TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

BIBLIOTECA DEL PENSAMIENTO - Catálogo

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

 Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 

Historia de la Filosofía

Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira

 

Vocabulario de economía

Principales conceptos de esa ciencia. Por el catedrático de economía José Manuel Piernas Hurtado

 

Legislación educativa y cultural

 

 

VOLTAIRE - DICCIONARIO FILOSÓFICO 

Índice (A) (B-C) (D-F) (G-N) (O-Z)



Voltaire es un precursor. Es el portaantorcha
del siglo XVIII, que precede y anuncia la Revolución.
Es la estrella de ese gran mañana. Los sacerdotes
tienen razón para llamarle Lucifer.


         VÍCTOR HUGO

 

Politeísmo  ◄

Voltaire - Diccionario Filosófico  

►  Prejuicios

 

POSEÍDOS

Poseídos - Diccionario Filosófico de VoltaireDe los que se jactan de tener relaciones con el diablo, únicamente los poseídos son los únicos a quienes no podemos contradecir. Cuando un hombre os diga: «Estoy poseído», es preciso creerle bajo su palabra. Los poseídos no están obligados a hacer cosas extraordinarias, y cuando las hacen, sólo es por superabundancia de derecho. ¿Qué podemos replicar al hombre que rueda los ojos, que tuerce la boca y que dice que tiene el diablo dentro del cuerpo? Cada uno siente lo que siente. Antiguamente, el mundo estaba lleno de poseídos; quizás todavía pueda encontrarse alguno. Al pobre poseído que se satisface con tener algunas convulsiones y que no hace daño a nadie, tampoco tenemos derecho a causárselo. Si disputáis con él, infaliblemente quedaréis debajo, porque os dirá: «El diablo me entró ayer en el cuerpo bajo esta o la otra forma, y desde entonces padezco de un cólico sobrenatural que no puede curar ningún boticario.» Con semejante hombre no se puede tomar otro partido, mas que el de exorcizarle o el de abandonarle al diablo.

Es lástima que hoy día ya no haya poseídos, ni magos, ni astrólogos, ni genios. Apenas podemos concebir hoy el gran recurso que eran todos esos misterios hace cien años. La nobleza vivía entonces encerrada en sus castillos; las noches de invierno son muy largas, y las gentes se hubieran muerto de fastidio si no hubieran tenido a mano esos lícitos recreos. No había ningún castillo en el que no se presentara una hada en días marcados, como lo hacía la hada Merlusina en el castillo de Lusignan. El montero mayor, hombre flaco y curtido, cazaba con una jauría de perros negros en el bosque de Fontainebleau. El diablo torcía el cuello al mariscal Fabert. Cada aldea tenía su hechicero o su hechicera; cada príncipe su astrólogo; todas las damas se hacían decir la buenaventura; los poseídos corrían por los campos, disputaban quién había visto al diablo y quién lo veía: todo esto era materia para conversaciones inagotables, y todos los espíritus vivían con sobresalto. En la actualidad jugamos insípidamente a la baraja, y puede decirse que hemos perdido habiéndonos desilusionado.

Voltaire - Diccionario Filosófico    

POSEÍDOS

 

Politeísmo  ◄

 

►  Prejuicios

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Isabel Blanco  - Aviso legal y política de privacidad