TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

BIBLIOTECA DEL PENSAMIENTO - Catálogo

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

 Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 

Historia de la Filosofía

Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira

 

Vocabulario de economía

Principales conceptos de esa ciencia. Por el catedrático de economía José Manuel Piernas Hurtado

 

Legislación educativa y cultural

 

 

VOLTAIRE - DICCIONARIO FILOSÓFICO 

Índice (A) (B-C) (D-F) (G-N) (O-Z)



Voltaire es un precursor. Es el portaantorcha
del siglo XVIII, que precede y anuncia la Revolución.
Es la estrella de ese gran mañana. Los sacerdotes
tienen razón para llamarle Lucifer.


         VÍCTOR HUGO

 

Guerra  ◄

Voltaire - Diccionario Filosófico  

►  Hábil, habilidad

 

GUSTO

Gusto - Diccionario Filosófico de VoltaireEse gusto, ese sentido, ese don de discernir los alimentos ha originado en todas las lenguas conocidas la metáfora que expresa con la misma palabra «gusto» el conocimiento de las bellezas en todas las artes. Es un discernimiento rápido como el de la lengua y el del paladar, que como éste proviene de la reflexión; es como éste sensible y voluptuoso respecto a lo bueno, y como éste rechaza lo malo. Con frecuencia, un gusto y otro están indecisos, no sabiendo a ciencia cierta si lo que se les presenta debe agradarles, y necesitando algunas veces para comprenderlo acostumbrarse a ello. No se satisface el gusto con ver y con comprender la belleza de una obra; necesita sentirla y que le halague. Nada debe escaparse a la prontitud del discernimiento, y éste es otro parecido que tiene el gusto intelectual con el gusto sensual; el gastrónomo aprecia y reconoce en seguida la mezcla de dos licores; el hombre de buen gusto literario comprende a la primera ojeada la mezcla de dos estilos. Así como el mal gusto físico consiste en gustar de condimentos demasiado picantes, así el mal gusto en las artes consiste en que nos entusiasmen adornos recargados y en no comprender el mérito del natural.

El gusto depravado en los alimentos estriba en preferir los que disgustan a los demás hombres, y es una especie de enfermedad. El gusto depravado en las artes estriba en enamorarse de asuntos que rechazan las personas ilustradas, en preferir lo burlesco a lo noble, lo afectado a lo sencillo y natural; es una enfermedad del espíritu. Puede reformarse el buen gusto en las artes mucho mejor que el gusto sensual, porque en el gusto físico, aunque se llegue alguna vez a querer las cosas que antes nos causaban repugnancia, es porque la Naturaleza deseó siempre que gustara a los hombres todo lo que les es necesario; pero el gusto intelectual exige más tiempo para formarse. El joven que sea sensible, pero que carezca de conocimientos, no podrá distinguir las partes de un gran coro de música, ni verá en un cuadro las gradaciones, el claroscuro, la perspectiva, la armonía de los colores ni la corrección del dibujo; pero poco a poco sus oídos aprenden a oír y sus ojos a ver, y llegará a conmoverse cuando presencie la primera representación de una hermosa tragedia, pero no alcanzará a comprender ni el mérito de las unidades, ni el arte delicado con que algún personaje no entra ni sale en escena sin motivo, ni otras muchas dificultades que hay que vencer para triunfar en el teatro. Sólo la costumbre de ver y de reflexionar sobre lo que ve, conseguirá que a fuerza de mucho tiempo llegue a comprender todo esto que acabamos de enunciar. El gusto se forma insensiblemente en una nación que carecía de él, porque poco a poco va comprendiendo el espíritu de los buenos artistas. Francia se acostumbró a ver los cuadros con los ojos de Le Brun, de Poussin, de Le Sueur.

Dícese que cada uno tiene su gusto, y esto es verdad cuando se trata del gusto sensual, de la repugnancia que nos causan ciertos alimentos, de la preferencia que damos a otros; sobre esto no puede disputarse, porque no se puede corregir un defecto de los órganos. Pero no sucede lo mismo cuando se trata del gusto en las artes: como éstas encierran bellezas reales, existe un buen gusto que las comprende y un mal gusto que las desconoce, y puede corregirse muchas veces este defecto del espíritu. Existen también hombres fríos y obtusos, incapaces de entrar en calor ni de enderezar su inteligencia; con ellos no se debe disputar en materia de gusto, porque carecen de él.

El gusto fino y seguro, por regla general, consiste en la percepción rápida de una belleza entre muchos defectos y de un defecto entre muchas bellezas. El verdadero gastrónomo comprende con claridad el vino que se compone de dos mezclas, conoce el ingrediente que domina en un plato, mientras que los demás convidados apenas comprenden una cosa y otra.

No nos equivocamos cuando decimos que es una desgracia estar dotados de gusto demasiado delicado, porque a los que esto les sucede les chocan demasiado los defectos y son casi insensibles a las bellezas. En cambio, existen verdaderamente muchos placeres para las gentes de buen gusto, porque ven, oyen y sienten las bellezas que se escapan a los hombres que tienen organización menos sensible o son menos prácticos. El aficionado a la música, a la pintura, a la arquitectura, a la poesía, a las medallas, etc., experimenta sensaciones que el vulgo de los hombres ni siquiera sospecha; hasta el placer de descubrir una falta le halaga y le hace sentir con más fuerza las bellezas. El hombre de buen gusto tiene otros ojos, otros oídos y otro tacto que el hombre grosero. Le desagradan los lienzos mezquinos de Rafael, pero admira la gran corrección de su dibujo; descubre con satisfacción que los niños de Laocoonte son desproporcionados comparándolos con la talla del padre; pero el conjunto del grupo le hace estremecer, mientras otros espectadores lo contemplan tranquilos.

 

Voltaire - Diccionario Filosófico    

 GUSTO

 

Guerra  ◄

 

►  Hábil, habilidad

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Isabel Blanco  - Aviso legal y política de privacidad