TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

BIBLIOTECA DEL PENSAMIENTO - Catálogo

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

 Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 

Historia de la Filosofía

Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira

 

Vocabulario de economía

Principales conceptos de esa ciencia. Por el catedrático de economía José Manuel Piernas Hurtado

 

Legislación educativa y cultural

 

 

VOLTAIRE - DICCIONARIO FILOSÓFICO 

Índice (A) (B-C) (D-F) (G-N) (O-Z)



Voltaire es un precursor. Es el portaantorcha
del siglo XVIII, que precede y anuncia la Revolución.
Es la estrella de ese gran mañana. Los sacerdotes
tienen razón para llamarle Lucifer.


         VÍCTOR HUGO

 

Decretales  ◄

Voltaire - Diccionario Filosófico  

►  Democracia

 

DELITOS LOCALES

Delitos locales - Diccionario Filosófico de VoltaireSi recorréis todo el mundo, encontraréis que el robo, el asesinato, el adulterio y la calumnia son en todas partes delitos que la sociedad condena y reprime. Pero lo que es lícito en Inglaterra y condenable en Italia, ¿debe castigarse en Italia como un atentado contra la humanidad entera? A esto es lo que yo llamo delito local. Lo que sólo es criminal en el recinto que abarcan algunas montañas o entre dos ríos, ¿no exige que tengan los jueces mayor indulgencia al juzgarlo que cuando juzgan uno de esos atentados que causan horror en todas las naciones? En esos casos el juez debe decirse a sí mismo: «No me atrevería a castigar en Ragusa lo que castigo en Loreto.» ¿Y esta reflexión no debe ablandar en su corazón la dureza que adquirió en el largo ejercicio de su cargo?

Conocidas son las kermesses que se celebraban en Flandes, las cuales, durante el siglo XVII, llegaron hasta un extremo de indecencia que debía ofender la vista de los que no estaban acostumbrados a presenciar semejantes espectáculos. He aquí cómo celebraban las fiestas de Navidad en algunas ciudades de la referida región. Aparecía un joven medio desnudo con alas en la espalda, y recitaba el Avemaría a una doncella, que le contestaba Fiat, y el ángel la besaba en la boca; en seguida un niño que estaba oculto en el interior de un gallo muy grande de cartón gritaba, imitando el canto del gallo: Puer natus est nobis. Un toro inmenso mugía, diciendo Ubi; una oveja balaba, gritando Bethleem. Un asno gritaba Eamus, y desfilaba una larga procesión, precedida por cuatro locos que llevaban campanillas y en la mano una cabeza de muñeco sobre un palitroque. Todavía hoy quedan huellas de esas devociones populares, que los pueblos más instruidos toman por profanaciones. Un suizo malhumorado, y quizá más ebrio que los que desempeñaban el papel de toro y de asno, se enredó de palabras con ellos en Lovaina y les dio una paliza. Persiguieron por todas partes al suizo con la idea de ahorcarle, y éste pudo huir con mucho trabajo. Ese mismo suizo tuvo una violenta cuestión en La Haya (Holanda) por defender con tesón el partido de Barneveldt, disputando con un calvinista obstinado, y le metieron en la cárcel en Amsterdam por haber dicho que los sacerdotes son el azote de la humanidad y la causa de todas nuestras desgracias. En la cárcel exclamaba: «¡Bueno está el mundo! Si digo que las buenas obras son las que nos han de salvar, me encierran en un calabozo, y si me burlo de un asno y de un gallo, me quieren ahorcar.» Esta aventura, aunque burlesca, prueba que lo que es reprensible en uno o dos puntos de nuestro hemisferio, es absolutamente inocente en el resto del mundo.

Voltaire - Diccionario Filosófico    

 DELITOS LOCALES

 

Decretales  ◄

 

►  Democracia

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Isabel Blanco  - Aviso legal y política de privacidad