TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

BIBLIOTECA DEL PENSAMIENTO - Catálogo

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

 Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 

Historia de la Filosofía

Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira

 

Vocabulario de economía

Principales conceptos de esa ciencia. Por el catedrático de economía José Manuel Piernas Hurtado

 

Legislación educativa y cultural

 

 

VOLTAIRE - DICCIONARIO FILOSÓFICO 

Índice (A) (B-C) (D-F) (G-N) (O-Z)



Voltaire es un precursor. Es el portaantorcha
del siglo XVIII, que precede y anuncia la Revolución.
Es la estrella de ese gran mañana. Los sacerdotes
tienen razón para llamarle Lucifer.


         VÍCTOR HUGO

 

Filosofía  ◄

Voltaire - Diccionario Filosófico  

►  Fin del mundo

 

FILÓSOFOS

Platón, Aristóteles - Filósofos - Diccionario Filosófico de VoltaireEl nombre de filósofo unas veces fue honrado y otras envilecido, como el de poeta, el de matemático, el de fraile, el de sacerdote, como todo el que depende de la opinión. Domiciano expulsó a los filósofos; Luciano se burlaba de ellos; pero ¿qué filósofos y qué matemáticos desterró el monstruo Domiciano? A jugadores de cubiletes, a los que predecían horóscopos, a los que decían la buenaventura, a miserables judíos que componían filtros amorosos y talismanes, a gentes de esa clase que tenían un poder especial sobre los espíritus malignos, que los evocaban, que los hacían entrar en el cuerpo de las doncellas por medio de palabras o de signos, y que los desalojaban de allí por medio de otros signos y de otras palabras. ¿Quiénes eran los filósofos que Luciano entregaba a la risa pública? La hez del género humano; vagos incapaces de desempeñar alguna profesión útil, gentes parecidas al Pobre diablo, que no saben si mañana llevarán librea o si escribirán el almanaque del año maravilloso, si trabajarán a jornal en los caminos reales o sentarán plaza de soldado o de sacerdote, y que esperando tener ocupación, se reúnen en los cafés para manifestar su opinión respecto a la comedia nueva, sobre Dios y sobre el ser en general, y luego os piden prestado y escriben un libelo para criticaros. No salieron de esa escuela Cicerón, Ático, Epicteto, Trajano, Antonino Pío, Marco Aurelio, y Juliano. Tampoco se formó en esa escuela el rey de Prusia Federico, que escribió libros filosóficos y ganó batallas, y que destruyó tantas preocupaciones como enemigos.

El emperador Juliano era filósofo cuando escribía a sus ministros y a sus pontífices esas hermosas cartas que destilan clemencia y sabiduría, y que hoy admiran aún todas las gentes honradas, aunque condenen sus errores. Constantino no era filósofo cuando asesinó a sus parientes próximos, a su hijo y a su mujer; cuando manchado con la sangre de su familia, juraba que Dios le había enviado el Labarum desde el cielo.

Es un terrible salto pasar desde Constantino a Carlos IX y a Enrique III, rey de una de las cincuenta provincias grandes del Imperio romano. Si esos dos reyes hubieran sido filósofos, el primero no hubiera sido culpable de la matanza de Saint-Barthelemy, el segundo no hubiera hecho procesiones escandalosas con sus mancebos, no se hubiera visto en la necesidad de asesinar al duque de Guisa y al cardenal hermano de éste, y no hubiera muerto asesinado por un joven jacobino, fanático por Dios y por la santa Iglesia.

Si Luis XIII hubiera sido filósofo, no hubiera dejado subir al cadalso ni al virtuoso De Thou, ni al inocente mariscal Marillac, ni hubiera permitido que su madre muriera de hambre en Colonia, y su reinado no hubiera sido una serie continua de discordias y de calamidades intestinas.

Comparad los muchos reyes ignorantes, supersticiosos y crueles que se han conocido dejándose gobernar por sus pasiones o por las de sus ministros, con hombres como Montaigne, Charrón, L'Hópital, De Thou, Locke y Shaftessburg, y es indudable que preferiríais que os gobernaran esos sabios a que os gobernaran aquellos reyes.

 

Voltaire - Diccionario Filosófico    

 FILÓSOFOS

 

Filosofía  ◄

 

►  Fin del mundo

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Isabel Blanco  - Aviso legal y política de privacidad