TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

BIBLIOTECA DEL PENSAMIENTO - Catálogo

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

 Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 

Historia de la Filosofía

Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira

 

Vocabulario de economía

Principales conceptos de esa ciencia. Por el catedrático de economía José Manuel Piernas Hurtado

 

Legislación educativa y cultural

 

 

VOLTAIRE - DICCIONARIO FILOSÓFICO 

Índice (A) (B-C) (D-F) (G-N) (O-Z)



Voltaire es un precursor. Es el portaantorcha
del siglo XVIII, que precede y anuncia la Revolución.
Es la estrella de ese gran mañana. Los sacerdotes
tienen razón para llamarle Lucifer.


         VÍCTOR HUGO

 

Quákeros  ◄

Voltaire - Diccionario Filosófico  

►  Religión

 

RAZÓN

Razón - Diccionario Filosófico de VoltaireEn la época en que Francia estaba loca con el sistema de Law, y en la que éste era director general de Hacienda, un hombre que tenía siempre razón, en presencia de una gran asamblea se presentó a decirle:

«Estoy viendo que sois el mayor loco o el mayor bribón que se ha presentado en Francia; sé que esto es mucho decir, pero voy a probar lo que digo: se os ocurrió la idea de publicar la riqueza del Estado por medio del papel; pero como ese papel sólo podía representar el valor ficticio de varias riquezas, que son los productos de la tierra y de las manufacturas, debíais haber empezado por darnos una cantidad diez veces mayor de trigo, de vino, de lienzo y de paño. Todavía esto no es bastante, porque además habíamos de estar seguros de despacharlos. Emitís en billetes una cantidad diez veces mayor que la que nosotros tenemos en moneda y en géneros; luego sois diez veces más extravagante, más inepto o más bribón que los superintendentes que os han precedido. Ahora veréis como yo pruebo mi proposición mayor.»

Apenas empezaba a probarla le prendieron y le llevaron a San Lázaro; cuando salió de allí después de estudiar mucho y fortificar su razón, se dirigió a Roma, donde pidió una audiencia pública al Papa, con la condición de que no habían de interrumpirle su discurso; se la concedieron y habló en los siguientes términos:

«Santo Padre, vos sois un anticristo, y voy a probárselo a Vuestra Santidad. Llamo yo anticristo al que hace todo lo contrario de lo que Cristo hizo y dejó mandado. Cristo fue pobre, vos sois muy rico; pagó el tributo, y vos exigís tributo a los demás; se sometió a los poderes, y vos sois el poder más alto; iba a pie, y vos vais a Castel-Gandolfo con un equipaje suntuoso; comía todo lo que le querían dar, y vos mandáis que comamos pescado los viernes de Cuaresma, cuando vivimos lejos del mar y de los ríos; prohibió a Simón Barjona que se sirviera de la espada, y vos tenéis muchas espadas a vuestro servicio; en este sentido, pues, Vuestra Santidad es un anticristo. Os reverencio mucho en los demás sentidos, y os pido me concedáis indulgencias in articulo mortis

Encerraron en el castillo de San Angelo al hombre que así hablaba. Cuando salió del castillo de San Angelo se dirigió a Venecia y pidió audiencia para hablar con el dux; se la concedieron también.

«Vuestra Serenidad —le dijo— es un gran extravagante, que tiene el capricho de casarse todos los años con el mar, y os debo la misma persona; en segundo lugar, que vuestro casamiento se parece al de Arlequín, que estaba a mitad de hacer, porque sólo le faltaba el consentimiento de la futura; en tercer lugar, ¿quién nos dice que un día otras potencias marítimas no os puedan declarar inhábil para consumar ese matrimonio?»

En cuanto concluyó de hablar lo encerraron en la torre de San Marcos. Cuando salió de la torre de San Marcos se fue a Constantinopla, le recibió en audiencia el muftí, y le habló en estos términos:

«Vuestra religión, aunque tiene cosas excelentes, como la adoración del Gran Ser y la necesidad de ser justos y caritativos, no es mas que el judaísmo recalentado y una colección fastidiosa de cuentos de vieja. Si el arcángel Gabriel, descendiendo de algún planeta, hubiera traído y entregado a Mahoma las hojas del Corán, toda la Arabia hubiera visto descender al ángel Gabriel, y nadie le vio; luego Mahoma fue un audaz impostor que engañó a los imbéciles.»

Apenas acabó de pronunciar estas palabras, se apoderaron de él y lo empalaron. Sin embargo, siempre tenía razón.

Voltaire - Diccionario Filosófico    

RAZÓN

 

Quákeros  ◄

 

►  Religión

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Isabel Blanco  - Aviso legal y política de privacidad