TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

BIBLIOTECA DEL PENSAMIENTO - Catálogo

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

 Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 

Historia de la Filosofía

Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira

 

Vocabulario de economía

Principales conceptos de esa ciencia. Por el catedrático de economía José Manuel Piernas Hurtado

 

Legislación educativa y cultural

 

 

VOLTAIRE - DICCIONARIO FILOSÓFICO 

Índice (A) (B-C) (D-F) (G-N) (O-Z)



Voltaire es un precursor. Es el portaantorcha
del siglo XVIII, que precede y anuncia la Revolución.
Es la estrella de ese gran mañana. Los sacerdotes
tienen razón para llamarle Lucifer.


         VÍCTOR HUGO

 

Onán, onanismo  ◄

Voltaire - Diccionario Filosófico  

►  Oración

 

OPINIÓN

Opinión - Diccionario Filosófico de Voltaire¿Qué opinión tienen las naciones del Norte de América y las que costean el estrecho de la Sonda sobre el mejor de los gobiernos, sobre la mejor religión, sobre el derecho público eclesiástico, sobre el modo de escribir historia, sobre la naturaleza de la tragedia, de la comedia, de la ópera, de la égloga, del poema épico, sobre las ideas innatas, la gracia concomitante y los milagros del diácono Paris? Claro es que ninguno de esos pueblos tienen opinión alguna sobre cosas de las que no tienen idea. Tienen un conocimiento confuso de sus costumbres, y no van más allá de esa especie de instinto. Así son todos los pueblos que habitan las costas del mar Glacial en una extensión de quinientas leguas; así son los habitantes de las tres cuartas partes de África, casi todos los de las islas del Asia, veinte hordas de tártaros, y todos los hombres que se ocupan únicamente del trabajo penoso y siempre renaciente de proporcionarse la subsistencia.

Cuando una nación empieza a civilizarse, empieza a tener algunas opiniones, pero casi todas falsas: cree en los aparecidos, en los hechiceros, en el encantamiento de las serpientes, en la inmortalidad de éstas, en los poseídos del diablo, en los exorcismos y en los arúspices. Cree además que los granos han de pudrirse en la tierra para germinar y que los cuartos de la luna son la causa de los accesos de la fiebre.

El talapuino persuade a sus devotos de que el dios Sammonocodom estuvo viviendo algún tiempo en Siam y que taló todos los árboles de un bosque porque le impedían jugar bien al volante, que era su juego favorito. Esta opinión va arraigando en todos los cerebros de tal modo, que si andando el tiempo hubiera algún habitante del país que se atreviera a dudar de la referida aventura de Sammonocodom se arriesgaría a que le apedrearan. Se necesita el transcurso de siglos para destruir una opinión popular.

Llaman a la opinión «reina del mundo», y lo es de tal modo, que cuando la razón pelea contra ella para destruirla, la razón queda sentenciada a muerte: necesita renacer veinte veces de sus propias cenizas para expulsar blandamente a la usurpadora.

Voltaire - Diccionario Filosófico    

OPINIÓN

 

Onán, onanismo  ◄

 

►  Oración

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Isabel Blanco  - Aviso legal y política de privacidad