaba y vivió. Por eso algunos autores creen que el pensamiento no constituye la esencia del hombre, y sostienen esta opinión diciendo que hay muchos idiotas que no piensan que son hombres, y tanto lo son, que tienen hijos. Los doctores que creen lo contrario replican que esos idiotas tienen ideas que les suministran sus sensaciones. Los doctores que profesan la opinión contraria contestan a esto que el perro de caza, que aprende bien su oficio, tiene ideas más continuas y es superior a esos idiotas. Esto originó una gran cuestión respecto al alma, de la que no nos ocuparemos ya, por haber hablado con bastante extensión de ella en el artículo titulado Alma.

__________

(1) Génesis.

 

Voltaire - Diccionario Filosófico    

VIDA

 

Viaje de San Pedro a Roma  ◄

 

►  Vientres perezosos

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Isabel Blanco  - Aviso legal y política de privacidad