TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

BIBLIOTECA DEL PENSAMIENTO - Catálogo

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

 Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 

Historia de la Filosofía

Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira

 

Vocabulario de economía

Principales conceptos de esa ciencia. Por el catedrático de economía José Manuel Piernas Hurtado

 

Legislación educativa y cultural

 

 

VOLTAIRE - DICCIONARIO FILOSÓFICO 

Índice (A) (B-C) (D-F) (G-N) (O-Z)



Voltaire es un precursor. Es el portaantorcha
del siglo XVIII, que precede y anuncia la Revolución.
Es la estrella de ese gran mañana. Los sacerdotes
tienen razón para llamarle Lucifer.


         VÍCTOR HUGO

 

Moisés  ◄

Voltaire - Diccionario Filosófico  

►  Mujer

 

MORAL

Moral - Diccionario Filosófico de VoltairePredicadores charlatanes, controversistas extravagantes, recordad que vuestro maestro no dijo nunca que el sacramento era el signo visible de una cosa invisible; que no admitió cuatro virtudes cardinales y tres teologales; que no examinó si su madre vino al mundo maculada o inmaculada; que nunca dijo que los niños que murieran sin bautizar serían condenados. Proclamó esta verdad tan antigua como el mundo: «Amad a Dios y a vuestro prójimo.» Concretaos, pues, a esta regla, miserables ergotistas; predicad la moral y nada más. Predicad, pero observadla al mismo tiempo; que no resuenen vuestros procesos en los tribunales; que no arranque la garra de un procurador un puñado de harina de la boca de la viuda y del huérfano; no os disputéis un beneficio insignificante con el mismo furor que se disputaron el papismo en el gran cisma de Occidente. Frailes, no pongáis contribución al universo, y entonces os creeremos.

Acabo de leer las siguientes palabras en una declamación que consta de catorce volúmenes, intitulada Historia del Bajo Imperio, escrita por Le Beau.: «Los cristianos tenían una moral, pero los paganos no la tenían.» ¿Dónde habrá aprendido semejante tontería el citado autor? ¿No es moral la de Sócrates, la de Zeleuco, la de Carondas, la de Cicerón, la de Epicteto y la de Marco Antonio? No hay mas que una moral, señor Le Beau, como no hay mas que una geometría. A esto se me replicará que la mayoría de los hombres desconocen la geometría. Es cierto, pero todos los que se aplican a estudiarla, tienen un parecer unánime sobre ella. Los agricultores, los artesanos y los artistas no han estudiado ningún curso de moral; no han leído ni De Finibus de Cicerón, ni la Ética de Aristóteles, pero en cuanto reflexionan, sin saberlo, son discípulos de Cicerón; el tintorero indio, el pastor tártaro y el marinero de Inglaterra, saben lo que es justo y lo que es injusto. Confucio no inventó su sistema de moral como se inventa un sistema físico: lo encontró grabado en el corazón de todos los hombres.

Esa moral estaba impresa en el corazón del pretor Festo cuando los judíos le daban prisa para que hiciera morir pronto a Pablo, porque había introducido extranjeros en su templo. «Sabed —dijo a los judíos el pretor— que los romanos no sentencian a nadie sin haberle oído antes.» Si los judíos carecían de moral o faltaban a ésta, los romanos la conocían y la honraban.

La moral no consiste en la superstición ni en las ceremonias ni tiene nada de común con los dogmas. Nunca repetiremos bastante que los dogmas son diferentes en cada país y que la moral es la misma para todos los hombres que usan el don de la razón. La moral nace de Dios, como la luz, y las supersticiones sólo son tinieblas.

 

Voltaire - Diccionario Filosófico    

MORAL

 

Moisés  ◄

 

►  Mujer

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Isabel Blanco  - Aviso legal y política de privacidad