TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

BIBLIOTECA DEL PENSAMIENTO - Catálogo

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

 Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 

Historia de la Filosofía

Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira

 

Vocabulario de economía

Principales conceptos de esa ciencia. Por el catedrático de economía José Manuel Piernas Hurtado

 

Legislación educativa y cultural

 

 

VOLTAIRE - DICCIONARIO FILOSÓFICO 

Índice (A) (B-C) (D-F) (G-N) (O-Z)



Voltaire es un precursor. Es el portaantorcha
del siglo XVIII, que precede y anuncia la Revolución.
Es la estrella de ese gran mañana. Los sacerdotes
tienen razón para llamarle Lucifer.


         VÍCTOR HUGO

 

Encanto  ◄

Voltaire - Diccionario Filosófico  

►  Entusiasmo

 

ENTERRAMIENTO

Enterramiento - Diccionario Filosófico de VoltaireLeyendo por casualidad los cánones de un Concilio de Braga celebrado el año 563, me llamó la atención el canon 15, que prohíbe enterrar los muertos en las iglesias. Algunos sabios aseguran que en otros varios concilios se hizo la misma prohibición. De lo que deduzco que desde los primeros siglos de la era cristiana, algunos habitantes tuvieron la vanidad de convertir los templos en osarios, para pudrirse en ellos de un modo más distinguido que los demás hombres. Puedo estar engañado, pero afirmo que no conozco ningún pueblo de la antigüedad que haya escogido los sitios sagrados, donde adoraba a la Divinidad, para convertirlos en cloacas de muertos.

Los egipcios, amando a sus padres, creían cariñoso y grato cuando aquéllos morían convertirlos en momias, y resulta digno de elogio que tuvieran el gusto de conservar una serie de antepasados en carne y hueso en sus gabinetes. Dícese que hasta empeñaban en casa de los usureros el cuerpo del padre y el del abuelo. En la actualidad no hay país ninguno en el mundo en el que se dé un solo escudo por semejantes prendas. ¿Pero cómo podía suceder que dejaran en garantía la momia del padre, y que fueran a enterrarle a la otra parte del lago Moeris, transportándola en la barca de Caronte, después que cuarenta jueces, que con este motivo estaban en las orillas, decidían que la momia había vivido como persona honrada y era digna de pasar la barca mediante la entrega de la moneda que llevaba en la boca? El muerto no puede estar al mismo tiempo paseándose por la laguna y en el gabinete de su heredero o en casa del usurero. El respeto que profesamos a la antigüedad nos impide examinar escrupulosamente estas pequeñas contradicciones.

Sea de esto lo que fuere, lo cierto es que ningún templo del mundo fue manchado por los cadáveres, porque ni siquiera enterraban a nadie en las ciudades. Muy pocas familias gozaron en Roma del privilegio de erigirse mausoleos, contraviniendo la ley de las Doce Tablas, que expresamente lo prohibía.

En los tiempos modernos, algunos papas están enterrados en mausoleos de San Pedro. Pero no dan mal olor a la iglesia, porque sus cadáveres están bien embalsamados, tendidos en ataúdes de plomo y encerrados en gruesas tumbas de mármol, a través de las que es imposible transpirar. Ni en Roma ni en el resto de Italia existen esos abominables cementerios que rodean a las iglesias; no se encuentra allí la infección al lado de la magnificencia, ni los vivos andan sobre los muertos. Ese horror sólo se consiente en los países esclavizados por los usos más indignos, que permiten que subsista en ellos ese resto de barbarie que avergüenza a la humanidad.

Cuando entráis en la gótica catedral de París, caminan vuestros pies por deterioradas losas mal unidas y desniveladas. Es porque las han quitado mil veces para enterrar debajo de ellas los cadáveres y los ataúdes.

Llevan a una legua de la ciudad las inmundicias de los excusados, y amontonan desde hace doscientos años en la ciudad misma los cuerpos podridos que produjeron esas mismas inmundicias.

Voltaire - Diccionario Filosófico    

 ENTERRAMIENTO

 

Encanto  ◄

 

►  Entusiasmo

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Isabel Blanco  - Aviso legal y política de privacidad