TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

BIBLIOTECA DEL PENSAMIENTO - Catálogo

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

 Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 

Historia de la Filosofía

Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira

 

Vocabulario de economía

Principales conceptos de esa ciencia. Por el catedrático de economía José Manuel Piernas Hurtado

 

Legislación educativa y cultural

 

 

VOLTAIRE - DICCIONARIO FILOSÓFICO 

Índice (A) (B-C) (D-F) (G-N) (O-Z)



Voltaire es un precursor. Es el portaantorcha
del siglo XVIII, que precede y anuncia la Revolución.
Es la estrella de ese gran mañana. Los sacerdotes
tienen razón para llamarle Lucifer.


         VÍCTOR HUGO

 

Dicha, felicidad  ◄

Voltaire - Diccionario Filosófico  

►  Dinero

 

DILUVIO UNIVERSAL

Diluvio universal - Diccionario Filosófico de VoltaireEmpezamos por declarar que creemos en el diluvio universal porque lo refieren las Santas Escrituras hebraicas transmitidas a los cristianos. Le consideramos como un milagro:

1.º Porque todos los hechos en que interviene Dios en las sagradas actas son otros tantos milagros.

2.º Porque el Océano no pudo elevarse quince codos, o sea veintiún y medio pies de rey, por encima de las montañas más altas, sin dejar seco su lecho y sin violar al mismo tiempo las leyes del peso y del equilibrio de los líquidos. Para hacer esto se necesita un milagro.

3.º Porque aunque hubiera conseguido llegar hasta la altura indicada, el arca no era capaz de sostener, según las leyes de la física, todos los animales del universo y su alimento para mucho tiempo. Porque los leones, los tigres, las panteras, los osos, los lobos, las hienas, las águilas, los buitres y todos los demás animales que sólo comen carne se hubieran muerto de hambre, después que se hubieran comido a todos los demás animales. Imprimióse antiguamente, casi a continuación de los Pensamientos de Pascal, una disertación de un comerciante de Rouen que se llamaba Le Pelletier, en la cual proponía el modo de construir un buque que pudiese contener toda clase de animales y los alimentos para que comieran durante un año. Se conoce que ese comerciante no había dirigido nunca ningún corral. Nos vemos obligados a considerar a Juan Le Pelletier, que trataba de construir una nueva arca, como un visionario que no conocía lo que es una casa de fieras, y al diluvio como un terrible milagro, incomprensible para la débil razón humana.

4.º Porque está demostrado hasta la evidencia la imposibilidad física de que sobrevenga un diluvio universal, y he aquí la demostración. El mar cubre la mitad del globo. Tomando una medida común de profundidad desde las playas hasta alta mar, se cuentan quinientos pies. Para que las aguas ascendieran en los dos hemisferios hasta la altura de quinientos pies se necesitaría, no sólo que hubiera un océano de quinientos pies de profundidad en toda la tierra habitable, sino también otro mar para que envolviera el Océano actual, sin el cual las leyes de la pesantez y de los fluidos harían bajar el agua de ese nuevo mar a la profundidad de quinientos pies, que la tierra no podría soportar. He aquí cómo se necesitan dos océanos para que las aguas asciendan sólo a quinientos pies por todo el globo terráqueo.

Concediendo sólo a las montañas veinte mil pies de altura, se necesitarían cuarenta océanos que ascendieran a quinientos pies de altura cada uno sólo para llegar a las cimas de los montes altos. Cada océano superior contendría a los demás, y el último de ellos tendría una circunferencia mayor cuarenta veces que la del primero. Para formar esa inmensa masa de agua sería preciso crearla de la nada, y para retirarla sería preciso aniquilarla. Luego el acontecimiento del diluvio es un doble milagro y el mayor con que ha demostrado su poder el Eterno Soberano de todos los globos.

Quedamos muy sorprendidos al saber que varios sabios habían atribuido al diluvio algunas conchas encontradas aquí y allá en nuestro continente. Pero nos ha sorprendido más que Pluche pruebe la posibilidad del diluvio con la historia de los gigantes que hicieron guerra a los dioses. Briareo, según dicho autor, representa indudablemente el diluvio, porque significa la «pérdida de la serenidad» en idioma hebreo. Pluche está mal enterado; briareo es una palabra griega que significa «robusto»; no es palabra hebrea, pero aunque lo fuera por casualidad, guardémonos bien de imitar a Rochart, que hace derivar muchas palabras griegas, latinas y hasta francesas de la lengua hebrea. Lo cierto es que los griegos no conocieron el idioma judío.

El gigante Othus es también hebreo, en opinión de Pluche, y dice que significa «el desorden de las estaciones», pero también es una palabra griega que nada significa, o que yo no sé su significado; pero aunque significara algo, ¿qué relación tiene esa palabra con la lengua hebrea? Porfirión es «temblor de tierra» en hebreo, pero en griego significa «pórfido». ¿Qué tiene que ver el diluvio con esto? Mimas significa en hebreo «gran lluvia»; esto ya tiene alguna relación con el diluvio; pero en griego Mimas significa «imitador», «comediante», y no es posible atribuir al diluvio semejante origen. Encelado es otra prueba del diluvio en hebreo, porque, según Pluche, significa «fuente del tiempo»; pero por desgracia, en griego no indica mas que «ruido». Efialtes es otra demostración del diluvio en hebreo, porque aunque en griego significa «opresor», «íncubo», según Pluche, quiere decir «gran montón de nubes». Luego los griegos, que lo tomaron todo de los hebreos, a los que no conocían, dieron indudablemente a sus gigantes todos esos nombres que Pluche saca del hebreo como puede; todo en memoria del diluvio.

Isaac Vossio niega la universalidad del diluvio (1); Calmet la sostiene, asegurando que los cuerpos pesan en el aire porque el aire los comprime. Calmet no sabía física, y la pesantez del aire no tenía nada que ver con el diluvio.

No comprendo por qué Dios creó una raza para ahogarla y para sustituirla por otra raza más perversa. No comprendo cómo siete pares de cada especie de animales no inmundos llegaran de las cuatro partes del globo con dos pares inmundos de todas clases, sin que los lobos se comieran a las ovejas por el camino, los gavilanes a las palomas, etc., etc. No comprendo tampoco cómo ocho personas pudieron dirigir, alimentar y dar de beber a todos los animales que estuvieron embarcados en el arca cerca de dos años, porque necesitaron un año después que cesó el diluvio para dar de comer a todos esos pasajeros, teniendo en consideración que las hierbas debieron tardar mucho tiempo en crecer. Respecto a este asunto no me parezco a Le Pelletier, porque yo lo admiro todo y no me puedo explicar nada.

__________

(1) Comentarios sobre el Génesis, pág. 197.

 

Voltaire - Diccionario Filosófico    

 DILUVIO UNIVERSAL

 

Dicha, felicidad  ◄

 

►  Dinero

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Isabel Blanco  - Aviso legal y política de privacidad