TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

BIBLIOTECA DEL PENSAMIENTO - Catálogo

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

 Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 

Historia de la Filosofía

Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira

 

Vocabulario de economía

Principales conceptos de esa ciencia. Por el catedrático de economía José Manuel Piernas Hurtado

 

Legislación educativa y cultural

 

 

VOLTAIRE - DICCIONARIO FILOSÓFICO 

Índice (A) (B-C) (D-F) (G-N) (O-Z)



Voltaire es un precursor. Es el portaantorcha
del siglo XVIII, que precede y anuncia la Revolución.
Es la estrella de ese gran mañana. Los sacerdotes
tienen razón para llamarle Lucifer.


         VÍCTOR HUGO

 

Pablo  ◄

Voltaire - Diccionario Filosófico  

►  Patria

 

PARAÍSO

Paraíso - Diccionario Filosófico de VoltaireLa palabra «paraíso» es una de las que más se han separado de su etimología. Sabemos que originariamente significaba un sitio plantado de árboles frutales; luego se llamó paraíso a los jardines que tenían árboles que hacían sombra. Así se llamaron en la antigüedad los jardines de Sahara hacia Edén, de la Arabia Feliz, que fueron conocidos mucho tiempo antes que las hordas de los hebreos invadieran parte de la Palestina.

La palabra «paraíso» sólo es célebre para los judíos en el Génesis. Algunos autores judíos hablan de jardines, pero ninguno de ellos dijo una palabra del jardín que se llamaba paraíso terrestre. ¿En qué consiste que ni los escritores ni los profetas judíos citaron nunca el paraíso terrestre, del que nos ocupamos nosotros todos los días? Como esto casi es incomprensible, hizo creer a sabios audaces que el Génesis se escribió mucho más tarde.

Los judíos no tomaron nunca ese vergel, esa plantación de árboles, ese jardín, por cielo. San Lucas es el primero que designó el cielo con la palabra «paraíso», cuando Jesucristo dijo al buen ladrón: «Tú estarás conmigo hoy en el paraíso.» Los antiguos dieron el nombre de cielo a las nubes; esa denominación era impropia, porque las nubes tocan en la tierra por medio de los vapores que las forman; y cielo es una palabra vaga que significa el espacio inmenso, en el que giran multitud de soles, de planetas y de cometas; de ningún modo se parece a un jardín.

Santo Tomás dice que hay tres paraísos: el terrestre, el celeste y el espiritual. No alcanzo a comprender la diferencia que haya entre el espiritual y el celeste. El vergel espiritual, según Santo Tomás, es la visión beatífica; pero eso es precisamente lo que constituye el paraíso celeste, el goce del mismo Dios. No me tomaré la libertad de disputar con el ángel de las escuelas, y me concretaré a decir: ¡Dichoso el que puede estar eternamente en uno de los tres paraísos!

Algunos sabios curiosos creen que el jardín de las Hespérides, que vigilaba un dragón, era una imitación del jardín del Edén, que tenía por guardián un buey con alas o querubín. Otros sabios más temerarios todavía se han atrevido a decir que el buey era una mala copia del dragón, y que los judíos fueron siempre rústicos plagiarios; pero esto es blasfemar, y esa idea no puede defenderse.

¿Por qué se ha dado el nombre de «paraíso» al último piso de los teatros? ¿Se les ha dado este nombre por ser el sitio más barato y donde mejor pueden ir los pobres, por creer que en el otro paraíso hay muchos más pobres que ricos? ¿Se les ha dado este nombre por ser el sitio más alto, como para significar que es el cielo? Hay sin embargo mucha diferencia entre subir al cielo y subir al paraíso de un teatro.

 

Voltaire - Diccionario Filosófico    

PARAÍSO

 

Pablo  ◄

 

►  Patria

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Isabel Blanco  - Aviso legal y política de privacidad