TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

BIBLIOTECA DEL PENSAMIENTO - Catálogo

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

 Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 

Historia de la Filosofía

Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira

 

Vocabulario de economía

Principales conceptos de esa ciencia. Por el catedrático de economía José Manuel Piernas Hurtado

 

Legislación educativa y cultural

 

 

VOLTAIRE - DICCIONARIO FILOSÓFICO 

Índice (A) (B-C) (D-F) (G-N) (O-Z)



Voltaire es un precursor. Es el portaantorcha
del siglo XVIII, que precede y anuncia la Revolución.
Es la estrella de ese gran mañana. Los sacerdotes
tienen razón para llamarle Lucifer.


         VÍCTOR HUGO

 

Esenios  ◄

Voltaire - Diccionario Filosófico  

►  Estados, gobiernos

 

ESPACIO

Espacio - Diccionario Filosófico de Voltaire¿Qué es el espacio? «No existe el espacio, no existe el vacío», dijo Leibniz después de haber admitido el vacío; pero cuando lo admitió no había reñido con Newton. En cuanto disputaron, ya no hubo vacío ni espacio para Leibniz. Por fortuna, cualquiera que sea la opinión de los filósofos sobre esas cuestiones insolubles, ya aceptemos la opinión de Epicuro, la de Gassendi, la de Newton, la de Descartes o la de Roahud, siempre serán las mismas las reglas del movimiento, y se practicarán las artes mecánicas, ya en el espacio puro, ya en el espacio material. Aunque no concibamos cómo estando todo lleno puede moverse todo, esto no será obstáculo para que nuestros bajeles vayan a las Indias, ni para que todos los movimientos se ejecuten con regularidad. Decís que el espacio puro no puede ser materia ni espíritu, y deducís de esto que no existe el espacio. Pero ¿quién nos ha dicho que no haya mas que materia y espíritu a nosotros, que conocemos tan imperfectamente una cosa y otra? Esto equivale a decir que no existen en la Naturaleza mas que dos cosas que conocemos. Al menos Moctezuma raciocinaba mejor en la tragedia inglesa de Dryden, cuando preguntaba: «¿Qué venís a decirme en nombre del emperador Carlos V si no hay en el mundo mas que dos emperadores, el del Perú y yo?» Moctezuma hablaba de lo que conocía; pero nosotros hablamos de lo que no tenemos idea exacta.

Somos átomos dignos de lástima. Nos forjamos a Dios con un espíritu como el nuestro, y porque llamamos espíritu a la facultad que el Ser Supremo, universal, eterno y todopoderoso nos ha concedido de combinar algunas ideas en nuestro cerebro, imaginamos que Dios es un espíritu de la misma clase, haciéndole a nuestra imagen y semejanza.

Pero si existieran millones de seres que fuesen de otra cosa que de nuestra materia, de la que sólo conocemos las apariencias, y de otra cosa que nuestro espíritu, que completamente desconocemos, ¿quién podría asegurarme que no pudieran existir esos millones de seres? ¿Y quién puede negarme que Dios, que está demostrado que existe para sus efectos, no es infinitamente diferente de todos esos otros seres, y que el espacio no es uno de éstos?

No llegaremos nunca a decir, como Lucrecio, que «excepto el cuerpo y el vacío no existe nada en el mundo». ¿Pero nos atreveremos a creer con él que existe el espacio infinito? Pudo alguno contestar a su argumento: «Disparad una flecha desde los límites del mundo, ¿caerá allá en la nada?»

Clarke, hablando en nombre de Newton, afirma que el espacio tiene propiedades, que es extenso, que es medible; luego existe. Pero si se les dijera que pusieran algún objeto donde no hay nada, ¿qué contestarían Newton y Clarke? Newton cree que es el espacio el sensorium de Dios. Cuando yo era joven creí comprender esa palabra, pero ahora que soy viejo no la entiendo, como no entiendo las explicaciones que da del Apocalipsis. No sé qué quiere decir que el espacio es el sensorium, el órgano interior de Dios, y él no lo entiende tampoco. Creyó, refiriéndose a Locke, que se podía explicar la creación suponiendo que Dios, por un acto de su voluntad y su poder, había hecho el espacio impenetrable. Es lástima que un genio de la magnitud de Newton diga cosas tan ininteligibles.

 

Voltaire - Diccionario Filosófico    

 ESPACIO

 

Esenios  ◄

 

►  Estados, gobiernos

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Isabel Blanco  - Aviso legal y política de privacidad