TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

BIBLIOTECA DEL PENSAMIENTO - Catálogo

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

 Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 

Historia de la Filosofía

Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira

 

Vocabulario de economía

Principales conceptos de esa ciencia. Por el catedrático de economía José Manuel Piernas Hurtado

 

Legislación educativa y cultural

 

 

VOLTAIRE - DICCIONARIO FILOSÓFICO 

Índice (A) (B-C) (D-F) (G-N) (O-Z)



Voltaire es un precursor. Es el portaantorcha
del siglo XVIII, que precede y anuncia la Revolución.
Es la estrella de ese gran mañana. Los sacerdotes
tienen razón para llamarle Lucifer.


         VÍCTOR HUGO

 

Democracia  ◄

Voltaire - Diccionario Filosófico  

►  Derecho

 

DEMONÍACOS

Demoníacos, poseídos - Diccionario Filosófico de VoltaireLos poseídos, los energúmenos, los exorcizados, los epilépticos, las mujeres enfermas de la matriz, se consideraron antiguamente como víctimas de los espíritus malignos, de los demonios dañinos y de la venganza de los dioses. Llamábase esa clase de enfermedades «mal sagrado», y los sacerdotes de la antigüedad se apoderaron de todas ellas, porque entonces los médicos eran muy ignorantes.

Cuando los síntomas eran muy complicados, decían que el enfermo tenía muchos demonios en el cuerpo, como por ejemplo, el demonio del furor, el de la injuria, el del deslumbramiento, etc., etc., y el exorcizador tenía en el cuerpo indudablemente el demonio del absurdo y el de la bribonería.

Sabemos que los judíos sacaban los diablos del cuerpo de los poseídos con ciertas raíces y pronunciando determinadas palabras, y que el Salvador les expulsaba por virtud divina, que comunicó a los apóstoles. Pero esta virtud está hoy muy debilitada.

Hace poco tiempo han querido reproducir la historia de San Paulino. Este santo vio en la bóveda subterránea de una iglesia a un pobre demoníaco que caminaba con la cabeza hacia abajo y los pies hacia arriba. San Paulino comprendió en seguida que aquel hombre estaba poseído, y envió a buscar a algunas leguas de distancia las reliquias de San Félix, encargando que las trajeran pronto, y se las aplicaron al paciente como si le aplicaran vejigatorios. El demonio que moraba en dicho hombre huyó en seguida, y el demoníaco cayó al suelo.

Podemos dudar de esta historia, aunque miremos con respeto profundo los milagros, y nos será lícito decir que hoy curamos de otra manera a los demoníacos. Los sangramos, les hacemos tomar un baño, les damos emolientes y purgas; así los trata M. Pomme, que ha hecho más curaciones que los sacerdotes de Isis y Diana. En cuanto a los demoníacos que dicen que están poseídos para ganar dinero, en vez de recetarles que tomen baños, el mejor remedio es darles azotes.

Ha sucedido con frecuencia que algunos epilépticos que tenían calentura y los músculos secos pesaban menos que un volumen igual de agua, y sobrenadaban cuando los metían en el baño; la gente exclamaba: «¡Milagro! Ese hombre es un poseído o un brujo», y en seguida traían agua bendita o traían un verdugo. Esto era prueba indudable de que el demonio se había apoderado del cuerpo de la persona que sobrenadaba, o de que ésta se había entregado a él. En el primer caso, la exorcizaban; en el segundo, la quemaban en la hoguera. De este modo hemos discurrido y obrado durante mil quinientos o seiscientos años, y sin embargo nos hemos atrevido a burlarnos de los cafres.

Voltaire - Diccionario Filosófico    

 DEMONÍACOS

 

Democracia  ◄

 

►  Derecho

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Isabel Blanco  - Aviso legal y política de privacidad