TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

BIBLIOTECA DEL PENSAMIENTO - Catálogo

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

 Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 

Historia de la Filosofía

Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira

 

Vocabulario de economía

Principales conceptos de esa ciencia. Por el catedrático de economía José Manuel Piernas Hurtado

 

Legislación educativa y cultural

 

 

VOLTAIRE - DICCIONARIO FILOSÓFICO 

Índice (A) (B-C) (D-F) (G-N) (O-Z)



Voltaire es un precursor. Es el portaantorcha
del siglo XVIII, que precede y anuncia la Revolución.
Es la estrella de ese gran mañana. Los sacerdotes
tienen razón para llamarle Lucifer.


         VÍCTOR HUGO

 

Juliano  ◄

Voltaire - Diccionario Filosófico  

►  Kalendas

 

JUSTO E INJUSTO

Justo e injusto - Diccionario Filosófico de Voltaire¿Quién nos dotó de la idea de lo que es justo y de lo que es injusto? Dios, que nos concedió cerebro y corazón. ¿Cuándo nos enseña la razón que existen el vicio y la virtud? Cuando nos enseña que dos y dos hacen cuatro. No existen, pues, ideas innatas, por la misma razón que no hay ningún árbol que saque flores y fruto cuando sale de la tierra. Nada hay que pueda llamarse innato, o lo que es lo mismo, desarrollado, y no nos cansaremos de repetir que Dios formó nuestra naturaleza de órganos que, a medida que se desarrollan, nos hacen conocer todo lo que debe hacer nuestra especie para conservarse.

¿Cómo se verifica ese misterio continuo? Decídmelo, amarillentos habitantes de las islas de la Sonda, negros africanos, imberbes canadienses, y vosotros, sabios, Platón, Cicerón y Epicteto. Todos comprendéis igualmente que vale más dar lo superfluo de vuestro pan y de vuestro arroz al pobre que humildemente os lo demanda, que matarle o sacarle los dos ojos. Todo el mundo sabe que hacer un beneficio es más honroso que hacer un ultraje y que la dulzura es preferible a cólera.

No necesitamos, pues, mas que valernos de nuestra razón para discernir la diferencia que hay de la honradez a la deshonra. El bien y el mal están tan inmediatos, que muchas veces nuestras pasiones los confunden: ¿quién nos lo hará conocer? Nosotros mismos, cuando estamos tranquilos. Todo el que ha escrito respecto a los deberes del hombre, escribió bien en todos los países del mundo, porque escribió guiado únicamente por su razón, de modo que todos los escritores de esa clase han dicho siempre lo mismo: Sócrates y Epicuro, Confucio y Cicerón, Marco Antonio y Amurat II tuvieron la misma moral. Repitamos continuamente, para que todo el mundo lo aprenda, que la moral siempre es una y la misma, porque proviene de Dios; los dogmas varían en cada parte, porque provienen de los hombres; Jesús no enseñó dogma metafísico ni escribió libros teológicos, ni dijo nunca: «Soy consustancial: tengo dos voluntades y dos naturalezas en una misma persona.» Dejó a los franciscanos y a los jacobinos, que habían de venir al mundo mil doscientos años después que él, la tarea de argumentar para inquirir si su madre fue concebida con el pecado original; jamás dijo que el matrimonio es el signo visible de una cosa invisible; no habló nunca de la gracia concomitante; no estableció nunca la institución de los frailes ni la de los inquisidores; no mandó nada de lo que hoy vemos establecido.

Dios dotó a los hombres del conocimiento de lo justo y de lo injusto en todos los tiempos que precedieron al cristianismo. Dios ni cambió ni puede cambiar: el fondo de nuestra alma, nuestra razón y nuestra moral serán eternamente lo mismo. ¿De qué aprovecha la virtud, las distinciones teológicas, los dogmas que se fundan en esas distinciones y las persecuciones que se fundan en esos dogmas? La Naturaleza, asustada y sublevada al ver los resultados de esas invenciones bárbaras, grita a todos los hombres: «Sed justos y no seáis sofistas perseguidores.»

Hojead el Sadder, que es el compendio de las leyes de Zaratustra, y encontraréis en ese libro esta sabia máxima: «Cuando es dudoso si el acto que te proponen es justo o injusto, abstente de practicarlo.» Nadie dio nunca regla tan admirable; ningún legislador habló mejor. Esa regla universal es muy diferente del sistema de las opiniones probables, que inventaron cierto número de individuos que se titularon «Sociedad de Jesús».

Voltaire - Diccionario Filosófico    

JUSTO E INJUSTO

 

Juliano  ◄

 

►  Kalendas

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Isabel Blanco  - Aviso legal y política de privacidad