TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

BIBLIOTECA DEL PENSAMIENTO - Catálogo

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

 Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 

Historia de la Filosofía

Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira

 

Vocabulario de economía

Principales conceptos de esa ciencia. Por el catedrático de economía José Manuel Piernas Hurtado

 

Legislación educativa y cultural

 

 

VOLTAIRE - DICCIONARIO FILOSÓFICO 

Índice (A) (B-C) (D-F) (G-N) (O-Z)



Voltaire es un precursor. Es el portaantorcha
del siglo XVIII, que precede y anuncia la Revolución.
Es la estrella de ese gran mañana. Los sacerdotes
tienen razón para llamarle Lucifer.


         VÍCTOR HUGO

 

Destino  ◄

Voltaire - Diccionario Filosófico  

►  Dicha, felicidad

 

DEYECCIÓN

Deyección - Diccionario Filosófico de VoltaireEl hombre nunca pudo producir por medio del arte nada de lo que produce la Naturaleza. Se creyó que iba a hacer oro, y nunca pudo hacer barro. Llegó a construir un ánade artificial, que nadaba, que abría y cerraba el pico, pero no logró conseguir que digiriera y que defecara.

¿Qué arte es capaz de producir esa materia que preparan las glándulas salivares unidas al jugo gástrico, y luego, con la bilis hepática y el jugo pancreático, llega al fin a convertirse en un compuesto fétido y pútrido, que sale por el intestino recto impulsado por la fuerza sorprendente de los músculos?

Se necesita indudablemente tanta industria, tanto poder para producir la defecación, que ofende a la vista, y para preparar los conductos que le dan salida, como para producir el semen que dio vida a Alejandro, a Virgilio, a Newton y a Galileo. La descarga de los excrementos es tan necesaria para vivir como la misma manutención.

El mismo artificio prepara, forma y evacua los excrementos en el hombre que en los animales. No nos extraña, pues, que el hombre, con todo su orgullo, nazca entre la materia fecal y la orina, porque esas porciones de sí mismo, más o menos elaboradas, más o menos pútridas, deciden de su carácter y de la mayor parte de los actos de su vida.

El excremento empieza a formarse en el duodeno cuando los alimentos salen del estómago y se impregnan de la bilis del hígado. Cuando el hombre tiene diarrea languidece y está débil, le falta fuerza para ser perverso. Cuando está constipado, la sal y el azufre del excremento penetran en su quilo, introducen la acrimonia en su sangre, y con frecuencia crean en su cerebro ideas atroces. Algunos hombres llegan a ser criminales por la acrimonia de su sangre, que nace de los excrementos que la alteran.

Al hombre soberbio, que se cree imagen de la Divinidad, puede preguntársele si Dios come, si Dios está dotado de intestino recto, y ese hombre sería menos soberbio si estuviera enterado de que su corazón y su talento dependen de una evacuación, y ya no se creería imagen de Dios.

Algunos pensadores dudan de que el alma inmaterial e inmortal venga, no saben de dónde, a alojarse por poco tiempo entre la materia fecal y la orina. ¿Qué tenemos más que los animales? Más ideas, más memoria, el don de la palabra y dos manos hábiles. ¿Quién nos concedió esos dones? El que dio alas a los pájaros y escamas a los peces. Si somos sus criaturas, ¿cómo hemos de ser su imagen? A esos filósofos les contestaremos que sólo somos imágenes de Dios en cuanto al pensamiento.

Muchos animales se comen nuestros excrementos, y nosotros nos comemos los de muchos animales, los de los tordos, los de las becadas y los de las alondras.

Veremos en el artículo Ezequiel por qué el Señor le mandó que comiera sus excrementos mezclados con pan. Pero él se concretó a comer estiércol de vaca.

Voltaire - Diccionario Filosófico    

 DEYECCIÓN

 

Destino  ◄

 

►  Dicha, felicidad

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Isabel Blanco  - Aviso legal y política de privacidad