TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

BIBLIOTECA DEL PENSAMIENTO - Catálogo

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

 Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 

Historia de la Filosofía

Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira

 

Vocabulario de economía

Principales conceptos de esa ciencia. Por el catedrático de economía José Manuel Piernas Hurtado

 

Legislación educativa y cultural

 

 

VOLTAIRE - DICCIONARIO FILOSÓFICO 

Índice (A) (B-C) (D-F) (G-N) (O-Z)



Voltaire es un precursor. Es el portaantorcha
del siglo XVIII, que precede y anuncia la Revolución.
Es la estrella de ese gran mañana. Los sacerdotes
tienen razón para llamarle Lucifer.


         VÍCTOR HUGO

 

Ezur-Veidam  ◄

Voltaire - Diccionario Filosófico  

►  Fanatismo

 

FÁBULA

Fábula - Diccionario Filosófico de VoltaireEs verosímil que ciertas fábulas de la índole de las que se atribuyen a Esopo, y que son más antiguas que éste, las inventaran en Asia los primeros pueblos que fueron subyugados. Los hombres libres no tienen necesidad de encubrir la verdad, y a los tiranos sólo se les puede hablar por medio de parábolas, y aun este recurso es peligroso. También es posible que, sabiendo que el hombre gusta de imágenes y de cuentos, las personas de ingenio se entretuviesen en producirlos sin más intención que ésta. Sea de ello lo que sea, la fábula es más antigua que la Historia.

Los judíos, que puede decirse constituyen una población reciente (1) si la comparamos con la Caldea y con Tiro, pero muy antigua si la comparamos con nosotros, tienen fábulas semejantes a las de Esopo desde la época de los Jueces, esto es, dos mil ciento treinta y tres años antes de la era vulgar.

En el libro de los Jueces consta que Gedeón tuvo setenta hijos, «porque tuvo muchas mujeres», y además tuvo de una esclava otro hijo llamado Abimelec. Este aplastó con una misma piedra a sesenta y nueve hermanos suyos, y los judíos, sintiendo respeto y admiración por Abimelec, le eligieron rey y le coronaron debajo de una encina, cerca de la ciudad de Mello, que es desconocida en la Historia. Jonatán, el más joven de sus hermanos y el único que se escapó de la matanza (como sucede siempre en las historias antiguas), arengó a los judíos y les dijo que los árboles se reunieron andando para elegirse rey. No se comprende que los árboles puedan andar; pero si hablan, también se les puede permitir que den pasos. Primeramente se dirigieron al olivo, y le dijeron: «Reina tú.» El olivo les respondió: «No quiero privarme de hacer aceite para reinar sobre vosotros.» La higuera les contestó que prefería sus higos a las inquietudes del poder supremo. La vid también prefirió sus racimos. Por fin, los árboles ofrecieron la corona al zarzal, y el zarzal les respondió: «Reinaré, y me comprometo a ofreceros mi sombra; pero si os conjuráis contra mí, del zarzal saldrá fuego y os devorará.»

Aunque esta fábula es falsa en el fondo, porque el fuego no sale de las zarzas, demuestra la antigüedad de la fábula.

La del estómago y de los miembros, que sirvió para calmar una sedición en Roma hace cerca de dos mil trescientos años, es ingeniosa y sin defecto. Cuanto más antiguas son las fábulas, más alegóricas son. La antigua fábula de Venus que refiere Hesíodo, ¿no es una alegoría de la Naturaleza entera? Las partes genitales caen del éter en las orillas del mar, y Venus nace de esa preciosa espuma. Su primer nombre es el de Philometes, que quiere decir amante del órgano de la generación: ¿puede haber imagen más sensible? Venus es la diosa de la hermosura; pero la hermosura no es apetecible si no la acompañan las gracias. La belleza hace nacer el amor; el amor tiene flechas que hieren los corazones; lleva una venda que oculta los defectos de la persona amada; está dotado de alas, viene con rapidez y huye con velocidad.

El cerebro del señor de los dioses, Júpiter, concibe la sabiduría bajo el nombre de Minerva; el alma del hombre es un fuego divino que Minerva entrega a Prometeo, que se sirve de él para animar al hombre.

Es imposible no reconocer en esas fábulas la pintura de la Naturaleza entera. Otras muchas sólo son o la corrupción de historias antiguas o caprichos de la imaginación. Sucede con las fábulas antiguas lo mismo que con los cuentos modernos: las hay morales que encantan, y las hay inmorales que son insípidas.

Las fábulas de los pueblos antiguos que eran ingeniosas fueron groseramente imitadas por pueblos groseros. Por ejemplo: la de Baco, la de Hércules, la de Prometeo, la de Pandora, y otras muchas, que constituían la división del mundo antiguo. Los bárbaros, que oyeron hablar confusamente de ellas, las incluyeron en su mitología salvaje, atreviéndose a decir que las habían inventado.

La fábula más hermosa de los griegos es la de Psiquis; la más graciosa, la de la matrona de Éfeso. La más hermosa entre las modernas es la de la Locura, que, después de sacar los ojos al Amor, se vio condenada a servirle de guía (2).

Las fábulas atribuidas a Esopo son emblemas o instrucciones que se dan a los débiles para que se preserven todo lo que puedan de los fuertes, y las han adoptado todas las naciones instruidas. La Fontaine las trata con el mayor agrado. Este autor ha escrito unas ochenta, que son obras magistrales de ingenuidad, de gracia, de agudeza y algunas veces de poesía: La Fontaine es uno de los escritores notables del siglo de Luis XIV, y su reputación ha ahogado la reputación de los demás fabulistas franceses.

__________

(1) Está probado que la colonia hebraica no llegó a Palestina hasta la época en que Canaán contó con poderosas ciudades, como Tiro, Sidón y Berito. Dícese que Josué destruyó a Jericó y la ciudad que se llamaba Cariath Sepher. Luego los judíos eran entonces extranjeros que asolaban a los pueblos civilizados.

(2) La Locura y el Amor, fábula de Luisa Labé, que luego imitó La Fontaine.

 

Voltaire - Diccionario Filosófico    

FÁBULA

 

Ezur-Veidam  ◄

 

►  Fanatismo

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Isabel Blanco  - Aviso legal y política de privacidad