TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

BIBLIOTECA DEL PENSAMIENTO - Catálogo

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

 Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 

Historia de la Filosofía

Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira

 

Vocabulario de economía

Principales conceptos de esa ciencia. Por el catedrático de economía José Manuel Piernas Hurtado

 

Legislación educativa y cultural

 

 

VOLTAIRE - DICCIONARIO FILOSÓFICO 

Índice (A) (B-C) (D-F) (G-N) (O-Z)



Voltaire es un precursor. Es el portaantorcha
del siglo XVIII, que precede y anuncia la Revolución.
Es la estrella de ese gran mañana. Los sacerdotes
tienen razón para llamarle Lucifer.


         VÍCTOR HUGO

 

Cuaresma  ◄

Voltaire - Diccionario Filosófico  

►  Dante

 

CURA DE ALDEA

Cura de aldea - Diccionario Filosófico de VoltaireNo sólo el cura, sino el sacerdote musulmán, el talapnido y el brahmán, deben percibir cierta cantidad para vivir honestamente. El sacerdote en todos los países debe vivir del altar, porque sirve a la nación. Sentiré que algún tuno fanático se atreva a decir que pongo al mismo nivel al cura y al sacerdote brahmán, y que asocio la verdad y la impostura, porque sólo trato de comparar los servicios que prestan a la sociedad, el trabajo y el salario. Sólo digo que el que ejerce una función penosa debe recibir buena paga de sus conciudadanos; pero no digo que debe amontonar riquezas, cenar como Lúculo y ser insolente como Clodio. Compadezco la suerte del cura de aldea que le obliga a disputar un haz de trigo a sus infelices feligreses, a exigirles el diezmo de las lentejas y de los guisantes, a ser odiado y a odiar, a consumir miserablemente la vida en continuas riñas, que agrían y envilecen el alma.

Pero compadezco mucho más al cura de porción congrua, al que los frailes, que se llaman «grandes diezmadores», se atreven a dar un salario de cuarenta ducados para ir a desempeñar funciones desagradables y muchas veces inútiles, durante todo un año, a dos o tres millas de su casa, de día, de noche, con sol, lluvia, nieves y hielo. Entretanto, el abad bebe buen vino, come perdices y faisanes, duerme sobre blando plumón con su vecina y manda construir un palacio. Esta desproporción es demasiado grande.

En la época de Carlomagno, el clero, además de sus tierras, poseía el diezmo de las tierras ajenas, que ascendía al valor de la cuarta parte de éstas, contando los gastos del cultivo. Para tener seguro ese pago, supusieron que era de derecho divino. ¿Por qué lo supusieron así? ¿Porque Dios descendió al mundo para dar la cuarta parte de nuestros bienes al abad del Monte-Casino, al abad de San Dionisio y al abad de Julde? No me consta que sucediera eso, pero sí que se dice que antiguamente concedió en los desiertos de Etam, de Oreb y de Cades Barné a los levitas cuarenta y ocho ciudades y el diezmo de todo lo que la tierra producía. Pues bien; abad insaciable, dirigíos a los desiertos de Judea, habitad las cuarenta y ocho ciudades que no existen en ese arenal inhabitable, cobrad el diezmo a los pedruscos y a los guijarros que cubren aquellas tierras, y buen provecho os haga.

En un país cristiano que abarca un millón doscientas mil leguas cuadradas, en todo el Norte, la mitad de Alemania, Holanda y Suiza, pagan al clero con el dinero del tesoro público. En esos países no resuenan en los tribunales procesos entre los señores y los curas, entre el grande y el pequeño diezmador, entre el pastor y su rebaño.

El rey de Nápoles, en el ario que estoy escribiendo, o sea el 1772, acaba de abolir el diezmo en una de sus provincias; en la que se paga mejor a los curas.

Se nos objeta que los sacerdotes egipcios no cobraban el diezmo. Esto es verdad, pero aseguran que poseían en propiedad la tercera parte de todo el Egipto, y lo que es más difícil de creer, dicen que poseían la tercera parte del país, y que tardarán muy poco tiempo en poseer las otras dos terceras partes.

Los judíos no se quejaron jamás del impuesto del diezmo. Leed el Talmud de Babilonia, y si no comprendéis el idioma caldeo, leed la traducción de Gilberto Gaulmin. En dicho libro encontraréis la aventura que sucedió a una pobre viuda con el gran sacerdote Aarón, y veréis que la desgracia de dicha viuda produjo la cuestión entre Dathán, Coré y Abirón por una parte, y la de Aarón por otra.

«Una viuda que sólo tenía una oveja, hizo que la esquilaran. Aarón se presentó para pedirle la lana, diciéndole que, según la ley, a él le correspondía: «Entregarás las primicias de la lana a Dios.» Llorando la viuda acudió a pedir protección a Coré. Coré busca a Aarón, y nada alcanza con sus ruegos, porque éste le contesta que la lana le pertenece. Coré, indignado, da algún dinero a la viuda y se separa de ella. Algún tiempo después, la oveja pare un corderito. Aarón vuelve a casa de la viuda y se apodera del cordero. La viuda vuelve a suplicar a Coré que la defienda, y tampoco puede convencer a Aarón, que le responde: «Según la ley, el macho primero que nazca del rebaño pertenecerá a Dios.» Coré se enfurece otra vez, pero el gran sacerdote se come el cordero. Desesperada la viuda; mata la oveja, Aarón vuelve a presentarse en su casa y se apodera de la espalda y del vientre de la oveja. Coré vuelve a quejarse, y Aarón le contesta: «Está escrito en la ley que debe darse a los sacerdotes el vientre y la espalda de las ovejas que se maten.». La viuda, no pudiendo contener su dolor, pronunció un anatema contra la oveja. Aarón dijo entonces a la viuda: «Está escrito que sobre ti recaiga el anatema de Israel»; y se llevó la oveja entera.»

En un proceso entablado entre el clero de Reims y sus habitantes, el abogado de éstos citó el referido ejemplo, sacado del Talmud. El mismo Gilberto Gaulmin asegura que él fue testigo presencial del hecho.

 


 

Voltaire - Diccionario Filosófico    

 CURA DE ALDEA

 

Cuaresma  ◄

 

►  Dante

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Isabel Blanco  - Aviso legal y política de privacidad