TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

BIBLIOTECA DEL PENSAMIENTO - Catálogo

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

 Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 

Historia de la Filosofía

Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira

 

Vocabulario de economía

Principales conceptos de esa ciencia. Por el catedrático de economía José Manuel Piernas Hurtado

 

Legislación educativa y cultural

 

 

VOLTAIRE - DICCIONARIO FILOSÓFICO 

Índice (A) (B-C) (D-F) (G-N) (O-Z)



Voltaire es un precursor. Es el portaantorcha
del siglo XVIII, que precede y anuncia la Revolución.
Es la estrella de ese gran mañana. Los sacerdotes
tienen razón para llamarle Lucifer.


         VÍCTOR HUGO

 

Dios, dioses  ◄

Voltaire - Diccionario Filosófico  

►  Divinidad de Jesús

 

DIRECTOR

Director - Diccionario Filosófico de VoltaireBajo este epígrafe no voy a ocuparme del director de la Hacienda, ni del director de los hospitales, ni de otra clase de directores: sólo voy a hablar del director de conciencia, o sea del director espiritual, que dirige a los demás hombres y es el preceptor del género humano. Sabe y enseña lo que se debe hacer y lo que debe omitirse en todos los casos posibles.

Sería útil que hubiera en todas las cortes un hombre de «conciencia», al que el monarca consultase en secreto en algunas ocasiones, y que se atreviera a decirle: Non licet. Luis el Justo no hubiera inaugurado su triste reinado asesinando a su primer ministro y encarcelando a su madre. ¡Cuántas guerras tan funestas como injustas hubieran evitado los buenos directores! ¡Cuántas crueldades hubieran podido impedir! En cambio, muchas veces, creyendo consultar con un cordero, se consulta con un zorro, y yo quisiera averiguar quién fue el director de conciencia que aconsejó las matanzas de la Saint-Barthelemy.

El Evangelio no habla de directores ni de confesores. En los pueblos paganos no sabemos que tuvieran directores Escipión, Fabio, Catón, Tito, Trajano y los Antoninos. Bueno es tener un amigo escrupuloso que nos recuerde el deber; pero la conciencia debe dirigir todos nuestros actos.

Cierto hugonote se quedó sorprendido de que una dama católica le dijera que tenía un confesor para absolverla de sus pecados y un director para evitar que los cometiera. Al saberlo, el hugonote le contestó: «Señora, ¿cómo puede hacer agua vuestro buque con tanta frecuencia, dirigiéndolo dos buenos pilotos?»

Las personas doctas observan que no corresponde tener director a todo el mundo, porque este es un cargo que sólo se desempeña en las casas de los grandes y que únicamente deben tener las damas de la nobleza. El abad Gobelin, que era un hombre avaro, sólo era director espiritual de Mad. de Maintenon. En las ciudades, los directores están encargados muchas veces de cinco o de seis devotas al mismo tiempo, y las hacen reñir, unas veces con sus maridos, otras veces con sus amantes, ocupando con frecuencia las plazas que vacan.

¿Por qué las mujeres tienen directores y los hombres no? Por la misma razón que La Vallière entró en el convento de carmelitas cuando la abandonó Luis XIV, mientras que Turena, al verse engañado por Mad. de Coetquen, no se metió fraile. San Jerónimo, y Rufino, que fue su antagonista, eran grandes directores de mujeres casadas y solteras, y no encontraron ni un senador romano ni un tribuno militar que quisiera dejarse dirigir. Necesitan los directores del devoto femineo sexu. Los hombres tienen para ellos demasiadas barbas, y con frecuencia demasiada fuerza de espíritu.

Voltaire - Diccionario Filosófico    

 DIRECTOR

 

Dios, dioses  ◄

 

►  Divinidad de Jesús

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Isabel Blanco  - Aviso legal y política de privacidad