TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

BIBLIOTECA DEL PENSAMIENTO - Catálogo

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

 Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 

Historia de la Filosofía

Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira

 

Vocabulario de economía

Principales conceptos de esa ciencia. Por el catedrático de economía José Manuel Piernas Hurtado

 

Legislación educativa y cultural

 

 

VOLTAIRE - DICCIONARIO FILOSÓFICO 

Índice (A) (B-C) (D-F) (G-N) (O-Z)



Voltaire es un precursor. Es el portaantorcha
del siglo XVIII, que precede y anuncia la Revolución.
Es la estrella de ese gran mañana. Los sacerdotes
tienen razón para llamarle Lucifer.


         VÍCTOR HUGO

 

Profecías  ◄

Voltaire - Diccionario Filosófico  

►  Providencia

 

PROFETAS

Profetas - Diccionario Filosófico de VoltaireSilbaron al profeta Jurién, ahorcaron o enrodaron a los profetas de las Cevenas, pusieron en la picota a los profetas que fueron a Londres desde el Langüedoc y el Delfinado, condenaron a diferentes suplicios a los profetas anabaptistas y cocieron en Florencia al profeta Savonarola. Si nos es lícito juntar con todos esos a los verdaderos profetas judíos, veremos que no tuvieron fin menos desastroso; el más grande de sus profetas, San Juan Bautista, murió degollado.

Supónese que Zacarías fue asesinado; pero esto no está demostrado por fortuna. El profeta Jeddo o Addo, que enviaron a Betel imponiéndole por condición que no bebiera y que no comiera, habiendo por su desgracia comido un pedazo de pan, se lo comió a él un león, y encontraron en el camino real sus huesos, que estaban esparcidos entre el león y su asno. A Jonás se lo tragó una ballena: verdad es que sólo pasó en su vientre tres días y tres noches, pero debió pasar setenta y dos horas muy malas.

Abacuc fue cogido por los cabellos y transportado por los aires hasta Babilonia: debe sufrirse mucho quedando suspendido por los cabellos y andando el espacio de trescientas millas; yo hubiera preferido hacer ese viaje con un par de alas, con la borrica de Borac o con el hipogrifo.

Micheo vio al Señor sentado en su trono con el ejército del cielo a derecha e izquierda, y el Señor, habiendo pedido que se presentara alguno para engañar al rey Acab, se presentó el diablo al Señor y se encargó de esta comisión. Micheo dio cuenta de parte del Señor de esta aventura celeste al rey Acab. Verdad es que por recompensa no recibió mas que un enorme bofetón de la mano del profeta Sedekía; verdad es que sólo le encerraron en un calabozo durante algunos días, pero siempre es desagradable, para un hombre inspirado que le abofeteen y que le encierren en una prisión subterránea.

Se dice que el rey Amasías mandó arrancar los dientes al profeta Amós para impedirle que hablara. Esto no quiere decir que sin dientes no se pueda hablar; todos hemos conocido viejas desdentadas y muy parlanchinas; pero las profecías deben pronunciarse con voz muy clara, y un profeta sin dientes no debe inspirar respeto.

Baruc sufrió muchas persecuciones; apedrearon a Ezequiel sus compañeros de esclavitud; no se sabe si Jeremías fue lapidado o dividido en dos con una sierra; se cree que a Isaías lo mataron de ese modo por orden de Manases, reyezuelo de Judá.

Es preciso convenir en que es muy peligroso el oficio de profeta: por cada uno de ellos que, como Elías, se paseó de planeta en planeta arrastrado en luminosa carroza por cuatro caballos blancos, hubo cien profetas que iban a pie y que se veían obligados a ir de puerta en puerta para poder comer de limosna, pareciéndose en esto a Homero, que, según se dice, se vio reducido al extremo de tener que mendigan en las siete ciudades que más tarde se disputaron el honor de haberle visto nacer. Sus comentaristas le han atribuido infinidad de alegorías que él jamás imaginó, y este mismo honor han dispensado con frecuencia a los profetas.

Convengo en que hubo por otra parte algunas gentes que procuraban entrever el porvenir elevando su alma a un alto grado de exaltación, y los judíos la exaltaron tanto, que llegaron a columbrar algunos sucesos futuros; pero es difícil adivinar si los profetas entendían entonces por Jerusalén la vida eterna; si Babilonia significaba Londres o París; si cuando hablaban de una gran comida debía interpretarse que querían decir ayuno; si el vino rojo significaba sangre; si un manto rojo significaba la fe y un manto blanco la caridad. Para entender a los profetas se necesitaba un gran esfuerzo del espíritu humano.

También ofrecen otra gran dificultad los profetas judíos: esta dificultad es que muchos de ellos eran herejes samaritanos. Oseas pertenecía a la tribu de Isaccar, que vivía en territorio samaritano; Elías y Eliseo también; pero es fácil contestar a esta objeción. Es sabido que el espíritu sopla donde quiere, y que la gracia lo mismo cae en el terreno más árido que en el terreno más fértil.

Voltaire - Diccionario Filosófico    

PROFETAS

 

Profecías  ◄

 

►  Providencia

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Isabel Blanco  - Aviso legal y política de privacidad