TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

BIBLIOTECA DEL PENSAMIENTO - Catálogo

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

 Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 

Historia de la Filosofía

Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira

 

Vocabulario de economía

Principales conceptos de esa ciencia. Por el catedrático de economía José Manuel Piernas Hurtado

 

Legislación educativa y cultural

 

 

VOLTAIRE - DICCIONARIO FILOSÓFICO 

Índice (A) (B-C) (D-F) (G-N) (O-Z)



Voltaire es un precursor. Es el portaantorcha
del siglo XVIII, que precede y anuncia la Revolución.
Es la estrella de ese gran mañana. Los sacerdotes
tienen razón para llamarle Lucifer.


         VÍCTOR HUGO

 

Leyes  ◄

Voltaire - Diccionario Filosófico  

►  Libertad de imprenta

 

LIBELO

Libelo - Diccionario Filosófico de VoltaireLlámanse libelos los folletos que se publican con la intención de injuriar; como los autores no tienen razones que aducir y no escriben con el objeto de instruir al público, para ser leídos procuran ser breves. Los folletos rara vez están firmados, porque los asesinos temen ser presos y que les encuentren armas prohibidas.

Hay libelos políticos, teológicos y literarios. En las épocas de la Liga y de la Fronda se escribieron con profusión libelos políticos, y cada una de las controversias de Inglaterra los produjo a centenares. Escribieron tantos contra Luis XIV, que podría formarse con ellos una vasta biblioteca. Los católicos conocemos libelos teológicos cerca de mil seiscientos años; estos libelos son los peores, porque están plagados de injurias sagradas. En prueba de lo que digo, leed a San Jerónimo, y veréis cómo trata a Rufino, a Vigilando; pero los controversistas que han aparecido después de él se han propasado mucho más. En los últimos tiempos llamaron la atención los libelos que escribieron los molinistas contra los jansenistas, que pueden contarse por millares. De todo ese fárrago no ha quedado con vida mas que un solo libro: las Cartas provinciales.

Los literatos que han producido folletos pueden disputar su número con el de los teólogos. Boileau y Fontenelle, que se atacaron el uno al otro escribiéndose epigramas, decían los dos que los libelos que habían escrito contra ellos no cabían en la habitación de cada uno. Pero todo esto cae como las hojas en otoño.

Han existido gentes que consideraban como libelos todas las injurias que se han escrito o dirigido contra el prójimo. Según ellos, las palabras picantes que los profetas dirigieron algunas veces a los reyes de Israel, eran libelos infamatorios para que los pueblos se sublevaran contra ellos; pero como el populacho no leyó nunca en ningún país del mundo, es de presumir que dichas sátiras no causaran el menor daño. Hablando al pueblo reunido, se le cita a promover sediciones mucho menos que escribiendo de ellas. Por eso el primer acto de la reina de Inglaterra Isabel, que era el jefe de la Iglesia anglicana y la defensora de la fe, fue mandar que durante seis meses nadie pudiera predicar sin que ella le concediera permiso.

El Anti-Catón de César era un libelo; pero César hizo más daño a Catón con la batalla de Farsalia y con la de Tapsa que con sus diatribas. Las Filípicas de Cicerón son libelos; pero las prescripciones de los triunviros fueron libelos más terribles. San Cirilo y San Gregorio Nacianceno escribieron libelos contra el emperador Juliano, pero tuvieron la generosidad de no publicarlos hasta después que murió dicho emperador.

Se parecen mucho a los libelos algunas manifestaciones de los soberanos. Los secretarios del gabinete de Mustafá, emperador de los osmanlíes, hicieron un libelo de su declaración de guerra contra Rusia; pero Dios les castigó a ellos y a sus comitentes. El mismo espíritu que animó a César, a Cicerón y a los secretarios de Mustafá domina en todos los bribones que han escrito libelos en sus buhardillas. ¿Quién es capaz de creer que las almas de Garasse, de Nonotte, de Paulián y de Frerón sean, respecto a este asunto, del mismo temple que las almas de César, de Cicerón, de San Cirilo y del secretario del emperador de los osmanlíes? Cuesta trabajo creerlo, pero es así.

 

Voltaire - Diccionario Filosófico    

LIBELO

 

Leyes  ◄

 

►  Libertad de imprenta

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Isabel Blanco  - Aviso legal y política de privacidad