TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

BIBLIOTECA DEL PENSAMIENTO - Catálogo

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

 Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 

Historia de la Filosofía

Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira

 

Vocabulario de economía

Principales conceptos de esa ciencia. Por el catedrático de economía José Manuel Piernas Hurtado

 

Legislación educativa y cultural

 

 

VOLTAIRE - DICCIONARIO FILOSÓFICO 

Índice (A) (B-C) (D-F) (G-N) (O-Z)



Voltaire es un precursor. Es el portaantorcha
del siglo XVIII, que precede y anuncia la Revolución.
Es la estrella de ese gran mañana. Los sacerdotes
tienen razón para llamarle Lucifer.


         VÍCTOR HUGO

 

Trinidad  ◄

Voltaire - Diccionario Filosófico  

►  Vampiros

 

UNIVERSIDAD

Universidad - Diccionario Filosófico de VoltaireBoulay, en el libro que titula Historia de la Universidad de París, acepta las antiguas tradiciones inseguras, por no decir fabulosas, que remontan su origen hasta la época de Carlomagno. Ésta es también la opinión de Gagnin y de Gilles de Beauvais; pero además de que los autores contemporáneos Eginhard, Alemon, Reginon y Sigebertono se ocupan de la mencionada época, Pasquier y Tillet aseguran terminantemente que tuvo su origen en el siglo XII, durante los reinados de Luis el Joven y de Felipe Augusto.

Por otra parte, redactó los primeros estatutos de la Universidad Roberto de Corfeón, legado de la Santa Sede, el año 1215, y la prueba de que en sus comienzos tuvo la misma forma que en la actualidad, es que una bula de Gregorio IX, del año 1231, menciona a los maestros en teología, a los maestros en derecho, a los físicos, como entonces se llamaban los médicos, y a los artistas. El nombre de Universidad proviene de la suposición de que esos cuatro cuerpos que se llaman facultades constituían universidad de estudio, lo que equivale a decir que hacían todo lo que podían hacer.

Los papas, por medio de estos establecimientos, cuyas decisiones ellos juzgaban, se convirtieron en dueños de la instrucción de los pueblos, y el mismo espíritu que hacía considerar como un favor que los miembros del Parlamento de París obtuvieran el permiso para que los enterraran con hábitos de franciscanos, dictó los decretos que publicó la curia romana contra los que se atrevieran a oponerse a la escolástica ininteligible, que, según confesión del abad Trithemo, no era mas que una ciencia falsa que perjudicaba a la religión. En efecto, lo que Constantino apenas insinuó respecto a la sibila de Cumas lo dijo claro y expresamente Aristóteles. El cardenal Pallavicini refiere la máxima de un fraile llamado Pablo, que decía irónicamente que, a no ser por Aristóteles, la Iglesia hubiese carecido de algunos de sus artículos de fe.

Por eso el célebre Ramus, que publicó dos obras en las que combatía la doctrina de Aristóteles que enseñaba la Universidad, hubiera sido víctima del furor de sus rivales ignorantes si Francisco I no hubiera pedido para fallarlo el proceso que estaba siguiéndose en el Parlamento de París entre Ramus y Antonio de Govea. Uno de los principales cargos que hacían a Ramus era el modo como enseñaba a sus discípulos a pronunciar la q.

No fue Ramus el único perseguido por semejantes pamplinas. El año 1624, el Parlamento de París desterró del término de su jurisdicción a tres hombres que se atrevieron a sostener públicamente tesis contra la doctrina de Aristóteles, prohibiendo a todo el mundo publicar y vender las proposiciones que sostenían dichas tesis, bajo la pena de castigo corporal, prohibiendo además enseñar máximas contra los antiguos autores aprobados por la Universidad, bajo pena de la vida.

Las exposiciones de la Sorbona, en favor de las cuales el Parlamento publicó su decreto contra los químicos el año 1629, decidieron que no se podía chocar contra los principios de la filosofía de Aristóteles sin chocar contra los de la teología escolástica admitidos por la Iglesia. Sin embargo, habiendo publicado la Facultad un decreto en 1566 para prohibir el uso del antimonio, cuyo decreto confirmó el Parlamento, Paulnier de Caen, gran químico y célebre médico de París, que no se conformó ni con el decreto de la Facultad ni con el del Parlamento, fue únicamente degradado en 1609. Más tarde, cuando se ingirió el antimonio en el libro de los medicamentos, que escribieron por orden de la Facultad el año 1637, dicha Facultad permitió su uso el año 1666, un siglo después de haberlo prohibido, y el Parlamento lo autorizó por otro decreto. De este modo, la Universidad siguió el ejemplo que le dio la Iglesia, que proscribió la doctrina de Arrio , bajo pena de muerte, y luego aprobó la palabra «consustancial», que en tiempos anteriores había condenado, como hemos visto en el artículo titulado Concilio.

Lo que acabamos de decir respecto a la Universidad de París puede darnos la idea de lo que serían las otras universidades que tomaron a aquélla por modelo. En efecto, ochenta universidades, imitando a la de París, reprodujeron el decreto que la Sorbona publicó en el siglo XIV, y que dispone que cuando se entregue el birrete a los doctores les hagan jurar que defenderán el misterio de la Inmaculada Concepción de la Virgen, no considerando esto como un artículo de fe, sino como una opinión religiosa y católica.

 

Voltaire - Diccionario Filosófico    

UNIVERSIDAD

 

Trinidad  ◄

 

►  Vampiros

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Isabel Blanco  - Aviso legal y política de privacidad