TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

BIBLIOTECA DEL PENSAMIENTO - Catálogo

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

 Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 

Historia de la Filosofía

Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira

 

Vocabulario de economía

Principales conceptos de esa ciencia. Por el catedrático de economía José Manuel Piernas Hurtado

 

Legislación educativa y cultural

 

 

VOLTAIRE - DICCIONARIO FILOSÓFICO 

Índice (A) (B-C) (D-F) (G-N) (O-Z)



Voltaire es un precursor. Es el portaantorcha
del siglo XVIII, que precede y anuncia la Revolución.
Es la estrella de ese gran mañana. Los sacerdotes
tienen razón para llamarle Lucifer.


         VÍCTOR HUGO

 

Envenenamientos  ◄

Voltaire - Diccionario Filosófico  

►  Epifanía

 

ENVIDIA

Envidia - Diccionario Filosófico de VoltaireEs conocido todo lo que la antigüedad dijo sobre una pasión tan vergonzosa y lo que los modernos han repetido. Hesíodo fue el primer autor clásico que sobre este asunto se ocupó, y dijo lo siguiente: «El alfarero envidia al alfarero, el artesano al artesano, el músico al músico, el poeta al poeta, y hasta el pobre envidia al pobre.» Mucho tiempo antes de Hesíodo, Job había dicho: «La envidia mata a los pequeños» (1).

Mandeville, autor de la Fábula de las abejas, trató de probar que la envidia es conveniente y que es una pasión útil. Dice que la envidia es tan natural en el hombre como el hambre y la sed; que se descubre en todos los niños, en los caballos y en los perros. Si queréis que vuestros hijos se odien, acariciad más a uno que a otro, y lo conseguiréis. Afirma que lo primero que hacen dos mujeres jóvenes cuando se conocen es buscar la parte ridícula la una de la otra, y lo segundo que hacen es adularse recíprocamente. Cree que sin la envidia no hubieran adelantado tanto las artes, y que Rafael no habría sido tan gran pintor si no hubiera envidiado a Miguel Ángel.

Mandeville confunde la emulación con la envidia, pero quizás la emulación no es mas que la envidia que se contiene en los límites de la decencia. Miguel Ángel podía decir a Rafael: «Por tenerme envidia me habéis aventajado; me desacreditasteis hablando contra mí al Papa, induciéndole a que me excomulgara porque puse tuertos y cojos en el paraíso, y panzudos cardenales con hermosas mujeres desnudas como la mano en el infierno de mi cuadro del Juicio final. Y todo esto por envidia; pero vuestra envidia es loable, seamos buenos amigos.»

Pero si el envidioso es un miserable sin talento, celoso del mérito de los demás, como los pobres tienen celos de los ricos; si apremiado por la indigencia o por la indignidad del carácter, escribe El novelero del Parnaso, Las cartas de la señora condesa o los Años literarios, entonces es un animal que hace alarde de una envidia que no sirve para nada, y el mismo Mandeville no se atreverá a hacer su apología.

Dícese que los antiguos creían que los ojos de los envidiosos hechizaban a los que se fijaban en ellos. Yo creo que los hechizados son los envidiosos.

Descartes dice que la envidia arroja la bilis amarilla, que proviene de la parte inferior del hígado, y la negra, que proviene del bazo y se esparce en el corazón por medio de las arterias. Pero como en el bazo no se forma ninguna clase de bilis, al hablar Descartes de ese modo no merece que envidiemos su física.

Molière tiene razón cuando dice: Les envieux mouront, mais non jamais l'envie. «Los envidiosos mueren, pero no muere la envidia» Hay un excelente proverbio que debemos seguir, y aconseja que «vale más causar envidia que lástima». Causemos, pues, envidia hasta donde nos sea posible...

__________

(1) Job, cap. V, vers. 2.

Voltaire - Diccionario Filosófico    

 ENVIDIA

 

Envenenamientos  ◄

 

►  Epifanía

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Isabel Blanco  - Aviso legal y política de privacidad